Ciudad

Constructora de Deprimido Mixcoac pagará 3 mdp por inundación

La empresa Operadora y Mantenedora del Circuito Interior tenía que revisar el doble túnel antes de entregarlo. Ricardo Olvera, subdirector de Construcción de Obras Públicas, fue separado de su cargo

Tras la inundación en el Deprimido Mixcoac, el gobierno capitalino informó que inició un proceso de sanción económica contra la empresa constructora llamada Operadora y Mantenedora del Circuito Interior OMCI, S.A de C.V.

De acuerdo con la dependencia, la empresa deberá pagar tres millones de pesos, más lo que se sume de la adquisición del nuevo material, pues dos bombas se quemaron y el problema derivó en la anegación del paso a desnivel.

Además, indicó la Secretaría de Obras y Servicios de la CDMX la constructora será la responsable de los problemas que puedan surgir al pasar del tiempo, en virtud de que el contrato que se tiene bajo el concepto de Pago por Prestación de Servicios (PPS) es hasta el año 2025.

En tanto que el gobierno capitalino aseguró que para la empresa constructora EXORDIUM se procedió a la anulación del contrato, debido a que no realizó las pruebas suficientes de la maquinaria, pues “tenían la obligación de revisar antes de dar por entregado el proyecto”.

“El Gobierno de la Ciudad de México sancionará con la rescisión del contrato de la empresa supervisora EXORDIUM al incurrir en un incumplimiento de las obligaciones adquiridas y a la empresa OMCI S.A de C.V debido a que tenían que revisar antes de entregar el proyecto”, informaron. 

DESTITUCIÓN. Tras la inundación registrada por la falla de dos cárcamos de bombeo, el Gobierno de la Ciudad de México tomó la decisión de cesar de su cargo a Ricardo Olvera, subdirector de Construcción de Obras Públicas, por las omisiones cometidas.

De acuerdo con fuentes del gobierno capitalino, la destitución de Olvera se debió a que, a diferencia de César Guerrero, director de Construcción de Obras Públicas, fue Olvera quien inició el proyecto de Construcción del doble paso a Desnivel Mixcoac-Insurgentes.

Él estuvo pendiente de los detalles, además de que supervisó los trabajos durante los dos años de construcción.

INUNDACIÓN. Durante las fuertes lluvias presentadas, el nuevo túnel de Río Mixcoac se vio afectado, pues dos bombas, cada una de 15 caballos de fuerza, se quemaron ante la presencia de tierra y basura.

El colapso de ambas bombas provocó el cierre del paso durante 30 minutos ya que existía el riesgo de que los autos que circulaban por esa vialidad quedaran varados.

El día de ayer, la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México inició la recuperación de las dos bombas que se perdieron durante el desazolve del desnivel.

La noche del jueves autoridades capitalinas cambiaron las dos bombas por unas de mayor fuerza, cada una tendrá 50 caballos de fuerza para evitar un incidente como el registrado.

La empresa sancionada OMCI S.A de C.V tendrá que encargarse de cubrir todos los gastos generados.

Fuentes cercanas a Sobse aseguraron que las nuevas bombas quedaron listas para su funcionamiento.

La inundación registrada alcanzó los 50 centímetros de altura a lo que Edgar Tungüí, secretario de Sobse, calificó como encharcamiento en al menos 40 metros del túnel.

Sin embargo, explicó que con unos cuantos minutos de desazolve la circulación fue reabierta gracias a la ayuda de un camión vactor.

Ante el estancamiento de cientos de litros de agua, las burlas se propagaron en redes sociales, igual que la molestia de capitalinos que circulaban por la zona.

“No es posible que lo acaben de abrir y tengamos que soportar la inundación. ¿No se suponía que la obra era de primer mundo?”, se leía en uno de los tuits difundidos.

Incluso circularon videos donde se observaba que el agua cubría la parte baja de los automóviles.

Separación del cargo

Ricardo Olvera

El servidor público que fue separado del cargo fungió como subdirector de Obras Públicas de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México, un puesto de menor nivel.

Sin embargo, fue el encargado de supervisar la construcción del Deprimido Mixcoac y de verificar su funcionamiento antes de que esta vía fuera abierta.

Incluso enfrentó los problemas que surgieron durante el desarrollo del proyecto, como la aparición de fugas, filtración de líquidos y la falta de señalizaciones.

También tuvo que lidiar con la presión de colonos de la delegación Benito Juárez, quienes desde el anuncio del Deprimido se opusieron a la obra. Organizó diversas reuniones con comités vecinales a los que presentó el plan de trabajo.

Imprimir