El INE y la partidocracia - Wilfrido Perea Curiel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 22 de Agosto, 2017
El INE y la partidocracia | La Crónica de Hoy

El INE y la partidocracia

Wilfrido Perea Curiel

Recientemente el Instituto Nacional Electoral anunció que su Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos ha aprobado, para el año venidero, una bolsa de 6,788 millones 900,023 pesos, misma que será repartida entre los institutos políticos y los candidatos independientes para afrontar sus respectivas campañas. Cabe señalar que a los partidos políticos irá el 99.3% de tales recursos, es decir, 6,745 millones 936,691 pesos. En tanto que los candidatos independientes que logren su registro para poder competir tendrán que dividirse, entre todos, sólo 42 millones 963,332 pesos.

La precedente cifra constituye un récord; nunca antes la autoridad electoral había entregado tanto dinero a los partidos. Como cabía esperar, la indignación social no tardó en expresarse. Los institutos políticos y el INE no cuentan precisamente con la simpatía del respetable.

Los aspirantes por la vía independiente tampoco se quedaron callados, todos reaccionaron airadamente; las declaraciones de Pedro Ferriz de Con engloban la molestia generada, el comunicador dijo: “otorgar 42 millones de pesos a los independientes reafirma que el INE trabaja para los partidos políticos y que su labor es darles lo que necesitan para mantenerse en el poder”.

El sistema de partidos en México atraviesa por una severa crisis. Los institutos políticos le han dado la espalda a la ciudadanía, hace mucho tiempo que no la representan. La partidocracia atiende exclusivamente sus propios intereses y agravia a los mexicanos con sus excesos.

El cinismo, como recurso, ya no es exclusivo de los partidos, ahora la autoridad electoral de manera cotidiana responde cínicamente a las críticas que se le formulan; tampoco entienden que no entienden. Si el año pasado fue el exabrupto del proyecto arquitectónico de la llamada “ciudad electoral”, una fastuosa sede, ahora es meramente cuestión de semanas para que sepamos el presupuesto general que el INE va a solicitar para el ejercicio 2018, se habla, preliminarmente, de cifras estratosféricas. Es evidente que la partidocracia ha colonizado al INE, transfiriéndole incluso sus peores prácticas, le llevó años, pero logró imponer la lógica de corromper al compañero de viaje, para tornarlo cómplice.

El doctor Córdova Vianello dirá que cuestionar al INE es atentar contra las instituciones y jugar temerariamente con la democracia. No es el caso, el IFE fue una institución altamente valorada por los mexicanos, poco a poco dejó de ser lo que fue y quienes le dieron al traste fueron precisamente los partidos, mismos que presionaron hasta reventar el grado de respeto y autonomía que el instituto llegó a tener, sencillamente no convenía a sus intereses que se mantuviera tal solvencia. No fue fácil someter al IFE, pero la partidocracia lo logró, al grado que hoy es un engrane más de su mecanismo de reproducción. Particularmente, este Consejo General del INE ha tenido, como nunca, un marcado actuar militante, particularmente la cuota de consejeros y consejeras que entraron empujados por el PRI.

La elección presidencial de 2018 será muy complicada y el INE, lejos de ser una garantía de imparcialidad y sobriedad, es desde ahora un verdadero generador de estridencia. Un incómodo árbitro protagónico es lo menos que se necesita. Se dice en términos deportivos que el mejor arbitraje es aquel que no se ve, pues estos consejeros han decidido ser actores y en algunos casos jugar con clara encomienda. 

Hace algunos años se decía que existía un alto contraste entre la entereza que tenía la autoridad federal electoral, en comparación con el deplorable papel que desarrollaban los órganos estatales electorales, sometidos a la voluntad de los virreyes gobernadores. Así explicaron algunos el fundamento de la controvertida reforma política de 2014 que dio vida al INE. Hay que acusar que en el seno de este instituto está sucediendo una lamentable involución. Será cuestión de tiempo para que las confrontaciones internas se destapen, pero este Consejo General está ya en la ruta del descalabro.

pereawilfrido@me.com

 

Imprimir

Comentarios