Alerta sísmica para todos - Wendy Garrido Granada | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Septiembre, 2017
Alerta sísmica para todos | La Crónica de Hoy

Alerta sísmica para todos

Wendy Garrido Granada

Un terremoto de 8.2 grados azotó México.  Hay en este momento 96 personas muertas. En al menos 82 municipios de Chiapas, de los 122 que tiene, hay daños estructurales en casas, comercios, escuelas y edificios. En Oaxaca, toda la región del Itsmo está devastada, 41 municipios afectados, 800 mil damnificados, más de 9 mil viviendas con daños estructurales graves y las cifras podrían aumentar conforme se realicen censos en comunidades a las que todavía no se ha podido acceder.

La numeralia anterior no es una numeralia cualquiera. Significa la pérdida de vidas humanas y de patrimonios. Hay familias enteras y fragmentadas que perdieron todo y ahora duermen a la intemperie.  Personas con miedo de regresar a su casa por las constantes réplicas. Hasta el momento van más de mil réplicas,  la mayoría imperceptibles, pero dejando constancia de que están ocurriendo, recordándole a la población que desafortunadamente los sismos son impredecibles.

Niños con estrés postraumático que tienen pesadillas, se orinan dormidos por las noches, les asusta la oscuridad y se niegan a regresar a sus casas. Afortunadamente brigadas de la UNICEF están recorriendo las zonas más dañadas para evaluar y realizar recomendaciones sobre la salud psicológica de los menores.

Miles de historias pueden ser narradas. Las fotografías y videos de Chiapas y Oaxaca que circulan en medios y redes sociales son impactantes. Angustiantes. Los que vivimos en la Ciudad de México sentimos el temblor, pero sólo se quedó en la mera anécdota. Nos salvamos.

Hubo muchos factores a favor, el sismo tuvo una magnitud arriba del terremoto más devastador en la historia de México, pero la intensidad fue un tercio menor a la reportada en el 85. Otro factor fue la distancia del epicentro, más de 650 kilómetros entre la CDMX y Pijijiapan, Chiapas, punto de origen del terremoto del jueves. El movimiento fue de una falla de tipo normal y la del 85 fue una falla inversa, según datos de especialistas de la UNAM.

También hay que reconocer que los altavoces de la alerta sísmica de la Ciudad de México se activaron casi dos minutos antes de que se sintiera el terremoto. En mi caso, evitó que percibiera con mayor fuerza el sismo. Me ubiqué en un lugar seguro en la calle y después de unos segundos comenzó a temblar. El susto se aminoró. Me sentí protegida. No fue así para muchos otros ciudadanos que pensaron que era otra falsa alarma como había sucedido un día antes y vivieron el movimiento telúrico desde su casa o edificio.

La alerta sísmica fue emitida también para otras ciudades como Oaxaca, Acapulco, Chilpancingo y Puebla, aunque en esos lugares falta infraestructura y no hay tantos altavoces distribuidos a lo largo de las calles y colonias, como en el caso de la CDMX.

Por eso es importante que los altavoces de la alerta sísmica se distribuyan en más áreas de otros lugares para que puedan advertir a los ciudadanos y ubicarse en lugares más seguros. La alerta sísmica y la prevención salvan vidas.

Ahora a todos los ciudadanos nos toca solidarizarnos a través de donaciones, apoyo a tareas de rescate y reconstrucción. A los gobiernos, tanto federal como estatal, trabajar  para resarcir los daños ocasionados y verificar que realmente los recursos lleguen a donde tienen que llegar. En estos casos la corrupción no puede reinar. No se trata de aparecer en la foto llorando o con discursos vacíos. Se necesitan acciones para ayudar realmente a los miles de damnificados por el temblor.


@wendygarridog
wengarrido@gmail.com

Imprimir

Comentarios