Jóvenes dreamers o jóvenes DACA: en sueño lúcido - Jesús Casillas Romero | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 14 de Septiembre, 2017
Jóvenes dreamers o jóvenes DACA: en sueño lúcido | La Crónica de Hoy

Jóvenes dreamers o jóvenes DACA: en sueño lúcido

Jesús Casillas Romero

A principios del año conservabamos la esperanza de que los jóvenes dreamers (soñadores) o jovenes DACA no fuesen una prioridad en la política antimigratoria del presidente número 45 de los Estados Unidos y pudieran continuar con sus aspiraciones, con sus sueños, tal como su mote lo expresa.

Lamentablemente no fue así, y el pasado 5 de septiembre dimos cuenta que el fiscal general de ese país, Jeff Sessions, anunció que la actual administración de Estados Unidos pondrá fin al Programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Deferred Action for Childhood Arrivals, DACA, por sus siglas en inglés).

Una orden ejecutiva firmada por el expresidente Barack Obama, en 2012, consistente en un amparo por un periodo de dos años y sujeto a renovación, contra la deportación para las personas que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños y cumpliesen una serie de requisitos o criterios, como el haber entrado al territorio con menos de 16 años de edad, vivir permanentemente en el país desde 2007, no contar con antecedentes penales y estudien o tengan el bachillerato concluido.

Aunque ésta no proporciona status legal, ofrecía una serie de beneficios a los jóvenes, como obtener permiso de empleo temporal, número de seguridad social, identificación del Estado, licencia de condicir y seguro médico. El programa ha protegido a mas de 800 mil jóvenes, de los cuales, 80% son mexicanos concentrados principalmente en California, Texas, Illinois y Florida.

Ahora el programa se derrumba y desde el 5 de septiembre no se pueden presentar solicitudes DACA. El temporal aliciente es que cualquier dreamer cuyo permiso caduque entre este fecha y el 5 de marzo de 2018, podría renovarlo por un periodo más de dos años, pero habiendo realizado su solicitud antes del 5 de octubre.

La expectativa es que durante ese plazo se logre una solución permanente para estos jóvenes. Pero el lado más grave, es que aquellos que no caen dentro de este plazo, su “status legal” acabará en escasos seis meses, concretamente el 6 de marzo de 2018.

Los mexicanos lamentamos profundamente la cancelación del programa DACA, la insensibilidad del presidente Donald Trump al cumplir con una amenaza antimigratoria de corte racista, pero sobre todo, la indiferencia a las significativas aportaciones de estos jóvenes a la economía, cultura y sociedad de Estados Unidos.

Tan solo en lo económico, se estima que la cancelación reducirá los ingresos tributarios en cerca de 800 millones de dólares, pero la pérdida total en contribuciones ascendería a 1,200 millones, de acuerdo con el Instituto de Política Económica y Fiscal (Institute on Taxation and Economic Policy, ITEP, por sus siglas en inglés).

Nuestro país seguirá gestionando ante senadores, congresistas y sociedad estadounidense, encontrar pronto una solución permanente que les brinde certidumbre jurídica y una vida digna y en paz, que les permita superar el desagradable aviso de cancelación de DACA, curiosa y paradójicamente en mes de septiembre, cuando Naciones Unidas lanza la campaña “Juntos por la Paz: Respeto, seguridad y dignidad para todos”, dedicada especialmente a las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares en busca de una vida mejor, como es el caso de refugiados y migrantes.

Es necesario seguir exponiendo el valor de los jóvenes DACA ante los estadunidenses, quienes viven hoy un sueño lúcido, en el que son sabedores que sueñan, pero también que lo hacen bajo una pesadilla que los acongoja.

Senador de la República por el estado de Jalisco

Imprimir

Comentarios