Para Oreja - Verónica Gallardo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 20 de Agosto, 2017
Para Oreja | La Crónica de Hoy

Para Oreja

Verónica Gallardo

¿Realmente las redes sociales son lo de hoy? Mucho se habla del gran alcance que tienen, de lo rápido que nos podemos enterar, de que no existe restricción alguna, pero la realidad es que también logran confundir, desinformar y hasta matar a las personas. Los más susceptibles a las redes sociales son los artistas, las figuras públicas, ya sean deportistas o políticos.

Las personas públicas saben a lo que se exponen al utilizar redes sociales, pero por desgracia han deshumanizado mucho a la sociedad, personas que muestran todas sus frustraciones y rencores, sus carencias físicas, mentales y sentimentales.

No quiero hablar del grave problema en que se encuentra Julión Alvarez, simplemente porque no soy abogado y tampoco juez, pero al ser presuntamente testaferro, tanto el cantante, como Rafael Márquez el futbolista, ahora han sido víctimas no de los aplausos que les otorgaban sus fanáticos, sino de las ofensas terribles que les lanzan escudados en una computadora y teniendo por foto un huevo o una caricatura, personas que no dan la cara, pero que en base a insultos si laceran al ser humano que antes admiraban y ahora destrozan como hienas hambrientas.

El domingo Julión fue asesinado en las redes, portales de poca, montan, formaron una historia de cómo fue su muerte, haciendo que los verdaderos fanáticos se sorprendieran. Y no es la primera vez que matan a un famoso en las redes, pero no de esa forma.

Incluso “disque” periodistas se han atribuido el papel de juez, de abogado, diciendo todo lo que puede pasar de una forma agresiva, insultante y con tanta seguridad que ya hasta juzgaron, apresaron e hicieron añicos a estas dos figuras públicas.

Pero repito, solo debemos informar, porque ni Julión va a dejar de ser un gran cantante, ni Rafa Marques un extraordinario futbolista. Si realmente cometieron un delito, debe ser demostrado y entonces lamentaremos el desatino, sino lo cometieron, ¿cómo se quitaran todas las “pedradas” que les han lanzado? ¿Acaso esos mismos “periodistas” serán los primeros en pedir exclusivas? Vaya, eso de ser famoso es arma de dos filos, porque nuevamente demostramos que cuando les va bien, todos quieren disfrutar el éxito, pero en la desgracia verdadera o falsa, se les hace pedacitos. ¿Se vale?

Imprimir

Comentarios