¿Durmiendo con el enemigo? - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 30 de Agosto, 2017
¿Durmiendo con el enemigo? | La Crónica de Hoy

¿Durmiendo con el enemigo?

Marielena Hoyo Bastien

Qué desilusión con Jorge Gaviño Ambriz

Al ya no sentir lo duro sino lo tupido como Director

del METRO, nos sale con la peregrina de que por

“lealtad” a su jefe renunciará al puesto, tan pronto

como el Dr. Mancera deje la Jefatura de Gobierno

para contender por la presidencia.

Lo anterior particularmente me preocupa por la

  situación en que pudiera quedar el Centro de

 Transferencia Canina, de no vincularlo a tiempo y

en forma con la Ley Orgánica del transporte colectivo,

tal como lo advertí. Que conste…

 

Quien también anda poco desviada en EL TEMA es 

la asambleísta Rebeca Peralta (vicepresidenta de la

Comisión de Derechos Humanos), con eso del censo

sobre perros callejeros que está URGIENDO levantar,

para peor, equivocadamente relacionando a esos

animales con las agresiones documentadas por el

sector salud, cuando casi en su totalidad

los datos corresponden a canes domiciliados.

En fin, lo que es no tener quehacer…

 

El pasado lunes, durante conferencia para medios, representantes de cinco organizaciones de la sociedad civil reconocidas por su contundencia en la defensa ambiental (Miguel Rivas-Greenpeace; Juan Carlos Cantú-Defenders of Wildlife; Mercedes Anzures-Conservación de Mamíferos Marinos de México; María Elena Sánchez-Teyeliz, y Alejandro Olivera-Centro para la Diversidad Biológica), tuvieron a bien compartirnos un informe, que aunque esa misma mañana fue consignado ampliamente por el periódico El Universal, no dejó de sorprender escuchar de viva voz “las negligencias, omisiones e incumplimiento de leyes y ordenamientos de protección para la vaquita marina por parte de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) así como del Instituto Nacional de Pesca (Inapesca)”, situaciones que sin duda fueron y son causa de que hoy estemos en un punto de casi no retorno con la especie, marcadamente con notorio declive poblacional durante los últimos 5 años.

Más allá de seguir culpando a los pescadores -que también aportaron lo suyo dado el uso de ciertas artes de pesca y la captura ilegal de  totoaba- el trabajo de investigación, basado en datos públicos, nos permitió entender la petición que los referidos hicieron para que proceda la destitución de Mario Aguilar, titular de CONAPESCA, pero yo digo que más allá, el caso amerita un procedimiento penal dirigido a cada (ir)responsable, ya que la pérdida de una especie, y luego endémica, no es poca cosa. Afecta a todo un ecosistema, y...

Los datos aportados demostraron que la gestión del citado entorpeció los esfuerzos por rescatar la valiosa marsopa, especialmente al ignorar sus obligaciones de ley que como resultado dieron que hoy contemos tan solo con 30 ejemplares, si acaso. Esto es, un 85% menos que en 2012, fecha de arranque del presente gobierno. Parecería entonces que las decisiones del sector pesquero buscaban la desaparición de la especie por el flagelo que su conservación les representa, pues de otra forma no se explican tan graves negligencias como descuidar el diseño de herramientas alternativas, eficientes y eficaces, para pesca sustentable en la zona o la falta de gestión para un correcto ordenamiento pesquero, sin omitir que no se cumplió ni de cerca con la debida responsabilidad de inspección y vigilancia, otorgándose incluso permisos para operación de más embarcaciones en el Alto Golfo, “cuando los programas y ordenamientos sugieren una disminución del esfuerzo pesquero en la zona, como consta en la Carta Nacional Pesquera de 2012, documento que tampoco ha sido actualizado pese a que debe renovarse cada año”.

Entre las medidas desesperadas para recuperar a la vaquita está la reproducción asistida, técnica doblemente riesgosa al tratarse de una especie característicamente elusiva. Al respecto, pregunté cuántos ejemplares se sacrificarían en aras del éxito del ensayo, a lo que Miguel Rivas respondió tajantemente que de conformidad a lo platicado con los versados, a la primera baja se abortará el programa. Vaya pues…

Siendo así, y aunque se juzgue políticamente incorrecto, debo insistir en que como EL PROBLEMA lo tenemos con el destino final de la vejiga de totoaba, conjuntamente a los acuerdos de la primera reunión trilateral para el combate a esta práctica, por firmarse, será indispensable buscar que la República Popular China determine lo mismo que hizo para conservar al panda gigante, o sea, que promulgue pena de muerte para todo aquel involucrado en el tráfico del producto o que lo consuma.

 

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios