Pide Coneval no recortar 88 programas sociales | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Pide Coneval no recortar 88 programas sociales

De seis mil 751 programas sociales que hay en los tres órdenes de gobierno, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) sólo ha otorgado la categoría de prioritario a 88, por lo que recortar su presupuesto significaría afectar el bienestar de los beneficiarios.

Son 88 programas federales, de un total de 149, que fueron revisados y enviados a la Secretaría de Hacienda para que sean considerados en la elaboración del proyecto de Presupuesto para el 2018, que será presentado al Congreso de la Unión.

Los programas estatales y municipales no fueron tomados en cuenta en la revisión, aun cuando el propio Coneval refiere la necesidad de suprimir algunos de ellos, por duplicidades, falta de transparencia o porque no inciden en el combate a la pobreza.

De acuerdo con el Inventario Nacional 2014, realizado por el Coneval, en el país hay seis mil 751 programas y acciones para el desarrollo social, de los cuales 233 son federales, 3,788 son estatales y 2,730 son municipales.

En el documento denominado Consideraciones para el Proceso Presupuestario 2018”, enviado a la Secretaría de Hacienda, el Coneval se concentra en los programas de responsabilidad federal que considera que contribuyen a garantizar derechos sociales de alimentación, servicios básicos, vivienda, seguridad social, salud y educación.

Entre los 88 programas recomendados para continuar con la asignación de presupuesto y que incluso los cataloga como fuertemente prioritarios, sobre todo para el bienestar económico, están el de Pensión a Adultos Mayores, Apoyo a la Educación Indígena, Comedores Comunitarios, Atención a Jornaleros Agrícolas.

Asimismo, los programas Prospera, Empleo Temporal, 3x1 para  Migrantes, Abasto de Leche Liconsa, Abasto Rural Diconsa, Educación para Adultos, el Programa Nacional de Becas y el de Apoyo al Empleo.

Los que considera medianamente prioritarios para el bienestar económico son el Seguro de Vida para Jefas de Familia, los subsidios a programas para Jóvenes, Fomento Ganadero (Progan), Fomento a la Agricultura y el de Apoyos a Pequeños Productores, entre otros.

Entre los programas que considera ligeramente prioritarios para incrementar el ingreso de la gente son el Fondo Nacional de Fomento a las Artesanías, Estancias Infantiles y Desarrollo Forestal Sustentable.

Resaltó que el empleo es uno de los medios que permite a las personas no sólo tener un ingreso estable, sino también ejercer su derecho a la salud y a la seguridad social.

De ahí que es importante seguir fortaleciendo los programas que tienen como objetivos la capacitación laboral, la vinculación entre la oferta y la demanda de trabajo y el impulso del autoempleo, en específico el Programa de Apoyo al Empleo de la STPS.

Los programas fuertemente prioritarios para el acceso a la salud son Seguro Popular,  IMSS-Prospera, Seguro Médico Siglo XXI, pero señala como ligeramente prioritario al de Atención a la Salud.

En materia educativa, entre los fuertemente prioritarios para tener un acceso efectivo al derecho de educación, son Educación para Adultos, el de Apoyo a Educación Indígena, escuelas de Tiempo completo, el Nacional de Inglés y el Nacional de Becas.

Además, recomienda que el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) incremente los estímulos económicos y acompañamiento psicológico telefónico a los profesores (Líderes de Educación Comunitaria), para mantenerlos en las comunidades durante el ciclo escolar y prevenir el rezago educativo en la población en pobreza extrema.

El Coneval advierte que los programas que no enlista no los considera prioritarios para atender los problemas de carencias de derechos sociales.

Destaca que para el 2018 se requiere cumplir con dos objetivos: uno, que las políticas públicas no se centren en reducir los porcentajes de población en cada uno de los indicadores, sino que se planteen una estrategia integral que ataque la pobreza en conjunto, lo cual implica generar también estrategias económicas.

Y, dos, que el enfoque de la política de desarrollo social, además de considerar los indicadores de pobreza, adopte una estrategia que en el mediano y largo plazos se dirija a la inclusión plena de todos los grupos sociales, y este proceso incluye necesariamente el ejercicio efectivo de los derechos sociales.

El documento señala que el poder adquisitivo de los hogares mexicanos ha aumentado debido principalmente a que en el periodo 2015-2016 hubo un nivel bajo y relativamente estable de la inflación.

Sin embargo, abundó, repuntó la inflación en el primer trimestre de 2017 (3.44 por ciento) respecto al primer trimestre de 2016, lo cual podría afectar el poder adquisitivo de los hogares.

Un aumento en el ingreso, resaltó, podría incrementar las capacidades de las personas para elevar su capital humano mediante una mejor alimentación, acceso a la salud y a la educación, entre otros aspectos.

“Es importante considerar que el aumento en los precios de las gasolinas, así como la volatilidad en el tipo de cambio peso-dólar, podrían afectar el poder adquisitivo de los hogares.

“Por ello, es recomendable mantener controlada la inflación considerando los efectos perjudiciales que puede tener en la pobreza, para mantener la tendencia del primer trimestre de 2017”, advirtió el Coneval.

Imprimir