Mundo

Patea Trump el sueño de dreamers

Deroga programa que los protegía de la deportación y deja su futuro en manos del Congreso. Legislador hispano habla de “emergencia nacional” y pide a republicanos ley justa. Obama califica la decisión de “cruel”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, consumó ayer su amenaza y puso fin al plan DACA, promulgado por Barack Obama y que ha protegido de la deportación a 800 mil indocumentados, de los que 622 mil son mexicanos.

“Antes de preguntarnos qué es justo para los inmigrantes ilegales, debemos de preguntarnos qué es justo para las familias estadunidenses, para los estudiantes, para los contribuyentes y para los que buscan empleo”, consideró Trump en un comunicado, en el que criminaliza también a este sector de indocumentados, que alguna vez dijo que los tenía “cerca del corazón”.

Seis meses de angustia. Trump cumple así su promesa electoral, para alegría de grupos de extrema derecha que ayer aplaudieron su decisión. Tras “lavarse las manos”, el republicano pasó la pelota al Congreso, al que le dio un plazo de seis meses —hasta el 5 de marzo de 2018— para que apruebe una nueva legislación que decidirá el futuro de los “dreamers”.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, que la semana pasada pidió a Trump mantener el DACA, anunció ayer que buscará consenso para que las dos cámaras aprueben una ley migratoria.

“Emergencia nacional”. Congresistas latinos pidieron a sus colegas republicanos (que son mayoría en las dos cámaras) que trabajen con urgencia en la aprobación del nuevo proyecto de ley Dream Act, que ya fue presentado en el Congreso y que permitiría a estos jóvenes obtener la residencia y más tarde la ciudadanía estadunidense, si cumplen varias condiciones.

El senador demócrata Bob Menéndez calificó de “emergencia nacional” la aprobación de la Dream Act y pidió a los republicanos que no impongan “provisiones venenosas”, en referencia a las insinuaciones de que no vetaría esta ley, a cambio de que los demócratas no veten la construcción del muro con México.

Al menos un republicano, Mario Díaz-Balart, anunció que votará a favor de la nueva ley porque “no se debe castigar a estos jóvenes por una decisión que no fue suya”.

Lamento de Obama. El expresidente Barack Obama lamentó que su sucesor haya derribado una de sus órdenes más aceptadas en EU.

“Una sombra se ha arrojado sobre algunos de nuestros mejores y más brillantes jóvenes. Apuntar a estos jóvenes es erróneo y es cruel. No deberíamos amenazar el futuro de este grupo de jóvenes que están aquí sin haber cometido una falta, no suponen una amenaza y no están arrebatando nada del resto de nosotros”, declaró.

 

Imprimir