El devenir de la vida - Marielena Hoyo Bastien | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 20 de Septiembre, 2017
El devenir de la vida | La Crónica de Hoy

El devenir de la vida

Marielena Hoyo Bastien

Enorme pérdida la de René Drucker, como persona y como el mejor divulgador de la ciencia que fue. Démonos el pésame.

Y también reclamemos y compartamos… sí… el dolor por la vileza del asesinato de Mara, pero también por todas las circunstancias de violencia que estamos permitiendo, provocando o quizás hasta tolerando, y con ello peligrosamente acostumbrándonos a ese terrible mal

 

Confieso que por primera vez me asustó un temblor, ya que por mis rumbos suelen apenas sentirse los movimientos telúricos. Quizás por eso no les temía, pero hoy cambio de parecer porque, créaseme, el de ayer, pese a que se informó que fue de menor magnitud que el inmediato anterior, lo sentí desproporcional. Terrible.

Me disponía justo a estructurar el texto correspondiente a este miércoles, en continuidad, ahora desde otro punto de vista, del CASO PERROS GOLDEN DE IZTAPALAPA, cuando noté mucha inquietud entre mis perros y particularmente en una gatita de por sí sensible y nerviosa. Me pregunté qué estaría pasando, que todos mis animalitos se encontraban excitados. Poniéndome a indagar, de repente los vi chocando entre sí en afanosa búsqueda de resguardo seguro, claro, a mi lado, al tiempo en que se prendió la alarma sísmica de la zona, permitiéndome deducir que por ello se habían asustado. No les gusta ese sonido. A mí tampoco. En los míseros segundos transcurridos entre el indeseable disparo de la alarma y el movimiento, todavía tuve tiempo de echar pestes pensando que se trataría de otro falso aviso, puesto que el simulacro conmemorativo ya había pasado. Estaba en ello cuando…

Caí al piso como si se tratara de un fuerte mareo, que no fue tal, sino el movimiento de una tierra que interpretamos siempre como un enojo premonitorio del Planeta, ubicándonos en nuestra exacta dimensión. Para esto, mis animales permanecían totalmente quietos, como si un gas los hubiera paralizado. Fue entonces que tomé la decisión de protegerme como nos lo han instruido, no quedándome de otra que aceptar lo que venía pidiéndole a Dios, en total soledad, por el bien de mi familia, amigos y compañeros, pensando especialmente en el terror que estaría viviendo la gente más cercana al centro de la Ciudad, particularmente los residentes de las colonias Roma, Condesa y Juárez, donde durante el temblor del 85 me tocó realizar trabajos de rescate que me permitieron entender de otra forma al mundo, ante el inmenso y verdadero dolor de quienes no solo habían perdido todos sus bienes materiales y vivienda, sino la vida de sus seres más queridos, muchos de los cuales simplemente desaparecieron, porque… cuando se impuso el orden al caos, un buen número no fueron encontrados. Sí en cambio, gracias al cielo, los pequeños milagros que sumergidos en su inconsciencia infantil de recién nacidos, la libraron.

Desde entonces, siempre tuve y mantengo el pendiente de lo que podría pasar en una zona tan sísmica como mi amada Ciudad, si se colapsaran las edificaciones de sus zoológicos. Particularmente las que resguardan a los grandes carnívoros. Por ello fue que tras el gran seísmo comencé a trabajar en un plan de desalojo y atención de emergencias con fauna silvestre, lamentablemente no logrando concretarlo antes del término de mi labor al frente de Chapultepec, con todo y que transcurrieron 12 años, ya que organizar equipos tan diversos como interdisciplinarios no es tarea fácil. Se requería la participación de Protección Civil, de Gobernación, de la Policía, de los profesionales de la medicina veterinaria, de los delegados de las 16 demarcaciones territoriales. En fin, que nunca se concluyó, pero no por eso debe soslayarse, como tampoco…

Sugerirle al Dr. Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno, que así como a muchos trabajadores nos capacitaron y equiparon para poder atender aquella emergencia, en cuanto se pueda sean organizados equipos ciudadanos, que por manzana, puedan contar con capitanes que protejan a los habitantes correspondientes durante estos eventos. Me apunto la primera, y conociendo la solidaridad de mis conciudadanos, estoy segura que la CDMX nos tendrá a todos firmes y con la mejor disposición de sumarnos al propósito. Mientras…

Mantengámonos en oración para lograr consuelo en quienes hayan padecido una pérdida, y para que el gobierno tenga la capacidad de bien atenderlos.

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios