César Costa: “El rock and roll fue la primera toma de conciencia de la juventud” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 12 de Agosto, 2017

César Costa: “El rock and roll fue la primera toma de conciencia de la juventud”

Perteneció a Los Camisas Negras, después fue solista, figura de la televisión y del cine en los años 60 y 70. Ve con buenos ojos la evolución del rock

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

“Todo se inició en casa de mis padres, cuando me prestaron muy generosamente la parte de debajo de la casa para hacer tardeadas, así inició el rock and roll conmigo”, dijo César Costa, famoso cantante de rock de los años 60. El chico de los suéteres de rombos, desde pequeño tuvo contacto con la música, primero aprendiendo a tocar el piano y el violín, luego al conformar el conjunto musical Los Camisas Negras (Black Jeans).

“Cuando empecé a tocar rock pronto no cabíamos en mi casa, tuvimos que pasar a un galerón en la calle de Pensylvania para hacer tardeadas con mil 500 gentes; luego la radio fue un impulso maravilloso y después llegó la televisión”, dijo el intérprete, quien en ese entonces se dio a conocer con su nombre real Cesar Roel Schreurs.

“Yo había estudiado piano y violín clásico, para mí fue una gran ayuda tener estos conocimientos para hacer rock and roll. Nunca dudé que era lo que quería, lo que pasa es que se inició como un pasatiempo y poco a poco se convirtió en una profesión, en un fenómeno, cuando me di cuenta ya estaba muy metido”, añadió.

Fue en la preparatoria cuando cambió las cuerdas del violín por las de una guitarra y su habilidad para ejecutar el piano fue sustituida por su voz, justo después de regresar de Chicago, Illinois, donde tomó cursos para perfeccionar su inglés. En 1960, cuando estudiaba Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que se integró a Los Camisas Negras, al lado de Juan Manuel y Diego de Cossío, Javier de la Cueva y Carlos Loffus, quienes en esa década popularizaron temas como “El tigre”, “Mona Lisa”, “Vibraciones” y “Zapatos de ante azul”, entre otros.

“A nosotros nos decían que el rock iba a durar seis meses, y creo que se equivocaron un poco, porque lleva 60 años. Las modas no todas llegan para quedarse, pero en el rock hubo una excepción maravillosa”, expresó.

Ahora, “estoy muy emocionado, primero por estar vivo, por llegar a 60 años de rock and roll, y segundo por estar productivos y poder compartir con el público durante todos estos años, apoyando esta caravana llena de recuerdos, canciones y nostalgia. Es una fiesta maravillosa y una manera de compartir nuestra historia”, dijo al referirse a su participación en la Caravana del Rock and Roll, en la que también participó Angélica María.

“Éramos 50 años más jóvenes. Angélica fue siempre una muy buena compañera, nos conocimos en una pista de patinaje y después fue mi dama joven en la película Entre el cielo y la tierra, en la que también estaba Libertad Lamarque y hasta la fecha es una gran compañera”, dijo.

El sueño de Los Camisas Negras se desvaneció tras su anunciada desintegración en 1961, la cual se argumentó que se debía al descontento que existía entre las familias de los integrantes, la sociedad y los medios de comunicación, quienes los consideraban “muchachos rebeldes” y por esta causa decidieron terminar el proyecto musical.

“Por primera vez en la historia los jóvenes teníamos oportunidad de participar activamente en el mundo de la música y el espectáculo, nunca antes se había visto. Era maravilloso, en el sentido de poder hacer tu propia música y canciones, comunicarte con tus compañeros y el público joven”, explicó.

A raíz de esta ruptura en la música, César Costa decidió trazar su propio camino como solista cantando covers, principalmente interpretó temas del cantautor Paul Anka, momento en que pudo desarrollar su propio estilo para contender al lado de cantantes como Enrique Guzmán.

De esta faceta grabó tres discos con la compañía Orfeón: Mi pueblo, Loco amor y La historia de Tommy, y bajo el sello de RCA Víctor Mexicana se editaron placas con temas más románticos como “Lo nuevo” (1964), “Tu amor y mi cariño” (1965), así como “Jornada sentimental” (1966).

A más de medio siglo de aquellos años, César Costa reconoce el valor del rock and roll y por qué perdura hasta nuestros días.  “Creo que la permanencia del rock se debe en gran parte a que fue la primera toma de conciencia de la juventud de su propia identidad, de su manera de pensar, de vestir y de hacer su propia música y perdura hasta la fecha, por eso ha sido vigente el rock and roll. Todos éramos una gran familia, nos prestábamos los amplificadores, las guitarras y nos juntábamos para tocar”, recordó.

Finalmente, el músico destaca, sobre todo, la capacidad que ha tenido como género para adaptarse a cada época, “las generaciones que nos siguieron, tomaron esa actitud de renovarse, actualizaron nuestras canciones y se llenaron de otras influencias de la evolución del rock. La música de rock se volvió el idioma de esa juventud. Cada generación retoma el rock and roll como su propio idioma”, comentó.

“La música ha evolucionado para bien. Han surgido con base en el rock and roll, porque le han dado un nuevo vestido y lo han revitalizado. El rock es muy noble porque puede crecer para muchos lugares y así sucedió”, concluyó.

Imprimir