Pretender hacer política sin dinero es una inocencia imperdonable: Marván | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Pretender hacer política sin dinero es una inocencia imperdonable: Marván

La presidenta del Consejo Rector de Transparencia Mexicana afirmó que a lo que más podemos aspirar es atemperar el dinero en la política

Pretender hacer política sin dinero es una inocencia imperdonable: Marván | La Crónica de Hoy

María Marván Laborde, presidenta del Consejo Rector de Transparencia Mexicana, advirtió la necesidad de encontrar desde posturas muy realistas como atemperar la influencia del dinero en la política, porque, dijo, “el dinero es la leche materna en la política y pretender que el dinero no importa, o que podemos hacer política sin dinero, la verdad es que es de una inocencia imperdonable, y lejos de ayudar a acotar el problema y entenderlo, lo complica”.

De hecho, abundó, la justificación de que haya dinero público en la política, es decir, que una parte del presupuesto global se destine a los procesos electorales y se entrega a los partidos políticos para que puedan hacer política, tiene sobre todo la preocupación de atemperar la influencia del dinero en la política.

“No es posible en ningún sistema político eliminar la influencia del dinero en la política, lo más que podemos aspirar es atemperar el dinero en la política”, sostuvo al participar en la mesa “Dinero, Financiamiento y política”, en el marco de la Conferencia Integridad Electoral en América Latina.

En este sentido, refirió que en las elecciones del 2016, en un estado cuyo nombre no menciónó un partido político, recibió más de 70 millones de pesos, pero al candidato a gobernador le dieron 5 millones de pesos para su campaña, cuando el tope de gastos de campaña fueron 54 millones de pesos.

“El mensaje fue claro: le entregaban 5 millones y a ver cómo le hacía para conseguir los otros 49 millones de pesos, y la forma de conseguirlos nunca es legal. Éste —subrayó— es un problema grave que tenemos.

En este mismo sentido, Marván Laborde, quien se desempeñó como consejera del extinto Instituto Federal Electoral (IFE), resaltó que el dinero privado legal que entra a campañas no sólo es de negocios ilícitos o narcotráfico, gran parte del dinero ilegal que entra a las campañas es dinero que no es ilegal, porque la gran parte tiene su origen en los propios gobiernos estatales.

Esto ha originado que los límites entre el dinero público gubernamental y el público partidario se han ido diluyendo, generando una fuente de corrupción en donde corrupción electoral se convierte en corrupción política y ésta en fuente electoral.

Existen además, formas de financiamiento de campañas, tan cínicas y descaradas como la reducción del salario de la gente que trabaja en el gobierno para los partidos políticos.

En México, lamentó, tenemos un problema grave de peculado, uso de programas sociales, con cambios en el padrón de beneficiarios y no hay manera de incrementar la integridad en los procesos electorales mientras no logremos que los partidos y sus candidatos tengan un verdadero compromiso con la democracia, cosa que no se ha logrado en México.

En nuestro país, dijo, aunque tenemos una ley electoral sumamente desarrollada, el problema grave es que también “tenemos unos partidos con todavía más inclinación para hacer trampa y son todos los partidos los que hacen trampa”

Hemos avanzado mucho en la región de América Latina, en términos electorales tenemos buenas autoridades electorales, pero de nada sirven magníficas autoridades electorales mientras partidos y candidatos estén buscando de dónde financiar la política, ya  bien sea de actividades francamente ilícitas como delincuencia organizada o dinero igualmente ilícito cuando transgrede de los gobiernos hacia los partidos políticos.

Imprimir