Responsabilidad civil: una cuestión de nuestro día a día - Voces de la UAM | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 07 de Septiembre, 2017
Responsabilidad civil: una cuestión de nuestro día a día | La Crónica de Hoy

Responsabilidad civil: una cuestión de nuestro día a día

Voces de la UAM

Sandy Muñoz Miranda*

 

En el derecho romano, Ulpiano ideó tres preceptos jurídicos fundamentales para una mejor convivencia: vivir honestamente, dar a cada quien lo suyo y no dañar a otros. En relación a este último, importantes juristas han sumado ideas y lo han fortalecido hasta el punto de generar el concepto de lo que hoy conocemos por responsabilidad civil, definida como la obligación jurídica que nace como consecuencia de los hechos ilícitos y el riesgo creado, la cual conlleva la necesidad de indemnizar a la víctima que ha sufrido un daño.

En ese sentido, por indemnización entendemos la manera mediante la cual, el generador de un daño lo repara con la intención de restituir a la víctima en el pleno goce de los derechos lesionados, en ocasiones el daño causado no se puede indemnizar mediante la restitución del bien lesionado, por ejemplo, al causar la muerte de una persona, la amputación de alguna extremidad o el daño moral, en cuyo caso la indemnización será mediante un equivalente económico del daño generado.

Ahora bien, existen dos tipos de responsabilidad civil: contractual y extracontractual. La responsabilidad civil es contractual cuando el daño se genera por el incumplimiento de un contrato, verbigracia, un contrato de arrendamiento en el cual el arrendatario se obligó a dar uso exclusivo de casa habitaciónal inmueble, y en realidad lo utiliza como bodega y realiza en él la venta de productos de belleza. En el ejemplo, es evidente que el incumplimiento del contrato genera la obligación del arrendatario a indemnizar al arrendador. Por otro lado, hay responsabilidad civil extracontractual cuando se incumple lo establecido en una norma general prevista, ya sea en la constitución, leyes, códigos, reglamentos, etc., pongamos como ejemplo el siguiente caso: al patear un balón en un partido de futbol golpeamos, sin querer, en la cabeza de uno de los asistentes ocasionando su desmayo, la víctima es trasladada de inmediato al hospital donde recibe tratamiento por dos días. En el ejemplo ¿qué ha ocasionado el daño?, ¿el incumplimiento de un contrato? Obviamente la respuesta es no, entre el agresor y la víctima no existía un vínculo contractual, por tanto la responsabilidad civil será extracontractual.

Además de lo anterior, la responsabilidad civil se clasifica en objetiva y subjetiva, será subjetiva cuando es necesaria una acción u omisión realizadacon culpa o con dolo, la culpa es un actuar descuidado, torpe, sin intención de causar un daño; mientras que el dolo es una actitud intencional de generar el daño. Por ejemplo, el médico al realizar una cesárea olvida un catéter en el cuerpo de la paciente provocándole una infección grave, en este caso se habla de responsabilidad civil subjetiva, cometida en el caso concreto por culpa, porque el médico no ha tenido la intención de generar un daño, sino que por su falta de cuidado se generó.

Por otro lado, ¿qué sucede si fuéramos propietarios de una empresa distribuidora de gas LP y una de las pipas de distribución explota aparentemente sin causa alguna? Como propietarios ¿tendríamos la obligación de indemnizar por los daños? En caso de que se piense que no ¿quién deberá indemnizar los daños que cause la explosión? Ahora bien, si se tratara de fincar responsabilidad civil subjetiva, el dueño se excusaría diciendo que no fue su culpa, que incluso en el momento de la explosión se encontraba en un crucero por las Islas Griegas, ¿Cómo se le podría exigir a alguien la indemnización de los daños cuando no tuvo culpa, ni dolo, pues ni siquiera se encontraba presente en el lugar donde se causaron los daños? Las mismas interrogantes se plantearon distintos juristas principalmente durante la revolución industrial, por consecuencia de la introducción de máquinas y aparatos peligrosos, concluyendo que era necesario la creación de una figura distinta a la responsabilidad subjetiva, por lo cual se creó a la responsabilidad civil objetiva, aquella que se genera independiente de la culpa o dolo y se funda en el riesgo de daños que pueden causar las cosas.

Dicho lo anterior, la responsabilidad civil objetiva nace del riesgo creado, en éste no es necesario probar ni culpa, ni dolo en la comisión del daño, basta con la acreditación del riesgo en la actividad u objeto, por el uso de mecanismos, aparatos, instrumentos o análogos que sean peligrosos, mismos que generan un daño (físico, económico o moral).

Ahora bien, la necesidad de indemnizar los daños causados a otros puede surgir por nuestros actos, o bien por actos de terceros ¿en qué casos? Cuando el daño lo generan nuestros hijos, nuestros empleados o nuestros representantes. Bajo ese orden de ideas, ¿qué sucede si en un colegio nuestro menor hijo empuja a otro pequeño de la misma edad, provocándole una lesión en el rostro?, ¿quién debería indemnizar? En este caso la responsabilidad recae en los directores de los colegios o el personal que está a cargo de los menores, quienes tienen la calidad de garante y obligación de vigilar que no generen daños a otros.

Además de responder por hechos de personas, también somos responsables de los daños que generen nuestras cosas, dicho de paso, en materia civil los animales son considerados cosas, por ello si nuestro, perro Bull Terrier muerde en el parque a un niño, el dueño del animal deberá indemnizar por los daños causados, de igual forma si no mantenemos en buen estado nuestras paredes, construcciones, árboles y en general nuestras propiedades nos veremos en la necesidad de indemnizar a las víctimas que sufran un daño.

La responsabilidad civil, contractual o extracontractual, objetiva o subjetiva, día a día va tomando mayor importancia en la vida cotidiana, pues con más frecuencia se presentan demandas para obtener una indemnización, incluso en últimas resoluciones judiciales podemos ver sentencias interesantísimas que condenana reparar el dañoen casos como Bullying en  los colegios, o bien por Mobbing en centros de trabajo, y que decir de las sentencias por responsabilidad médica por la falta de atención en los hospitales.

 

 

* Profesora-investigadora del Departamento de Derecho de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana

 

 

Imprimir

Comentarios