CDMX, rumbo a la vanguardia laboral - Víctor Romo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 14 de Agosto, 2017
CDMX, rumbo a la vanguardia laboral | La Crónica de Hoy

CDMX, rumbo a la vanguardia laboral

Víctor Romo

Una novedosa forma de organización para el trabajo, que privilegia la vida familiar e incrementa la productividad, está por institucionalizarse y colocar a la Ciudad de México a la vanguardia legislativa nacional en materia laboral.

Me refiero al teletrabajo o trabajo a distancia, que consiste en el de­sempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a empresas o a terceros, utilizando como soporte las tecnologías de la información y comunicación, sin requerir de la presencia física del trabajador en un lugar específico.

El teletrabajo no es nuevo en el mundo. Cada año se expande en países con leyes de vanguardia e industrializados.

Por ejemplo, en Suecia aplica en 32% de la fuerza laboral, en Finlandia en 28% y 20% en Estados Unidos.

En Colombia está reglamentado desde 2008 y también opera en Costa Rica, Perú y Chile.

Aquí, en la Ciudad de México, el doctor Mancera puso en marcha un exitoso programa piloto inédito. Más de 4 mil empleadas y trabajadores laboran dos días a la semana desde su domicilio, lo que ha incrementado su productividad, disminuido la contaminación en el entorno laboral y mejorado sustancialmente su convivencia familiar.

Además, la secretaria del Trabajo local, Amalia García, organizó un foro que se coronó con la firma del primer  convenio para impulsar el teletrabajo en la CDMX.

Son muchas las empresas que ya constataron las bondades del trabajo a distancia y lo han instrumentado.

En España, por ejemplo,  la multinacional Kellog’s ahorra 60% de energía eléctrica al año, evita emisiones de CO2 y entrega a sus empleados un dispositivo móvil con internet en su casa.

Los empleados de Indra, empresa de tecnología, hacen entre el 50 y 80% de sus tareas desde su casa con óptimos resultados.   

Las ventajas del teletrabajo son muchas. A la empresa le ahorra gastos de producción y mantenimiento y, estableciendo metas claras, incrementa la productividad y fomenta la capacitación sin afectar los valores de compromiso, entrega y responsabilidad.

Al empleado le evita estrés, fortalece su salud, le ahorra gasto en transporte -público o particular- impulsa la equidad de género, comparte el trabajo doméstico y mejora la convivencia familiar.

En una ciudad donde a veces se pierden a diario 33 millones de horas hombre por la complejidad del tránsito vehicular, otro beneficio del teletrabajo es que disminuye la contaminación ambiental en horas pico y fomenta la movilidad sustentable.

La realidad es que hoy casi todos hacemos teletrabajo desde el teléfono, tableta o la computadora.

La innovación nos obliga a buscar nuevos y mejores paradigmas para aprovechar al máximo el desarrollo de la ciencia y, si lo hacemos de forma razonable, termina por facilitarnos la vida.

El reto ahora es que el teletrabajo deje de ser una actividad precaria, informal y sean garantizados en la ley los derechos de los trabajadores a distancia.

Para eso presenté, hace unos días, una iniciativa que adiciona el capítulo “Teletrabajo” a la Ley del Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México.

Persigue regular lo que ya existe y, sobre todo, proteger los derechos conquistados de las y los trabajadores capitalinos.

No olvidemos que la innovación tecnológica sólo cobra sentido cuando resuelve los problemas de las personas, las hace más felices y eleva su calidad de vida.

* Presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación de la ALDF

 

Imprimir

Comentarios