En estos tiempos, ¿cuánto valdría Hugol? - Carlos Horta Martínez | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 29 de Agosto, 2017
En estos tiempos, ¿cuánto valdría Hugol? | La Crónica de Hoy

En estos tiempos, ¿cuánto valdría Hugol?

Carlos Horta Martínez

El mercado de fichajes se ha convertido en un auténtico negocio para los diferentes clubes. El mayor ejemplo de esto es la entrada de capitales externos al mundo del futbol, buscando la rentabilidad en el deporte rey. Estos capitales han conseguido disparar los precios de mercado, así como los diferentes repartos televisivos, lo cuales permiten ofrecer cantidades superiores por jugadores que no valen ese dinero.

En 1996, Barcelona le pagó 15 millones de euros al PSV por el pase de Ronaldo Nazario. De eso ya muchos millones de diferencia. Luego nos alarmábamos con fichajes como los de Cristiano Ronaldo por 91 millones de euros, Kaká por 68 millones o Zinedine Zidane por 75 millones. Sin embargo, a pesar de los millones sobre un jugador, éstos que encendieron los focos, lo valían, lo demostraban cada ocho días. Dichas contrataciones marcaron un antes y un después en el mercado, aunque ahora parece ser que cualquier jugador que comience a sobresalir debe costar, como mínimo, 80 millones de euros.

Ahora son 180 millones de euros los que el PSG pagaría por tener a Kylian Mbappé, después que pagó 222 por Neymar. Además, fueron 85 millones los que Manchester United desembolsó al Everton para tener a Romelu Lukaku y 57 los que el City apostó por Kyle Walker. El mercado de fichajes se encuentra al rojo vivo, pero ¿está sobrevalorado y se paga demás por ciertos jugadores en el continente europeo?

La contratación de algún jugador trae consigo un plan de marketing del equipo al que va. La venta de camisetas, la procedencia del país y también el nivel deportivo son factores importantes.

Detrás de todo esto hay diversos grupos de inversores (como los chinos en AC Milan). Hay mucho capital de parte de las industrias petroleras, de exportación e importación. Los fichajes han sido vistos como un nicho de mercado.

Ahora me pregunto, cuánto valdrían en esta época figurones de antaño como Pelé, Eusebio, Garrincha, Platini, Zico, Maradona, Gullit, Van Basten, Hugo Sánchez, Romario, Ronaldo, Ronaldinho, porque, en lo que respecta a CR7 y Messi, su valor es inalcanzable. 

En 1987 empecé a seguir el futbol internacional y ya en la Eurocopa de Alemania 1988 quedé asombrado por el jugador de melena larga, y prácticamente por la Selección Holandesa, que resultó campeona en esa edición de la Euro. Y por consiguiente la Seria A del Calccio, con los tres holandeses del Milan, Gullit-Van Vasten-Rijkaard; la rivalidad que había con el pobre Nápoles de Maradona, que les peleó el Scudetto; vi cómo Romario hizo suya la Eredivisie con el PSV, y sobre todo a Hugol con el Real Madrid, y quien no lo haya visto que sepa que se ha perdido al que para mí ha sido el mejor rematador de la historia; un delantero centro de los de verdad, auténtico, lo remataba todo y en todas las posturas posibles.

Siendo uno de los mejores delanteros de los años ochenta, su tránsito de un equipo a otro no podía ser tranquilo y corriente: malas decisiones técnicas del FC Barcelona y pantomimas con parada en el D.F. forman parte de la historia del traspaso del jugador mexicano al Real Madrid.

Aunque Hugo Sánchez fichó por el Real Madrid en el verano de 1985, se puede decir que su salida del Atlético de Madrid empezó a fraguarse una temporada antes, y por el interés del eterno rival de los blancos, el FC Barcelona, pero los culés decidieron fichar al inglés Steve Archibald, tras la llegada de Terry Venables al banquillo blaugrana.

Se dice que el Madrid le ofreció 100 millones de pesetas —601,012 euros— de ficha anual, frente a los 50 millones que le ofrecía el Barça. Desde luego, Venables no era un visionario, tampoco en las apuestas contractuales: Archibald lograría 24 goles en cuatro temporadas jugando de azulgrana, mientras el futbolista mexicano, sólo en su primer año vistiendo de blanco marcó 29.

Ante este panorama, y tras una oferta de los blancos —rechazada por los rojiblancos— de 150 millones de pesetas (901,518 euros) más Ochotorena y Juan Lozano por el delantero mexicano, ambas partes acordaron escenificar que el futbolista era traspasado a otro equipo, y éste lo vendía al Real Madrid. El elegido a petición del jugador, fue el club donde creció y se formó: los Pumas.

Así, el 4 de julio de 1985 el conjunto felino pagó al Atlético de Madrid 200 millones de pesetas (1.2 millones de euros) por Hugol, mientras el 16 de ese mismo mes fueron los merengues los que lo firmaron, tras pedir un crédito de 250 millones de pesetas —1.5 millones de euros— a una entidad bancaria extranjera.

El goleador más efectivo y espectacular de la Casa Blanca antes de la llegada de Cristiano Ronaldo hizo del talento su sello especial, de la disciplina férrea su mejor aliado y de la vanidad y la seguridad en sí mismo su escudo protector.

El talento no es nada si no tienes disciplina y alguien que nunca intentó siquiera driblar a un rival porque era mejor volar de espaldas al pasto.

Pero en estos tiempos en el futbol, los fichajes inflados son los que han predominado en los últimos años como los de: Gareth Bale, Gonzalo Higuaín, James Rodríguez, Edinson Cavani, Jackson Martínez, Hulk, David Luiz, Nicolás Otamendi, Pierre-Emerick Aubameyang, Dybala, Harry Kane, Andrea Belotti...

Esperemos que todos estos precios desorbitados no influyan en el rendimiento de los futbolistas como Neymar, por quien pagaron 222 millones de euros, por Dembélé 145 millones, los 140 que quieren por Coutinho; lo cierto es que jugadores como Coutinho, Dembelé, Neymar, Aubameyang; no valen más de 80 millones de euros. Ahora la competencia es qué club ofrece más para demostrar su poderío económico, dejando de lado la calidad y el buen futbol, porque el dinero rompe la lealtad, la amistad, el agradecimiento con sus equipos.

¿Habrá un tope, como se impuso en la Superliga China ante los estratosféricos sueldos?

 

Mail: carloshorta2345@gmail.com

Twitter: @Hortattack

Imprimir

Comentarios