Maduro, a la caza de millones de chavistas “traidores” que rechazaron su Constituyente | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 12 de Agosto, 2017

Maduro, a la caza de millones de chavistas “traidores” que rechazaron su Constituyente

Represalia. La cacería de “renegados a la revolución”, como los han denominado allegados al dictador, la encabeza el vicepresidente del PSUV y miembro de la farsa de Asamblea, Diosdado Cabello, quien no ha dejado de exhibir que los enemigos del chavismo y afiliados al partido serán descubiertos, borrados de la lista de beneficiarios gubernamentales y considerados rebeldes

Maduro, a la caza de millones de chavistas “traidores” que rechazaron su Constituyente | La Crónica de Hoy
Jefes de barrio captados al solicitar a una chavista su Carnet de la Patria para poder recibir su despensa mensual.

Una semana después de que la farsa de Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Nicolás Maduro asumiera los poderes para borrar todo vestigio de la oposición, se puso en marcha la cacería contra este sector. Sin embargo, estas represalias también alcanzan a millones de chavistas registrados como militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) del dictador, a quienes comités de barrio, jefes de dependencias del gobierno con listas en mano y por órdenes del gobierno opresor, comenzaron ya a negarles despensas alimenticias, ayudas sociales e incluso la precaria atención médica a los “simpatizantes” que no comprobaron haber votado a favor de la fraudulenta Asamblea, denunciaron colectivos de afectados, ONGs y medios locales.

De acuerdo con el politólogo venezolano Nicmer Evans, exdirigente de “Marea Socialista”, una agrupación de orientación chavista pero que no comulga con los ideales represores de Nicolás Maduro, asegura que de los 7.5 millones de militantes registrados hasta el 2015 en el PSUV, sólo 800 mil son los afiliados que realmente mueve la dictadura, ya que el resto de los militantes se afiliaron por la necesidad de recibir alimentos y seguridad social para sus familias, la cual sólo pueden recibir si cuentan con el Carnet de la Patria, que son esas credenciales que entrega el gobierno a través de los jefes de barrio para tener acceso a estas ayudas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), y que son la tarjeta de cambio del partido.

Medios como el periódico El Nacional, los portales Maduradas.com y efectococuyo.com, reportan que de los más de 7 millones de chavistas registrados en el PSUV, y que el régimen presume que fueron a las urnas el pasado 30 de julio para apoyar la Constituyente, al menos 3 millones, según estimaciones, ya no recibirán los “regalos” condicionados por Maduro, entre ellos burócratas que ya comenzaron a ser despedidos, mientras que a los venezolanos que necesitan atención médica, ya se les negó el servicio por no comprobar que votaron el pasado 30 de julio en favor de la Asamblea.

DENUNCIAS. El Nacional recopiló denuncias de representantes sindicales en Venezuela, en las que expresan que una semana después de la elección de la Constituyente, el régimen venezolano ordenó a las distintas dependencias del gobierno enviar las listas con las nóminas de personal a la sede del PSUV, donde tras verificar quiénes fueron a votar y quiénes no, se procederá al despido de los trabajadores “traidores”.

Juan Gómez, dirigente sindical de la Corporación Venezolana de Guayana, casa matriz, dijo que sólo 200 de 2 mil 500 trabajadores votaron por la Constituyente y les advirtieron que se debe cumplir con el cese de los trabajadores que “no apoyan la revolución”.

El periódico argentino El Universo, informó que en la provincia venezolana de Táchira, el director del sistema estatal educativo comunicó a los docentes que quedaba suspendida la bolsa de alimentos para quienes no fueron a votar, según denunció la dirigente sindical Marcela León.

Medios internacionales, entre ellos el periódico español El Mundo, destacaron que la amenaza que lanzó Nicolás Maduro a los chavistas días antes de la elección, para que acudieran de forma masiva a las urnas, fue a través de los comités de barrios y por los jefes de las distintas dependencias del gobierno, quienes advirtieron a los militantes del PSUV, que a quien ignorara el llamado para votar por la Constituyente, le serían retirados todos los beneficiados como alimentos, apoyos sociales y adjudicación de viviendas.

PDVSA. Una de las amenazas directas ocurrió en julio pasado, dos semanas antes de la elección, en una de las sedes de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), donde ante un auditorio lleno de trabajadores, un líder del gremio les advirtió que tuvieran el carnet de la patria o no, “el gobierno no está jugando”, y habrá consecuencias para los que no apoyen la causa. Uno de los trabajadores grabó estas amenazas con su teléfono celular y las publicó en las redes sociales, donde quedó en evidencia la política del chantaje del régimen opresor.

De acuerdo con Rocío San Miguel, directora de la Organización No Gubernamental, Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, el gobierno opresor ha echado mano de un plan que se apoya con “el miedo como política de Estado, con abusos sobre la gente con hambre y la que teme perder su empleo”.

La cacería de “traidores a la revolución”, como los han denominado allegados a Maduro, la encabeza el vicepresidente del PSUV y miembro de la farsa de Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, quien no ha dejado de exhibir que los enemigos del chavismo y afiliados al partido serán descubiertos, borrados de la lista de beneficiarios gubernamentales y considerados rebeldes.

CONTROL. El propio Diosdado Cabello dijo a medios venezolanos que difunden todo lo referente al régimen, que el control de las ayudas a los chavistas mediante el Carnet de la Patria, cuenta con código de barras cada una, misma que es monitoreada y registrada electrónicamente en cada barrio del país. “Es un mecanismo de control” con el que se sabrá quién no fue a votar el 30 de julio” y a los que se les quitarán las ayudas por “traición a la revolución”.

Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), creados por el fallecido Hugo Chávez son utilizados como tarjeta de cambio para afiliarse al PSUV, con lo que quedan registrados como militantes y a cambio podrán recibir alimentos y otras ayudas sociales del gobierno.

 

Imprimir