El pragmatismo estúpido y la corrupción inmobiliaria - David Gutiérrez Fuentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 08 de Septiembre, 2017
El pragmatismo estúpido y la corrupción inmobiliaria | La Crónica de Hoy

El pragmatismo estúpido y la corrupción inmobiliaria

David Gutiérrez Fuentes

La semana pasada, a dos días de ser abierto a la circulación, se inundó el Deprimido Mixcoac, una de las obras más costosas e inútiles realizadas por el gobierno de la Ciudad de México; una construcción a prueba de inundaciones gracias a una supuesta tecnología que resultó inservible; un capricho de Miguel Ángel Mancera y de su secretario de obras, Edgar Tungüí, que impusieron el túnel recurriendo al uso de la fuerza pública pues la obra implicó la salvaje tala de casi mil árboles autorizada por la secretaria Tanya Müller y "cabildeada" con pésimos resultados por Patricia Mercado.

Esta obra se realizó en medio de la opacidad y sin recurrir a una consulta abierta pues con el fracaso del proyecto del corredor Chapultepec no se quisieron arriesgar a que la ciudadanía les dijera que no.

Dos días después, a unos pasos de la avenida Reforma, se abrió un enorme socavón de varios metros de ancho y otros tantos de profundidad, justo en una falla geológica sobre la que el ingeniero civil Enrique Fernández del Valle me comentó en un programa radiofónico poco antes de morir: "En el Paseo de la Reforma desde La Villa hasta La Diana atraviesa una falla sísmica que luego se desvía hacia la embajada rusa.

Mucho de lo que se ha construido sobre Reforma no ha durado.

[Se observó] durante el sismo del 57, y particularmente en el 85: el Hilton, el cine Roble, lo que fue el edificio de la Secretaría de Recursos Hidráulicos, el Regis, el Hotel del Prado...

Si Mancera fuera alcalde de París lo primero que haría sería entubar el Sena y rodear la catedral de Notre Dame con puras torres de treinta o cuarenta niveles".

Las explicaciones que ofrecieron las autoridades fue el rompimiento de "un colector de drenaje de más de cincuenta años" (El Financiero/3/09/n).

Es decir, en una zona con varios rascacielos que corren a lo largo de una avenida históricamente recordada por las afectaciones de los terremotos, hay tuberías y colectores con más de medio siglo de antigüedad.

Así está casi toda la ciudad.

Crecemos para arriba mientras que por abajo nos hundimos en medio de un sistema de red de agua potable y de desagüe obsoleto.

La reparación de ese cráter llevará cuando menos dos meses.

Las historias pueden continuar: Antier se desbordó el Río Magdalena y se afectaron vialidades como Luis Cabrera, Avenida México y Camino a Santa Teresa.

Ayer Miramontes, Insurgentes y Viaducto Tlalpan.

En la Benito Juárez se abrió otro socavón por la lluvia muy cerca de lo que era el pueblo de Xoco antes que lo saturaran con horrendos edificios en los que a veces es imposible entrar o salir.

Mientras que en la delegación Alvaro Obregón, caciqueada por Leonel Luna, un taxi se desplomó en un socavón más.

La mayoría de las obras de alto impacto urbano y poca utilidad pública autorizadas durante las gestiones de Ebrard y Mancera, surgieron (y surgen) violando todo tipo de reglamentaciones y programas de desarrollo, sin ningún tipo de consulta e incluso en algunos casos mediante la falsificación de documentos de la que ninguna autoridad se hace responsable porque sencillamente hay un sinfín de complicidades.

La ciudad rosa de Mancera es altamente corrupta en términos de política inmobiliaria y eso le costó al PRD perderla casi toda a la mitad de la gestión.

En medio de ese desastre MAM sueña con ser candidato a la presidencia de la República por medio de una alianza inverosímil con el PAN y la franquicia de Dante Delgado que quedó registrada en el INE con el nombre Frente Ciudadano por México.

¿Quién será el elegido de dicho frente para competir en las elecciones de la Ciudad de México? No importa quién, resulta claro que cualquiera que sea, incluido Monreal visto como pieza de reciclaje de Morena por Raúl Flores quien acusó al zacatecano de corrupto, será un candidato que le seguirá dando cauce al desarrollismo salvaje de los socavones, las contingencias ambientales, los túneles que se inundan, los edificios altísimos conectados a drenajes que colapsan, los camiones de piso y medio considerados como chatarra en otros países y las plazas comerciales que sustituyen al espacio público: pragmatismo estúpido para defender el negocio.

A propósito de plazas comerciales, uno de los argumentos que esgrimió Claudia Sheinbaum y según el cual no pudo detener el centro comercial Patio Tlalpan a pesar de que lo intentaría como lo prometió en su campaña, fue que administraciones perredistas anteriores, incluida, desde luego, la de Maricela Contreras, ya habían comprometido el proyecto.

Algunos le concedimos el beneficio de la duda, muchos no.

Pues bien, ahora resulta que entre los desamparados perredistas que saltan del barco se encuentra nada menos que Maricela Contreras.

Y Hernández Mirón, otro pillo que ofrecía empleos en el gobierno de Mancera a cambio de apoyo a su candidatura perredista en Tlalpan cuando dicho partido fue desplazado justamente por Morena.

No sólo eso, se le abrieron las puertas a Dolores Padierna y a René Bejarano que actúa en la penumbra.

¡ Y a Víctor Romo!, conocido por sus escándalos y arbitrariedades en materia de construcción y permisos en la Miguel Hidalgo.

¿Por qué? La respuesta es la misma y se llama pragmatismo estúpido.

No aprendieron con el rebelde con causa y mandan pésimas señales a los ciudadanos que estamos hartos de la corrupción inmobiliaria.

dgfuentes@gmail.com

Imprimir

Comentarios