Parálisis legislativa histórica | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 06 de Septiembre, 2017

Parálisis legislativa histórica

En caótica sesión la Cámara de Diputados pospone para mañana, por falta de acuerdos, votar si se instala la Mesa Directiva. Opositores cuestionan designación automática de Cervantes como fiscal general

Parálisis legislativa histórica | La Crónica de Hoy
El reloj legislativo se quedó detenido antes de las 5 de la tarde de ayer.

Será hasta el próximo jueves 7 de septiembre cuando se pueda iniciar en forma el actual periodo de sesiones en la Cámara Baja del Congreso de la Unión. El reloj legislativo se congeló y, oficialmente, hoy sigue siendo martes 5 de septiembre.

La sesión en la que se instalaría la nueva Mesa Directiva de la Cámara de Diputados no pudo lograr nada, no hubo acuerdo para nombrar a los integrantes de este órgano de gobierno legislativo.

La votación en el Pleno se dio después de dos horas de intensos debates en los que el PRI tuvo que reconocer que los números no le alcanzaban para concretar la nueva Mesa Directiva.

Aun así, en el Pleno se llevó a cabo la votación sobre el acuerdo de la Junta de Coordinación Política, lista desde el último día de agosto y que nombraba al priista Jorge Carlos Ramírez Marín como presidente de la Mesa Directiva.

No hubo forma de sacar adelante la mayoría calificada: 257 votos a favor, 209 en contra y dos abstenciones.

Los morenistas, que inicialmente coquetearon con el PRI para iniciar los trabajos legislativos, al final (luego de un tuit de Andrés Manuel López Obrador sobre el tema del Fiscal General) votaron en contra al unísono.

Por esta razón Guadalupe Murguía, diputada panista, presidente por el momento de la Mesa de San Lázaro (viene del anterior periodo de sesiones), decretó un receso indefinido para que se “logren acuerdos” entre los partidos.

El argumento de los llamados partidos de oposición, es la intentona priista en el Senado de la República de darle paso exprés a Raúl Cervantes —actual titular de la PGR— como nuevo fiscal general.

Acción Nacional, Movimiento Ciudadano, el PRD y Morena —en donde algunos diputados parecieron querer quedar bien con Dios y con el Diablo— son las fracciones que ahora integran al bloque opositor que está trabando la designación de la Mesa Directiva.

El PRI y sus aliados: el Partido Verde, Encuentro Social y Nueva Alianza, son los partidos que se manifiestan por la instalación de la nueva Mesa Directiva y acusan que la designación de Cervantes se usa como moneda de cambio y que se lleva a cabo un chantaje.

La facultad de designar al nuevo Fiscal General es competencia del Senado de la República y la turbulencia que generó la designación de Ernesto Cordero, panista, como Presidente de la Cámara Alta fue también factor para detonar esta crisis histórica.

En el sistema bicamaral mexicano es la primera vez que ocurre una situación como ésta y la ley Orgánica del Congreso General no contempla, al menos en este caso, una solución que sea o bien consensada o en todo caso legal.

Jesús Sesma Suárez, coordinador parlamentario del Verde, dijo que una alternativa es habilitar a la Mesa de Decanos y en el extremo, acudir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación; ninguna de las dos alternativas se contempla como viable, pues las partes involucradas simplemente no ceden en sus posiciones.

El líder del Verde reconoció que hay lagunas en la Ley Orgánica del Congreso General y en este caso específico existe un vacío legal, si se acuerda reanudar hasta el próximo jueves, el PVEM aseguró que estaría dispuesto a que se les descontaran sus dietas.

Mientras que la oposición dejó en claro al PRI que frenarán cualquier intento de imponer un Fiscal General de la República, “a modo’’ y basó sus argumentos en que es momento de acabar con la corrupción y no solapar a nadie por nueve años.

¿Y QUÉ FUE LO QUE PASÓ? La tarde del martes en San Lázaro sólo se puede calificar de una forma: caótica. Legisladores, asesores, secretarios particulares y metiches profesionales iban y venían por los corredores del Palacio Legislativo de San Lázaro.

Literal, entre dimes y diretes, conferencias de prensa y entrevistas, los líderes parlamentarios ofrecieron sus motivos y justificaciones del porqué se vive una parálisis legislativa justo en el momento de inicio de sesiones de este año.

César Camacho, líder parlamentario del PRI, hizo un llamado a los que se oponen a la instalación de la nueva mesa y apeló al sentido de responsabilidad de los diputados opositores para que se nombre a la Mesa Directiva de manera formal y así retomar los trabajos legislativos de este tercer año de ejercicio de la LXIII Legislatura Federal.

Le tocó a Martínez Neri, coordinador de la fracción perredista y presidente de la Junta de Coordinación Política, explicar los motivos del entrampamiento legislativo: simplemente Raúl Cervantes no puede mantener continuidad como fiscal general, sus vínculos con la cúpula de su partido y con el gobierno federal le restan no sólo calidad moral, también legitimidad y objetividad.

Imprimir