Adrián, una historia de éxitos en las GL | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 06 de Septiembre, 2017

Adrián, una historia de éxitos en las GL

Por más de una década, el mexicano A-GON ha sido un ejemplo de consistencia y una figura que irradia respeto en el vestuario y en el campo de juego

Adrián, una historia de éxitos en las GL | La Crónica de Hoy

Adrián González Sabin representa la historia de una vida de éxito ligada al beisbol en la que ha logrado casi todo, 5 Juegos de Estrellas, 4 Guantes de Oro y 8 años dentro de los 20 más votados al MVP, ingresos de más de 100 millones de dólares, pero le falta lo más importante un título en la Serie Mundial y quizá este año con los Dodgers de Los Angeles sea su última oportunidad de lograrlo.

El Titán González nació el 8 de mayo de 1982 en San Diego California, de padres mexicanos se crió en Tijuana, del lado mexicano, fue el tercero de los hijos de la pareja formada por David González y Alba Sabin, su padre ex seleccionado nacional de beisbol le fomentó a sus hijos el amor por el Rey de los Deportes desde pequeños. 

Adrián pasó su infancia jugando beisbol en los polvorientos campos tijuanenses, a donde regresó ya consolidado como unos de los mejores beisbolistas del mundo y financió la remodelación de esas canchas donde se formó y tomó las bases para llegar a ser el enorme pelotero en el que se convirtió con el transcurso de los años.

Fue en 1990 cuando se fue a Estados Unidos en busca de hacer una carrera en el beisbol profesional, una década después empezó a cumplirse el anhelado sueño, cuando fue reclutado por los Marlins de Florida en la primera ronda del draft del año 2000 procedente de la Eastlake High School  en contrato que rondó los 3 millones de dólares. 

Luego, Adrián formó parte de un intercambio de jugadores entre los Marlins y Rangers de Texas, pese a estar lesionado de una muñeca, se rehabilitó y jugó con los RoughRiders Frisco hasta que el 18 de abril de 2004 debutó con Rangers, donde apareció en más de 60 partidos con promedio de bateo de .229 y siete cuadrangulares.

Para 2006, el primer mexicano en la historia en llegar a 2000 imparables en Grandes Ligas, fue transferido a los Padres de San Diego, el cambio de franquicia le ayudó a Adrián para pulir aspectos defensivos y hacer mejores contactos en sus turnos al bat, lo que le valió una renovación de contrato en 2007 por cuatro años y 19.5 millones de dólares por temporada, tiempo en el que compartió el dogout con su hermano Edgar.

El siguiente año fue considerado para el Juego de Estrellas como reserva y logró su primer Guante de Oro en la primera base y el mejor jugador de los Padres de San Diego en la temporada, al término de la campaña en Grandes Ligas vino a México a jugar en la Liga Mexicana del Pacífico con los Venados de Mazatlán.

En 2010 los Medias Blancas de Chicago pagaron 154 millones de dólares por el inicialista mexicano, año en el que repitió en el Juego de Estrellas de las Ligas Mayores y nominado el jugador del mes en junio de 2011.

Para la siguiente temporada llegó a los Dodgers de Los Angeles, en un traspaso por 130 millones de dólares hasta 2018, franela a la que ha tenido mayor arraigo, con todos los vínculos que dejó como referente el histórico Fernando Toro Valenzuela con la numerosa afición mexicana al beisbol en la urbe angelina, la segunda ciudad con más mexicanos en el mundo. 

Para su segunda campaña con Dodgers, el Titán llegó a la serie de campeonato de la Liga Nacional  2013 ante Cardenales de San Luis, pero perdieron en seis partidos. En la temporada 2014 fue líder en carreras producidas con 116, además de ser nombrado el mejor primera base del viejo circuito y Guante de Oro.

González también ha sido líder en bases por bolas recibidas con 119 en el 2009, lo mismo que en elevados de sacrificio en dos temporadas 2013 y 2014, además de sus participaciones en 5 Juegos de Estrellas, 4 Guantes de Oro como primera base y 8 años dentro de los 20 peloteros más votados para Jugador Más Valioso.

Toda una historia de consistencia al bat, el Titán pasó a la historia al convertirse en el primer mexicano en conectar dos mil imparables en su carrera, es reconocido y respetados en todos los estadios de Grandes Ligas, además solamente le faltan 11 cuadrangulares para alcanzar los 320 del oaxaqueño Vinicio Castilla.

González se integró a la lista de 254 peloteros que en la historia de las Ligas Mayores alcanzaron los dos mil hits, solo 31 superan los tres mil y solamente Pete Rose y Ty Cobb acumularon cuatro mil imparables en su carrera.

Adrián ha jugado 11 temporadas consecutivas en las que vio acción en al menos 156 encuentros de los 162 que comprende la temporada regular, lo que poco a poco pasó factura al pelotero mexicano, capitán de México en el Clásico Mundial desde 2006 al 2013 y un jugador que es referente internacional del mejor beisbol del mundo.

Tan es así que González protagonizará una película dirigida por Fernando Kalife titulada “108 Costuras”, que trata el triunfo de México en la Serie del Caribe 2013 en Hermosillo, Sonora, que cuenta una historia de amistad y sueños de dos niños por llegar a ser beisbolistas profesionales, cuyo elenco integra junto a figuras de la talla de Kuno Becker, José Ángel Bichir y la ex miss universo Ximena Navarrete.

Además, Adrián junto a su esposa Betsy ayudan a los demás con una Fundación  que ayuda a los alumnos de escasos recursos en las que apoyan actividades como el atletismo, la salud y la educación. Practica el cristianismo y todos sus bates están marcados con el versículo PS 27:1.

Los sueños de la infancia de Adrián González son ahora realidad en el mejor beisbol del mundo, con Dodgers ha tenido los mayores éxitos en su carrera, sin embargo el inexorable paso del tiempo lo tiene en una encrucijada ya que una lesión en la parte baja de la espalda que lo dejó 60 días fuera de acción en esta campaña le preocupa y su bajo promedio de .247 de efectividad con 29 carreras impulsadas y solamente dos batazos de vuelta entera es el reflejo de sus problemas físicos

A sus 35 años sabe que el problema en dos discos de la zona lumbar, superado por el momento, le permitió regresar a la actividad, pero la dolencia podría regresar en cualquier momento, lo que coincide con el término de su contrato en 2018 y de requerirse una intervención quirúrgica, se pondría en riesgo la continuidad de su carrera en las Ligas Mayores.

La otra arista del tema es que Los Dodgers llevan una gran temporada, una marca impresionante (92-45) que les asegura virtualmente su pase a playoffs como líderes en la División Oeste de la Liga Nacional, lo que podría ser la última oportunidad del Titán González  para obtener un título de la Serie Mundial.

Imprimir