Se desborda la buena voluntad para ayudar a Xochimilco | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 20 de Septiembre, 2017

Se desborda la buena voluntad para ayudar a Xochimilco

Se desborda la buena voluntad para ayudar a Xochimilco | La Crónica de Hoy
Foto: Cortesía Twitter

A diferencia de esta mañana en que circulaban algunos vehículos por la ciudad, para estos momentos las vías para llegar a Xochimilco se encuentran saturadas debido al desbordamiento de la buena voluntad de los capitalinos que acuden a ayudar a los afectados por el sismo.

Bastaron unos cuantos avisos por las redes sociales denunciando la falta de atención en Xochimilco para que los capitalinos comenzaran a organizarse y “lanzarse en desbandada” hacia el corazón de Xochimilco donde se reportan daños, tanto en el centro como en Nativitas y principalmente en San Gregorio Atlapulco.

Sin embargo, por la misma naturaleza lacustre de la delegación, sólo son tres las vías por las que se puede ingresar al tradicional recinto de las flores y las chinampas.

Estas son: Calzada Méxicio-Xochimilco, que termina por salir hasta la Noria, Glorieta de Vaqueritos para ingresar a prolongación División del Norte y Avenida Muyuguarda, pero las tres se encuentran completamente colapsadas.

Y no, no se trata de la tradicional celebración del “Niñopa” tan querido por la comunidad y que propicia que las principales calles se cierren, es la buena voluntad que se manifiesta con miles y miles de voluntarios que acuden con palas, picos, agua, medicamentos, comida y apoyo para el lugar.

Tan solo llegar del puente de Muyuguarda hasta prolongación del División del Norte puede tomar de hora y media a dos, y eso sin poder evitar toparse con varios retenes en donde la gente simplemente ha optado por seleccionar quién entra y quien pasa.

“Ya no pueden pasar más, ya no hay lugar. Los víveres se están acumulando y los vehículos simplemente ya no pasan”, comentan a gritos los voluntarios y las autoridades que tratan de controlar el acceso al lugar donde continúan llegando voluntarios y habitantes del lugar.

Ante esta situación, quienes llevan camionetas grandes han optado por ofrecerse como voluntarios para llevar tanto a los brigadistas como los víveres y medicamentos que se comienzan a juntar y acumular en por lo menos cuatro puntos de acopio que se han improvisado en el lugar.

Pero más allá de la buena voluntad no falta la desconfianza, y algunos de quienes llevan alimentos y agua simplemente no quieren dejar los viáticos en los centros de acopio. “Si no lo entrego personalmente no dejo nada. Nadie me garantiza que con ustedes les vaya a llegar lo que les traigo”, comenta a gritos un voluntario que simplemente quiere pasar a toda costa.

Al parecer, nuevamente los únicos vehículos que pueden llegar fácilmente siguen siendo las motocicletas y las bicicletas, por lo que muchos se ponen de acuerdo para subirse como pasajeros con los motocilistas que acuden al lugar.

Lo mismo pasa con los camiones materialistas y camionetas con caja, los cuales se han convertido en vehículos de transporte público llenos de voluntarios que han conformado las diversas cuadrillas que continúan arribando al lugar en busca de brindar ayuda.

“Lo mejor es que dejemos las cosas en los centros de acopio, de ahí los subimos a los camiones que pueden llegar hasta San Gregorio”, comenta uno de los tantos voluntarios que tratan de llevar ayuda al lugar, a lo que de inmediato responden todos los demás con acciones.

De inmediato y como si ya todos supieran que hacer, se bajaron de sus vehículos y comenzaron a hacer cadenas humanas para bajar los víveres de apoyo, herramientas y medicamentos para dejarlos en los centros de acopio que se improvisaron en el Centro de Desarrollo Xochimilco y a un costado de la Primaria Octavio Paz.

En cuanto a los vehículos con cuadrillas, para que no demoren su llegada con la ayuda, han comenzado a cortar camino por las pequeñas avenidas como Prolongación Ahuejote, ya que ingresar a Prolongación División del Norte simplemente es imposible.

“Ya solo caminando se puede llegar, no dejan pasar más vehículos”, insiste un oficial que en un esfuerzo titánico por mantener el orden está haciendo que los automovilistas regresen en U, aunque la avenida de regreso ya se encuentra invadida en un carril por unidades que circulan en sentido contrario.

“Si es necesario, haremos una cadena humana hasta el centro de Xochimilco”, comentan jóvenes entusiastas que de inmediato comienza a ayudar en lo que se pueda, ya sea cargar palas, descargar víveres, organizar alimentos o ayudar dirigiendo la circulación vial.

Por lo pronto, y por recomendación de las mismas autoridades que tratan de hacer llegar la ayuda a Xochimilco es que eviten llegar a esta delegación, ya que las pocas vías para acceder y la abundancia de ayuda que se ha desbordado han hecho que transitar por el lugar sea imposible.

Por lo mismo, también recomiendan dejar los víveres y medicamentos en los centros de acopio que se han instalado y en su defecto, estar al pendiente para relevar en la noche o mañana a quienes tengan que retirarse para descansar.

wg3

Imprimir