Insurrección de la madre naturaleza - Isidro H. Cisneros | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 10 de Septiembre, 2017
Insurrección de la madre naturaleza | La Crónica de Hoy

Insurrección de la madre naturaleza

Isidro H. Cisneros

El cambo climático se manifiesta ante todos y la política se muestra incapaz de ofrecer respuestas. Inmersos en sus prédicas inútiles, partidos y políticos de profesión ignoran el desastre ambiental y los motivos que lo originan. Las estadísticas internacionales alertan sobre el hecho de que en este momento, 200 millones de personas están migrando por razones ambientales dejando atrás tierras de cultivo y habitacionales. Observamos aceleraciones bruscas, agravamientos repentinos, así como fenómenos violentos, destructivos, excepcionales e inéditos producto del alarmante incremento de las temperaturas en los últimos tiempos. Es la más grande emergencia sistémica de nuestra época y lo peor aún está por venir.
Las consecuencias sociales del proceso de afectaciones climáticas ya están entre nosotros y amenazan con ser devastadoras. Los problemas no sólo involucran a ecosistemas y animales, sino que cada vez afectan con mayor intensidad a las comunidades más pobres y desprotegidas. Se calcula que el 44 por ciento de la población global, casi tres mil millones de individuos, viven en un rango de 150 kilómetros desde la costa, es decir, en áreas geográficas cada vez más golpeadas por inundaciones y huracanes que se suman a los movimientos telúricos y a los tsunamis. Se prevé que importantes porciones de tierra desaparecerán durante el presente siglo. Los fenómenos naturales no tienen una lógica repetitiva, por el contrario, tienden a crecer exponencialmente. Para muchos, el calentamiento global es un mito, por lo que no participan en los esfuerzos para la reducción de los gases de efecto invernadero.
Sin embargo, quien considera a la política como una actividad noble y una misión civil al servicio de los demás, no puede ignorar el silencio casi generalizado que existe respecto a la actual crisis ambiental. Hoy, la izquierda no puede considerarse como un proyecto de futuro, si no coloca en el centro de sus preocupaciones la cuestión ambientalista. Sus viejos paradigmas no existen más o están en crisis. Al centro de su reflexión y de su actuar, deben colocarse los nuevos temas del medio ambiente, la ética pública, la libertad y la tutela de los débiles. No se percibe en nuestra clase política y sus partidos tradicionales, una seria preocupación al respecto. Ante el dramático deterioro ambiental en México es necesario impulsar programas que defiendan a la naturaleza de los imperativos del progreso. El filósofo alemán Hans Jonas señala que la supervivencia humana depende de nuestros esfuerzos para cuidar el planeta y su futuro, propone una ética de la naturaleza y un principio de responsabilidad en donde las normas morales induzcan a los individuos a renunciar a sus intereses inmediatos para abrazar los intereses colectivos.
Todos los habitantes desean gobiernos democráticos pero también aire limpio, agua suficiente y protección de calidad al medio ambiente. Nuestro país requiere con urgencia de un gran partido ambientalista de izquierda que promueva programas y políticas públicas para una reconversión ambiental de carácter económico, cultural y social. Se trata de transitar desde una ética centrada en el ser humano, que considera a las políticas ambientales exclusivamente en función de su incidencia sobre las personas, hacia una nueva ética centrada en la vida, que incluya a los animales humanos y no humanos, a los ecosistemas y al conjunto de la biosfera.


isidroh.cisneros@gmail.com
@isidrohcisneros
agitadoresdeideas.com

Imprimir

Comentarios