Proyecto de Presupuesto de Egresos 2018: más de lo mismo - Rosa Gómez Tovar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 10 de Septiembre, 2017
Proyecto de Presupuesto de Egresos 2018: más de lo mismo | La Crónica de Hoy

Proyecto de Presupuesto de Egresos 2018: más de lo mismo

Rosa Gómez Tovar

La Presidencia de la República entregó el proyecto de presupuesto de egresos 2018 a la Cámara de Diputados. Se propone como gasto neto $5,236,375.6 compuesto por $3,731,687.9 de gasto programable; $1,183,300.4 para organismos y empresas del Estado y $501,375.5 para pago de deuda.

Se nos dice que esta propuesta está orientada a fortalecer el gasto de inversión, priorizar el gasto y mantener la estabilidad macroeconómica.

Respecto al primer objetivo del presupuesto, se debe decir que del 100 por ciento del gasto programable, que es el que que soporta la operación de las instituciones del gobierno federal, para que éstas proporcionen servicios como educación, salud, carreteras y otro tipo de infraestructura, sólo se destina el 15.9 por ciento o 594 mil 656.4 millones de pesos, 3.4 por ciento menos que el año anterior. De esta forma, es difícil entender cómo se está impulsando la inversión pública, cuando en términos reales el presupuesto para esta actividad ha disminuido.

Por el lado de la estabilidad macroeconómica, los recursos destinados al pago de la deuda se han incrementado respecto al año anterior en más de 10 por ciento. Así, se estima que el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público como proporción del PIB llegue a 47.3 por ciento en 2018, implicando una reducción de 0.7 puntos porcentuales en comparación con el presente año.

Por último, se nos dice que este presupuesto establece prioridades de gasto para desarrollo social y económico y para combatir la corrupción.

Sin embargo, el presupuesto para la función desarrollo social que incluye combate a la pobreza, salud y educación es 1.1 por ciento mayor que el año pasado, mientras que las actividades de gobierno dirigidas a fomentar el desarrollo económico, caen en 3.9 por ciento.

Por otro lado, la función de Gobierno crece en 7.2 por ciento y en específico las tareas de seguridad nacional en 12.9 por ciento. Además, se están destinando por primera vez de manera transversal más de 10 mil millones de pesos para combatir la corrupción.

Gran parte de los recursos del anexo transversal ya se ejercían, entonces no podemos decir que el gasto para esta tarea esté aumentado considerablemente. En esta bolsa, se considera el gasto de la Función Pública, la Auditoria Superior de la Federación (ASF), el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y todos los Órganos de Control Interno de diversas dependencias. El nuevo presupuesto sólo procede de la Secretaría Ejecutiva y el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción que asciende a un poco más de 222 millones de pesos.

Puede ser que sea escéptica, pero después del reciente escándalo por desvío de recursos públicos a través de empresas fantasma titulado #lagranestafa, tanto las acciones para el combate a la corrupción como el supuesto énfasis del presupuesto en el desarrollo social, parecen promesas vacías.

Para que la pobreza que abarca a más de 50 millones de personas se reduzca, necesitamos acciones de política encaminadas a mejorar el empleo e ingreso de la población y por ello no pueden circunscribirse únicamente a los programas sociales que actualmente existen. Además, el dinero que actualmente se destina debe llegar efectivamente a la población que lo requiere. El proyecto de presupuesto que se propone no difiere en gran medida de presupuestos anteriores, y esperar que tengan otro resultado es, por lo menos, ingenuo.


rosagomeztovar@outlook.com

Imprimir

Comentarios