Lluvias inundaron 28 colonias; Pensador Mexicano, la más afectada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 01 de Septiembre, 2017

Lluvias inundaron 28 colonias; Pensador Mexicano, la más afectada

Debido a que el drenaje profundo se saturó, el agua anegó cientos de hogares; en los puntos más críticos alcanzó el metro de altura

  • cronica.com.mx
  • cronica.com.mx

Desde la estación del Metro Oceanía se pudo observar la inundación en la colonia Pensador Mexicano, en la delegación Venustiano Carranza, a causa de la fuerte lluvia que saturó el drenaje profundo. En esta zona el agua alcanzó casi un metro de altura.

Otros puntos de la ciudad también sufrieron los estragos de la tromba; en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) hubo vuelos cancelados y otros desviados; en Xochimilco productores registraron pérdidas al anegarse invernaderos.

Autoridades capitalinas reportaron que las delegaciones más afectadas fueron Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza.

En total, 28 colonias de ambas demarcaciones registraron las mayores afectaciones; algunas colindantes con el AICM, Aragón 1ª y 2ª Sección, Federal, Moctezuma, Villas de Aragón y como Pensador Mexicano. En esta última Crónica hizo un recorrido y observó que los niveles del agua no permitieron a la gente salir de sus casas.

La mayoría se asomaba desde los techos para pedir ayuda a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, Protección Civil y de la delegación.

En tanto que algunos vecinos intentaron barrer el agua, pero poco podían hacer ante la magnitud de la inundación.

La estación del Metro Oceanía —que conecta las líneas 5 y B— fue cerrada, pues el agua alcanzó el metro de altura, por lo que habitantes de la zona buscaron otros medios de transporte.

Autoridades delegaciones, enfundadas en trajes impermeables, intentaron con cubetas atender la inundación; echaban el agua estancada a las coladeras libres de basura, pero no lograron disminuir los niveles.

En número de máquinas Vactor (que se utilizan para extraer agua) no bastó y dada la poca capacidad fueron insuficientes para desazolvar la zona.

“¡Vamos, vamos, hay que prepararnos!”, gritaban los vecinos mientras trataban de solucionar el problema con escobas y cubetas.

En las calles Norte 172, Norte 174, Norte 176 y Norte 178, al cruce con avenida Tahel, el agua no superaba los 10 centímetros; sin embargo, al caminar hacia la calle Esterlinas (al sur), alcanzó casi el metro.

La mañana de ayer los habitantes de esta colonia trataron de salvar sus enceres; las puertas de los domicilios estaban abiertas y se pudo observar que el agua causó pérdidas considerables.

VIVIENDAS. Macetas, basura, electrónicos y ropa flotaban en las calles. En los hogares el panorama era más caótico. Y en todas era similar; muebles amontonados, cajones y pertenencias arriba de los muebles más altos, refrigeradores flotando y agua sucia hasta el último rincón.

Las mascotas empapadas. Otros colonos subieron a los animales a las azoteas, para que no nadaran en el agua mal oliente.

Los brigadistas recorrieron las calles para entregar cobijas y agua a los que definitivamente no podían salir de sus viviendas.

“Por más que queremos abrir la puerta no se puede, el agua selló la puerta principal”, comentó doña Carmela desde su ventana.

Por otra parte, Juana platicó que su cuñada tuvo que ser trasladada a otra zona, ya que por su embarazo era peligroso que tuviera contacto con el agua de drenaje.

“Antes subía el nivel del agua pero no tanto como ahora, además en ocasiones el agua se veía limpia y no olía mal, pero ahora hasta brotaba el agua de las coladeras”, explicó.

En una pequeña vecindad de la calle Norte 174, las familias se apoyaban para rescatar lo poco que quedaba.

“A mi vecina se la tuvieron que llevar ayer porque es muy grande, pero cerró su casa y ahora no podemos abrir para acomodar sus cosas, quisimos romper un vidrio pero la estructura metálica de todas maneras no nos dejaría pasar”, comentó Lorena.

El cuarto de María, de 86 años, estaba inundado; el agua llegó también al metro de altura, echó a perder el colchón, el refrigerador también se dañó pues estaba conectado al momento de la inundación. Y un tanque de gas abierto era lo que más alarmaba a Lorena.

DECESO. Alrededor de las 15:00 horas, Abraham Carmona encontró a su madre sin vida dentro de un puesto de periódicos en la salida del Metro Oceanía, sobre la calle Norte 172 y Esterlinas.

De acuerdo con las autoridades la causa de la muerte fue hipotermia, sin embargo, el servicio pericial realizaría las investigaciones correspondientes para precisar las casusas.

Martha Armendáriz trabajaba vendiendo periódicos desde hace 50 años en la colonia Pensador Mexicano; algunas versiones indican que debido a las fuertes lluvias decidió quedarse a dormir dentro de su puesto, a pesar de que su hijo le pidió que se fuera a su casa, ubicada en Ixtapaluca, la mujer decidió pasar la noche ahí, por lo que al ir a buscarla la encontró sentada, sin vida.

Imprimir