Gobierno de coalición y letargo parlamentario - Sergio González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 06 de Septiembre, 2017
Gobierno de coalición y letargo parlamentario | La Crónica de Hoy

Gobierno de coalición y letargo parlamentario

Sergio González

El Gobierno de Coalición (GC), novedosa figura jurídica introducida en nuestra norma constitucional en 2014, empieza a generar una masa crítica de propuestas de reglamentación, tan necesaria para dotar de viabilidad política a la nueva institución.

Así, como lo hemos visto en entregas anteriores de Tras Banderas, el entonces Diputado Silvano Aureoles y el actual Diputado Federico Döring presentaron iniciativas legales con dicho propósito. En Puebla, ya está en vigor la ley reglamentaria estatal. El Lic. Manlio Fabio Beltrones presentó a los órganos de gobierno de su partido, el PRI, un ante proyecto de iniciativa con la misma intención y, en la CDMX, el diputado priista José Encarnación Alfaro presentó en tribuna de la Asamblea Legislativa una iniciativa formal de ley orgánica del GC para la capital.

Sin embargo, me encontré con la primera propuesta de reforma a la reforma constitucional de 2014 que creó el GC y que propone una innovación digna de destacarse. En efecto, el 27 de octubre del año pasado, el diputado Omar Ortega del PRD presentó una iniciativa para tornar de optativo a obligatorio la formación del GC, cuando el partido en el gobierno no cuente con mayoría absoluta en alguna de las Cámaras del Congreso de la Unión, proyecto que fue turnado para su estudio a la Comisión de Puntos Constitucionales.

Ortega no es un personaje menor: es el Vicecoordinador de su grupo parlamentario y miembro destacado de la dirigencia nacional de su expresión, denominada Alternativa Democrática Nacional, la segunda fuerza política al interior del perredismo, y en su texto propone atinadamente definir con claridad que si el presidente de la República tiene mayoría absoluta en cuando menos una cámara del Congreso de la Unión, podrá gobernar en un esquema presidencial tradicional, pero si el Ejecutivo Federal y su partido no tienen mayoría absoluta en ninguna de las cámaras, tendría que, obligadamente, construir un GC.

Entre sus argumentos, Ortega expresó que su partido identifica como una de las fuentes principales de los atropellos autoritarios vividos por la sociedad en las últimas décadas del siglo XX, un presidencialismo exacerbado que, afirma, diluyó en los hechos la división de poderes, los contrapesos institucionales, la pluralidad política “y en síntesis, el Estado de derecho mismo”. Alega también que aún reconociendo que la reforma constitucional de 2014 representó un gran avance en cuanto a las fórmulas para lograr que nuestro sistema político evolucione en un entorno caracterizado por una ya larguísima transición hacia la democracia, es menester hacerle un ajuste en los términos propuestos.

Infortunadamente, según los registros de la Cámara de Diputados, la iniciativa del Diputado Ortega, con todo y la prórroga de 90 días concedida por la Mesa Directiva el 8 de marzo de este año, fue desechada el pasado 31 de agosto por no haber sido dictaminada dentro del plazo reglamentario, por lo que el asunto se archiva como total y definitivamente concluido.

Estamos pues, frente a una nueva expresión de desdén legislativo que se percibe lamentable tratándose de un tema de importancia superlativa para la transición democrática de cara a las elecciones de 2018.

gsergioj@gmail.com

@El_Consutor_

Imprimir

Comentarios