Nacional

Max azota Guerrero

Impactó la tarde de ayer, dejando afectadas 200 viviendas e inundaciones de avenidas en cuatro municipios de la Costa Chica. Se decretó la alerta roja en el estado

El huracán Max, que alcanzó la categoría 1 en la escala Saffir-Simpsom, y que impactó ayer por la tarde la costa de Guerrero (en las cercanías de la población de Pico del Monte, al sur de la laguna de Chautengo) ocasionó una muerte aún por confirmar, la caída de al menos 100 árboles, el desplome de 5 anuncios espectaculares en Acapulco, la afectación en cerca de 200 viviendas, el colapso de una techumbre y bardas, el arrastre de una veintena de vehículos y la inundación de avenidas de cuatro municipios de la Costa Chica.

La Secretaría de Protección Civil reportó que en el 40 por ciento de las avenidas de los municipios de San Marcos, Las Vigas, Cruz Grande y Copala resultaron con inundaciones severas, por el impacto del meteoro.

En el municipio de San Marcos, la corriente pluvial arrastró seis vehículos y provocó el colapso de tres bardas, sin reporte oficial de pérdida de vidas, pero se reportó la desaparición de una persona que intentó cruzar el río del lugar y fue arrastrado por la corriente. Por los efectos de Max se abrieron al menos 16 albergues para 191 personas en al menos 20 municipios de Acapulco, Costa Grande y Costa Chica de Guerrero. 

El fenómeno natural, que el miércoles apareció como una zona de inestabilidad, puso en jaque a las autoridades del gobierno del estado, que determinó suspender clases en la entidad de última hora, y elevar de naranja a roja la alerta para que los ciudadanos se resguardaran en sus casas mientras que el meteoro descargaba su furia.

La lluvia, de moderada a fuerte, que Max dejó este jueves cesó momentáneamente a las 14:00 horas en Acapulco, mientras que en poblados y municipios de la Costa Chica se reportaron lluvias intensas toda la tarde y parte de la noche.

Las autoridades de Protección Civil de Guerrero y de Acapulco acudieron al poblado de Barra Vieja, para realizar labores de apertura manual de la barra, toda vez que el río amenazaba con desbordarse. 

Pese a la alerta de en rojo que el gobierno municipal y el gobierno del estado emitieron a las 11:00 horas (implicaba no salir a la vía pública para evitar algún percance fatal), los ciudadanos hicieron caso omiso y deambularon por las calles e inclusive había gente en las playas.

Max no es tan agresivo. El subdirector nacional de atención a emergencias de la Coordinación Nacional de Protección Civil, Julio Escamilla, había señalado que el huracán Max afectaría a municipios de Guerrero no por su potencial de lluvias, sino por vientos y fue eso lo que originó llevar de naranja a roja la alerta en la entidad.

La gente de los municipios de Acapulco, Costa Grande y Costa Chica debía mantenerse en sus viviendas a fin de que no ocurrieran percances fatales, además de que se aclaró que hasta este momento no hay necesidad de desalojar viviendas.

Por su parte, el gobernador Héctor Astudillo Flores descartó que el huracán haya provocado inundaciones graves o serias por el desborde de ríos, pero confirmó que hay algunos encharcamientos en varias partes de Acapulco, además de que el fenómeno no afectará como lo hizo Ingrid y Manuel en la misma fecha pero de 2013.

El puerto de Acapulco seguía cerrado a la navegación de todo tipo de embarcaciones y las clases suspendidas en las escuelas de todo el estado.

se degrada a tormenta. La Secretaría de Protección Civil del gobierno de Guerrero informó anoche que Max se degradó a tormenta tropical y que en las próximas horas podría disiparse al internarse en la zona de la montaña baja de Guerrero. Sin embargo, el fenómeno estaba en observación y los presidentes municipales de las localidades de la Costa Chica se mantenían en alerta, porque seguiría descargando lluvia en la parte alta y posiblemente se incrementen los niveles de los ríos en esa región. Este viernes se espera un informe pormenorizado de daños.

 

Imprimir