Carreras universitarias: Elige la vida - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 29 de Agosto, 2017
Carreras universitarias: Elige la vida | La Crónica de Hoy

Carreras universitarias: Elige la vida

Wendy Garrido Granada

¿Cómo elegir una carrera universitaria? ¿Por vocación? ¿Por gusto o interés? No. Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) debe seleccionarse  a partir del supuesto salario promedio que se recibirá al salir al mercado laboral. Debe elegirse como una inversión económica a largo plazo para las familias. La que dé más rendimiento por su dinero y tiempo.

Bajo esa lógica recomienda estudiar química, profesión mejor pagada en México, con un sueldo promedio de 33 mil pesos.  Y clasifica a la filosofía, diseño o lenguas extranjeras como “inversiones muy inseguras”.

El IMCO también sugiere a las universidades y sus planes de estudio adaptarse al “vertiginoso dinamismo de los mercadores laborales”. Propone más técnicos y menos filósofos. Llama a  fortalecer la educación técnica para desarrollar más “talento especializado” y enfrentar la demanda de capital humano.

Evaluar las carreras sólo por el salario y, a partir de ello, afirmar que una carrera es mejor que otra, es limitar el análisis. Es la justificación más evidente de por qué se necesitan las ciencias sociales y humanidades. Un informe sobre profesiones no puede reducirse a “elige esta carrera porque se gana más”.

Las ciencias sociales y las humanidades plantean que los enfoques deben ser mucho más completos para entender los fenómenos y realmente hacer propuestas y recomendaciones. Por ejemplo, ¿por qué los químicos ganan más que los filósofos? ¿Qué ha provocado esas desigualdades salariales? ¿Cómo resarcirlas? ¿Qué otros elementos se tienen que tomar en cuenta para elegir una carrera? ¿Por qué el valor económico tendría que ser el más decisivo?

La deserción universitaria en México tiene un porcentaje del 30%, según datos de la Universidad Autónoma Metropolitana. Y  una de las tasas más bajas de graduados universitarios de la OCDE. Lo anterior se debe, en muchos casos, a desinterés y falta de información sobre las carreras.

Una verdadera forma de ayudar a los jóvenes a elegir una profesión, más allá de crear un portal para comparar sueldos, es implementar programas vocacionales en la educación media superior. Acercarlos a ferias universitarias y pláticas con profesionistas. Que las empresas abran espacios para que los estudiantes y sus empleados se relacionen y puedan ver de primera mano realmente lo que hacen.

Un técnico ejecuta, no crea. No se puede condenar al país sólo a tener obreros especializados. A obligar elegir sólo en términos económicos. La vida es mucho más compleja e interesante. Se explica de más formas. La filosofía, esa profesión tan poco redituada, pero que engrandece y explica lo humano, así lo ha demostrado.

Agradezco profundamente que mis  profesores, escritores, músicos, filósofos, cineastas,  fotógrafos y otros profesionales que admiro nunca hayan leído las recomendaciones del IMCO. No hayan decidido su carrera a partir de cuánto ganarían o no. La humanidad sería más pobre.

@wendygarridog

wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios