Desarrollan biopsia líquida para detectar cáncer de páncreas mediante la sangre | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Septiembre, 2017

Desarrollan biopsia líquida para detectar cáncer de páncreas mediante la sangre

El procedimiento de la Universidad Johns Hopkins busca fragmentos de ADN de células cancerígenas. También analiza proteínas producidas por este cáncer, dice una de las autoras en entrevista

Desarrollan biopsia líquida para detectar cáncer de páncreas mediante la sangre | La Crónica de Hoy

La Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Estados Unidos, desarrolló un tipo de “biopsia líquida” o prueba para detección de cáncer de páncreas en sus etapas más tempranas y tratables. Esta herramienta de diagnóstico se convertiría en el método más rápido conocido hasta ahora para detectar un tipo de cáncer que es de alta mortalidad, porque prácticamente no presenta síntomas hasta estar muy avanzado.

Aunque esta prueba todavía no está disponible a nivel comercial, ya se le considera el mayor avance de los últimos 30 años en la detección temprana de cáncer de páncreas.

En Estados Unidos el cáncer pancreático es una de las primeras cuatro causas de muertes en hombres mayores de 50 años. En entrevista con Crónica, Anne Marie Lennon, una de las autoras de la investigación, dijo que la nueva prueba funciona a través de la búsqueda de dos tipos de moléculas: por una parte, su prueba busca fragmentos de ADN de células cancerígenas, y adicionalmente busca algunas proteínas producidas por las células cancerígenas y que están presentes en una muestra de sangre.

“La detección temprana del cáncer es crítica, sobre todo en el cáncer de páncreas, que no es acompañado por síntomas y en el 80 u 85 por ciento de los casos es identificado por los médicos tardíamente, cuando ya es muy difícil de tratar”, indicó la doctora Lennon, quien es profesora adjunta de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y directora del programa multidisciplinario para el estudio de quistes pancreáticos.

Ésta es la primera prueba de diagnóstico que se considera una biopsia líquida para el páncreas, que es un órgano sólido cuyo nombre en griego significa “todo carne” y que tiene como función segregar enzimas digestivas, además de otras moléculas que intervienen en procesos endócrinos. En este caso se le llama biopsia líquida porque estudia la sangre del paciente, en lugar de hacer una cirugía para extraer tejido duro, y con esa muestra de sangre buscan células cancerígenas.

“Las biopsias líquidas no se utilizan todavía en la atención clínica rutinaria, pero la nueva biopsia líquida que desarrollamos se llamó combinada porque antes habíamos hechos algunos estudios con otro sistema parecido. En aquel caso, también tomábamos una muestra de sangre y dentro de la muestra de ésta buscábamos algunas moléculas que son fragmentos de ADN (Ácido Desoxirribonucleico)  que provienen específicamente de células cancerígenas. Esta prueba nos dio buenos resultados y sólo logramos una detección temprana de cáncer en 30 por ciento de los casos que después desarrollaron estos tumores. Entonces, nosotros buscamos la manera de mejorar esa prueba y así se propuso un nuevo enfoque que no sólo busca las moléculas de ADN de las células cancerígenas, sino también busca proteínas muy específicas que son producidas por células de cáncer de páncreas”, explicó la doctora Lennon.

VOLUNTARIOS ESTUDIADOS. Para el estudio, se recogieron muestras de sangre y de tejido tumoral de 221 hombres y mujeres principalmente caucásicos, con cáncer pancreático en fase I y II. También se estudió a otras 182 personas sin antecedentes conocidos de cáncer, enfermedades autoinmunitarias o enfermedad renal crónica, donaron sangre para el estudio.

En una primera fase del análisis, la prueba diseñada sólo logró identificar, a través de muestras de sangre, el cáncer de páncreas en el 30 por ciento de los pacientes que ya habían sido identificados con la enfermedad por medio de biopsias comunes. Fue entonces cuando decidieron hacer una búsqueda mucho más exhaustiva, en la búsqueda de más biomarcadores, como ya se explicó: no sólo fragmentos de ADN de células cancerígenas, sino proteínas peculiares asociadas a estos tumores.

Estos marcadores de proteínas en la circulación ya son usados en el entorno clínico para detectar y monitorear enfermedades como la diabetes y el daño al miocardio causado por los ataques cardiacos, así como para la vigilancia de los pacientes con antecedentes de cáncer.

De interés especial para los investigadores era el biomarcador de proteínas llamado CA19-9. Este sirve para monitorear las recaídas en pacientes con cáncer pancreático. Pero la concentración de CA19-9 que se usa para monitorear las recaídas es baja (37 unidades/ml), puesto que lo que desean los médicos es localizar rápidamente los tumores malignos que están volviendo a crecer.   

Cuando los científicos trataron de encontrar solo el CA19-9 en la sangre de los participantes de su estudio, lo descubrieron en 109 de los 221 pacientes (49 por ciento). Pero al combinar la detección de las mutaciones de KRAS, CA19-9 y otros tres biomarcadores de proteínas, lograron  identificar correctamente el cáncer pancreático en 141 de los 221 pacientes (es decir, 64 por ciento). En contraste, se observó que un solo individuo del grupo de control de 182 personas sin cáncer tenía elevado uno de los cinco biomarcadores.

AMPLIAR EL ESTUDIO. Es importante aclarar a los lectores que esta prueba nos está ofreciendo una nueva herramienta alternativa que nos podría alertar, hasta con cinco años de anticipación, la presencia y potencial crecimiento de un cáncer de páncreas. No hay que pensar que esta biopsia líquida va a sustituir totalmente a las actuales biopsias, que se hacen con cirugías, pero sí será esta una gran herramienta de alerta, como indica la doctora Anne Marie Lennon.

“El primer gran mensaje de los resultados de esta investigación es que al combinar dos técnicas diferentes, como en este caso la búsqueda de ADN y de proteínas de células de cáncer, nos elevó mucho la capacidad de detección. El segundo gran mensaje es que muchos de los pacientes diagnosticados eran asintomáticos y que posiblemente no se habrían sometido a un estudio y esto es una gran noticia porque nos da mucho más rango de actuar de manera temprana y podemos impactar enormemente en su superviviencia. Y la tercera gran enseñanza de este estudio es que si demostramos que al encontrar las moléculas que nos habíamos planteado como objetivo sí estábamos encontrando presencia de cáncer. Esto lo hicimos revisando 21 proteínas diferentes que asociábamos al cáncer y encontramos que tres de ellas, entre las que está la proteína CA19-9, nos dan alta precisión como biomarcadores de la enfermedad”, concluyó la doctora Anne Marie.

 

Imprimir