Trump defiende manifestación neonazi: “Había gente muy buena” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Trump defiende manifestación neonazi: “Había gente muy buena”

Retoma su insistencia en culpar a “ambos bandos” de la violencia del sábado en Virginia y equipara al general confederado Robert Lee a Jefferson y Washington

Manifestantes se concentraron ante la Torre Trump de Nueva York para protestar contra el presidente.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, regresó ayer a su tesis del sábado y volvió a culpar también a la izquierda del desastre ocurrido en Charlottesville, Virginia, donde un neonazi de 20 años atropelló a una multitud y mató a una joven de 32 años.

En una rueda de prensa en Nueva York, a donde regresó para quedarse en su domicilio de la Torre Trump, el mandatario culpó a “los dos bandos”, una afirmación que fue seguida de numerosas críticas de la prensa por su postura tibia con los supremacistas blancos y extremistas de derechas en general.

Trump condenó el lunes al Ku Klux Klan, a los supremacistas blancos y a los neonazis, tras 48 horas de silencio y un alud de críticas, pero ayer insistió en su tesis original: “Hubo un grupo de un lado que fue malo y hubo un grupo del otro lado que también fue muy violento”, dijo el republicano.

“¿Qué pasa con la alt-left (izquierda alternativa) que atacó a lo que usted llama alt-right (derecha alternativa)? ¿Tienen alguna culpa?”, espetó a una periodista. El presidente incluso llegó a insinuar que la manifestación derechista estaba más legitimada, puesto que contaba con un permiso del gobierno local, mientras que, señaló, la contramanifestación de la izquierda no tenía autorización para celebrtarse.

“GENTE MUY BUENA”. Pero no sólo eso, sino que el presidente Trump lanzó una clara defensa de la manifestación extremista, asegurando que no todos eran neonazis, y que entre los asistentes había gente “muy buena”.

“He condenado a los neonazis, he condenado a muchos grupos. Pero no toda esa gente eran neonazis, créame. No todas esas personas eran supremacistas blancos, ni mucho menos”, subrayó.

Trump prosiguió en su alegato asegurando que muchos de los participantes estaban en la manfiestación para protestar contra la retirada de una estatua de Robert E. Lee, un general confederado considerado un símbolo de la defensa de la esclavitud y el racismo.

El presidente rehusó aclarar si está a favor o en contra de retirar este tipo de símbolos, pero pareció mostrar su postura cuando aseguró que “esta semana es Robert E. Lee. Me pregunto, ¿será George Washington la semana que viene? ¿Será Thomas Jefferson la siguiente?”, señaló, equiparando claramente al general confederado con dos de los principales y mayores símbolos políticos de Estados Unidos, y remarcó que ellos también eran esclavistas.

MÁS CRÍTICAS. La retomada postura de equidistancia entre neonazis e izquierdistas de Trump recibió una nueva oleada de críticas. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, por ejemplo, criticó que “diciendo que no toma partido, Donald Trump claramente lo está haciendo. Cuando David Duke y los supremacistas blancos celebran tus declaraciones, lo estás haciendo muy mal”, señaló Schumer.

LOS NEONAZIS, SATISFECHOS. De hecho, el histórico líder del KKK agradeció en Twitter al presidente su “honestidad” y su “condena de los terroristas de izquierda”.

MANIFESTACIONES. Mientras Trump hablaba a los periodistas en la torre que lleva su nombre, comenzaban a congregarse en las inmediaciones del edificio centenares de manifestantes, en un segundo día de protestas contra el presidente en su regreso a Nueva York.

Imprimir