PRI, Frenkeinstein Ciudadano, Morena y sus votos de Pavlov - David Gutiérrez Fuentes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 14 de Septiembre, 2017
PRI, Frenkeinstein Ciudadano, Morena y sus votos de Pavlov | La Crónica de Hoy

PRI, Frenkeinstein Ciudadano, Morena y sus votos de Pavlov

David Gutiérrez Fuentes

A veces me da la impresión que los canes son más inteligentes y menos pavlovianos que los electores mexicanos. Todo es víscera, melodrama y cinismo porque el fin del PRI, del Frente Ciudadano y desde luego de Morena es primero alcanzar el poder y después ver cómo incorporar a la sociedad civil organizada en la toma de decisiones y proyectos de gobierno razonables. Muchos electores ya compraron todo el guión de uno de los tres actores de esta comedia.

Desde el punto de vista discursivo los tres están empantanados. Por más piruetas que den, nadie les aplaude salvo la militancia más rancia o el periodismo de capilla con unos aleteos que envidiarían las focas. Dicho en otros términos. Lo que viene ahora será un torneo de villanos contra héroes, con algunos grotescos monstruos y una buena cantidad de bufonas y bufones que nos harán pasar, involuntariamente, de manera menos pesada los meses por venir.

Pero ese mercado ya lo hemos visto operar desde hace varios años y tanto los mercaderes como su clientela permanecen así o cambian de héroe más bien por inercia. Sus pleitos son previsibles y la gradería de las redes sociales también.

Sin considerar a los que anularán su voto de manera convicta, a los abstencionistas y a los votantes de minorías, podemos pensar que el pastel estará repartido entre esas tres fuerzas políticas.

El problema del PRI es Peña Nieto y su sexenio. Nada más difícil de remontar. Su país de fantasía, sus regaños a empresarios y el nivel de corrupción y de violencia que alcanzó su administración son una piedra difícil de mover. Ante eso él y su sucesor sólo tienen el recurso del villano favorito, pero ahora con el Frente tendrán un villano favorito dos de su misma catadura.

El problema del Frente es el frente mismo. Son lo mismo que el PRI, pero como un monstruo compuesto de tres piezas. Después algunas presiones abrazaron una causa ciudadana para tener una bandera contra sus temidos colegas. Ciertamente la encontraron oponiéndose al fiscal a modo. Sin embargo la Ciudad de México es un buen set para medir lo cantinflesco de su discurso. Resulta que una mano pachona enmendó la Gaceta Oficial para que Mancera escogiera la terna del secretario técnico del sistema anticorrupción chilango. Es decir, pelean afuera lo que en la ciudad hacen de la manera más sucia posible. Por eso dan risa los festejos de algunos asambleístas cuando aplauden como un gran logro del Frenkeinstein su lucha contra el “pase automático”.

El problema de Morena es su política de captación de militantes “distinguidos”. La Ciudad de México es de nuevo un buen ejemplo. Ya tienen una candidata y al parecer con aceptables credenciales académicas. Pero eso no es suficiente para que tengamos garantizado un adecuado proyecto de desarrollo urbano que de entrada tendría que ser opuesto a la barbarie de los dos últimos sexenios. Es difícil de creer que la candidata de Morena esté en posibilidades de asumir las banderas por las que muchos los ciudadanos votamos por su partido en las llamadas elecciones intermedias, si en las últimas semanas varios representantes políticos del urbanismo salvaje como Maricela Contreras, Víctor Romo y los Bejaranos brincaron a Morena firmando un papelito en el monumento a la Revolución. Lo que es peor: ¿alguien podría creer que la política urbana de la Ciudad de México será contraria a la del Frenkeinstein si Marcelo Ebrard regresa a luchar como otro paladín de la democracia?

¿Cómo harán estas tres fuerzas políticas para garantizar un margen de votos lo superior a sus votos de Pavlov? Es todo un misterio para mí.

dgfuentes@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios