Peña informa; Monreal titubea - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 01 de Septiembre, 2017
Peña informa; Monreal titubea | La Crónica de Hoy

Peña informa; Monreal titubea

Juan Manuel Asai

El presidente Enrique Peña Nieto rinde su Quinto Informe de Gobierno. En otros tiempos, era el momento de mayor poder del mandatario en el curso del sexenio. Los presidentes, en el antiguo régimen, usaban ese poder para procesar el delicadísimo lance de la sucesión, que era al mismo tiempo arriesgado, pero muy difícil de revertir.

Circula la leyenda de que Díaz Ordaz se arrepintió pronto de haber elegido a Echeverría, pero sabía que quitarlo podría generar una ola de inestabilidad. En el caso de Salinas es diferente, porque él perdió a su candidato, Luis Donaldo, y tuvo que decantarse por Zedillo, aunque ninguno de los dos quería. Claro que antes elegir al candidato del PRI era elegir al Presidente. Y ahora no. Peña llega fuerte en el interior de su partido pero vulnerable a nivel nacional. Podrá elegir sin mayores resistencias a quien represente al PRI. Que gane la elección es otra historia.

En su Quinto Informe, la prioridad serán las reformas estructurales, lo que han avanzado y lo que prometen para el país en el futuro. Las reformas son su legado. Alrededor de su futuro está el funcionario que puede seleccionar para sucederlo. Hasta el momento el más cercano a las reformas, desde su génesis hasta la instrumentación de una de ellas es el secretario de Educación Aurelio Nuño, que por esa razón ha llegado a la parte final del proceso donde están dos: José Antonio Mede, un servidor del Estado mexicano, transexenal, con una inmejorable hoja de servicios.

El otro es José Narro, quien defenderá las reformas estructurales en materia económica, pero también pondrá en marcha, tratará de hacerlo, una batería de reformas estructurales en materia social, que es su oferta para ser considerado no sólo por el presidente, sino también por los priistas, muchos de los cuales saben que el partido tiene que mostrar mucho más sensibilidad social, como garantía de estabilidad social y paz en el país.

Bufa y bufa

La nota política de la semana es el primer gran pleito en el interior de Morena, el partido político escriturado a favor de López Obrador.

Resulta que el operativo para destapar a Claudia Sheinbaum, todavía delegada en Tlalpan, como candidata a jefa de Gobierno de la Ciudad de México, fue un desastre. Si alguien imaginó una fiesta con fuegos artificiales, se equivocó. Abundaron los ceños fruncidos y afloraron resentimientos antiguos.

El aspirante derrotado, el zacatecano Ricardo Monreal, no aceptó el resultado. Está en franca rebeldía. Si Monreal opta por ser candidato de otros partidos, todas las proyecciones para el 2018 pueden dar un vuelco. López Obrador debe estar haciendo el berrinche de su vida, porque Monreal es un adversario formidable, que conoce las tripas del sistema y, sobre todo, conoce muy bien las debilidades y fortalezas del tabasqueño.

Tiene herramientas para descarrilar el proyecto de Morena. La victoria de este partido en la elección de la ciudad y en la presidencial ya no parecen hoy tan seguras como hace una semana. Hasta este día Monreal todavía no rompe con Morena, pero la verdad ni falta hace.

Sus enemigos congregados alrededor de Claudia Sheinbaum, entre ellos Martí Batres, no lo quieren ver ni en pintura. La propia Claudia, en un gesto de soberbia y sabedora de que tiene el respaldo absoluto del Peje, ya le mandó un mensaje diciendo que debe saber perder y ser machito o algo así. Ninguna de las demandas de Monreal se cumplirá, lo sabemos todos. El zacatecano será, ya lo es, una piedra afilada en el zapato de Andrés Manuel y de Claudia.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios