Beltrones y el gobierno de coalición - Sergio González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 16 de Agosto, 2017
Beltrones y el gobierno de coalición | La Crónica de Hoy

Beltrones y el gobierno de coalición

Sergio González

Al responder el cuarto informe del presidente Fox, el entonces Diputado Manlio Fabio Beltrones pronunció una de las piezas retóricas más importantes de las últimas décadas, que retiene enorme actualidad. Convocó a encontrar salidas inteligentes y constructivas a los problemas del país pensando de manera radical; es decir, buscando la raíz de nuestras preocupaciones y entendiendo al radicalismo no como protesta, sino como apertura para aceptar nuevas ideas.

Dijo que no era hora de claudicar, desfallecer o aminorar el ritmo de la nación y parafraseó así a Weber: “Solo quien está a punto de quebrarse cuando desde su punto de vista el mundo se muestra incongruente o resistente para lo que él ofrece, solo quien frente a todo eso es capaz de responder con un sin embargo, solo un hombre construido de esa manera, tiene vocación para la política”.

Hace casi 17 años, Beltrones propuso responder a los retos del momento con un perseverante “sin embargo”, yendo a la raíz, más allá de lo pasajero, y que por encima de la coyuntura se asumiera el Sentido de República, por lo que propuso convenir una tregua del egoísmo político y entregarse de inmediato a la construcción de los acuerdos que permitieran “subirnos juntos y para bien, al tren de la historia”.

Todo parece indicar que el pensamiento y la operación política del sonorense discurren aún por esas orientaciones. De manera radical, con Sentido de República y con muchos “sin embargo” de por medio, logró introducir el Gobierno de Coalición (GC) a la constitución en 2014 y con el mismo sustrato axiológico propone ahora reglamentarlo con un proyecto notable por su lenguaje claro, cargado de sentido práctico y un impecable basamento conceptual.

Da cifras: mientras en 1994 el candidato ganador obtuvo el 48% de los votos; en 2000, dicho porcentaje fue de 42%; en 2006, fue de 36% y en 2012 fue de 38% (en coalición). Los datos obligan, dice, a pasar de las coaliciones electorales a los GC, que como lo indica la experiencia internacional, han generado gobernabilidad democrática, estabilidad política y prosperidad económica y/o han servido para conjurar o solucionar crisis nacionales de diversas magnitudes.

El texto nos recuerda que a lo largo de la historia, los gabinetes presidenciales se han formado, casi siempre, con miembros del partido del presidente y que en cambio el GC permitiría que varios partidos y sus grupos parlamentarios, sean corresponsables en la operación y decisiones cotidianas del gobierno, no solo a través de su respaldo legislativo, sino también con la participación de sus militantes como Secretarios de despacho.

Sin decirlo expresamente, la propuesta (y su autor con ella) acepta que el régimen presidencial mexicano empezó a crujir desde 1997 en su relación con el Congreso, lesionando la eficacia del aparato estatal y resquebrajando la legitimidad social del sistema político entero y que el Pacto por México, como ensayo general del GC, resultó indispensable para darle viabilidad a las reformas estructurales tanto tiempo pospuestas por las dificultades de los gobiernos divididos de los últimos 20 años. Seguiré en entregas posteriores.

gsergioj@gmail.com

@El_Consultor_

Imprimir

Comentarios