Premios Nobel exigen a ONU parar matanzas de rohinyás en Birmania | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 13 de Septiembre, 2017

Premios Nobel exigen a ONU parar matanzas de rohinyás en Birmania

Veintisiete galardonados, expresidentes y excancilleres reclaman al órgano internacional intervenir de inmediato y parar los “crímenes contra la humanidad” que enfrenta esta etnia musulmana

Premios Nobel exigen a ONU parar matanzas de rohinyás en Birmania | La Crónica de Hoy
Un refugiado rohinyá jala a un niño tras haber cruzado la frontera entre Birmania y Bangladesh.

Unidos en una sola voz y con un mensaje directo, veintisiete premios Nobel, expresidentes y exministros de Exteriores exigieron ayer en una carta abierta dirigida al Consejo de Seguridad de la ONU que intervenga “inmediatamente” para frenar los “crímenes contra la humanidad” que tienen lugar contra la minoría musulmana de los rohinyás en Birmania.

“La tragedia humana y los crímenes contra la humanidad que se desarrollan en la región de Arakan, estado de Rakhine, en Birmania, necesitan su inmediata intervención”, afirmaron en la misiva, difundida ayer en Dacca por la oficina del premio Nobel de la Paz bangladesí Muhammad Yunus.

Además de Yunus, otras 26 personas, entre ellas una docena de galardonados con el Nobel como la activista paquistaní Malala Yousafzai, firmaron la carta que reclama medidas “concluyentes” y que advierte que, de lo contrario, la situación empeorará.

MEDIDAS. Los firmantes piden que el Consejo de Seguridad presionar a Birmania para que aplique las recomendaciones hechas por la comisión presidida por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, a finales de agosto pasado, donde se exige respetar los derechos de los rohinyás en el estado de Rakhine, acelerar el proceso de verificación de la ciudadanía y considerar la concesión de la nacionalidad por naturalización.

Los rohinyás son considerados apátridas por Birmania, lo que ha derivado en una cacería y limpieza étnica de esta minoría musulmana.

La última crisis se desató el pasado 25 de agosto, cuando el grupo rebelde del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan, atacó casetas policiales y militares en el estado de Rakhine, en el noroeste birmano, lo que fue respondido con una operación militar.

CATÁSTROFE. Desde entonces, casi 380 mil personas de esta minoría han huido a Bangladesh y un centenar ha perecido al tratar de llegar al país vecino.

Al clamor de los Nobel se sumó el secretario general de la ONU, António Guterres, quien urgió ayer a las autoridades birmanas suspender las acciones militares contra los rohinyás y advirtió que la violencia ha desencadenado una catástrofe humanitaria.

“Llamo a las autoridades birmanas a proteger el estado de derecho y permitir la ayuda humanitaria”, dijo Guterres en una conferencia de prensa.

Imprimir