Nombran a Salud Pública de México como mejor revista científica del país | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube

Nombran a Salud Pública de México como mejor revista científica del país

La sexta edición del seminario “Entre pares” destacó el alto impacto y número de citas a sus artículos en publicaciones internacionales. Tiene el puntaje de evaluación por la metodología de Conacyt más alto

Nombran a Salud Pública de México como mejor revista científica del país | La Crónica de Hoy

La revista Salud Pública de México, editada por el Instituto Nacional de Salud Pública, fue electa como la mejor revista científica de México por su impacto y el alto número de citas que reciben sus publicaciones en otras revistas científicas internacionales. La evaluación fue realizada por el Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica (Conricyt) y se dio a conocer durante la sexta edición del seminario “Entre pares”, que realizó en Ciudad Juárez, Chihuahua, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Es importante recordar que, a diferencia de otras revistas de divulgación de la ciencia o de periodismo de ciencia, las revistas científicas indexadas tienen procesos muy rigurosos para seleccionar y aprobar los textos que ahí se publican. Esas revistas, por ejemplo, las famosas revistas Science, Nature o The New England Journal of Medicine, publican reportes escritos por científicos, sobre investigaciones originales y que fueron leídas por “pares”, es decir, otros científicos del mismo campo de trabajo pero que no tienen relación con los autores.

En el seminario “Entre Pares” se reúnen a las principales editoriales científicas de todo el mundo, editores de publicaciones científicas en México e investigadores.

Durante la premiación a la revista Salud Pública de México, Atilio Bustos González, miembro de SCImago Research Group, organización que hizo la evaluación de las publicaciones en México, indicó que para poder premiar a la mejor revista del país se emplearon varios criterios de evaluación, por ejemplo, se buscó qué tanta presencia tienen las publicaciones mexicanas en grandes bancos de datos que observan a las revistas científicas, como las llamadas Web of Science y Scopus.

Con estos datos y otros se encontró que Salud Pública de México, editada por el INSP, tiene el factor de impacto más alto de México y el índice de citas más alto de México. Asimismo, tiene el puntaje de evaluación por la metodología de Conacyt más alto.

Seis décadas. En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, Carlos Oropeza Abúndez, editor ejecutivo de la revista galardonada y subdirector de Comunicación Científica y Publicaciones del INSP, explicó que Salud Pública de México tiene casi 60 años de trayectoria.

En entrevista, en Ciudad Juárez, Oropeza Abúndez comentó que si bien la revista se fundó en 1959 como un boletín de información general para los profesionales de la salud, fue hasta 1987 que se convirtió en una publicación científica debido a la creación del INSP.

Señaló que en sus inicios era trimestral, pero al año siguiente se volvió bimestral, periodicidad que conserva hasta ahora. No obstante, además de las seis publicaciones al año, también cuenta con números especiales temáticos, por lo que puede publicar hasta 10 números al año.

Resaltó que la principal característica de esta revista es que analiza problemas de salud de carácter poblacional, los cuales pueden ser abordados desde diversas disciplinas. Asimismo, reiteró que es una revista revisada por pares, es decir, por expertos de la misma especialidad, y cada texto puede ser revisado por al menos dos o hasta tres investigadores.

Actualmente, esta revista de carácter e impacto internacional tiene un nivel de rechazo de aproximadamente 80 por ciento, es decir, solo 20 por ciento del total de trabajos que son sometidos es publicado, ya que “solo se publican los artículos que tienen el mayor rigor científico y académico”, indicó el editor.

Destacó que Salud Pública de México recibe para evaluación trabajos realizados no solo por mexicanos, también de investigadores de Estados Unidos, Europa, América Latina, e incluso de Asia.

Imprimir