Más y mejor alerta sísmica - Juan Manuel Asai | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 21 de Septiembre, 2017
Más y mejor alerta sísmica | La Crónica de Hoy

Más y mejor alerta sísmica

Juan Manuel Asai

Es el viernes de una semana difícil. Una de las más complicadas de los últimos tiempos. La nota obligada, el tema del que todo mundo habla, es el del fuerte sismo que golpeó la Ciudad de México, y los estados de Puebla y Morelos. El sismo causó daños enormes, daños que se suman a los causados, también graves, en Oaxaca y Chiapas, por el temblor de Pijijiapan. Es una mala racha espeluznante.

Vivimos tiempos de emergencia y de luto que de manera obligada nos conduce a reflexionar sobre qué hacer a partir de ahora para disminuir los daños de próximos temblores. Porque una cosa es segura, en México seguirá temblando. No se pueden predecir las fechas exactas, pero el futuro nos depara temblores de todas las intensidades, algunos tan fuertes como los de este fatídico mes de septiembre.

La prevención es la palabra clave. Una nota publicada ayer por Crónica de Hoy, firmada por el reportero de Academia, Isaac Torres, nos informa que existe la posibilidad de optimizar el sistema de alerta temprana para ganarle hasta diez segundos el tiempo de respuesta, además de que los sensores instalados en la Costa del Pacífico pueden instalarse en todo el territorio nacional, de manera que la cobertura sea total.

La alerta sísmica es uno de los grandes orgullos de la ingeniería mexicana, que colocó al país a la vanguardia en la prevención de desastres. Se trata, lo sabemos, de un sistema de sensores colocados, sobre todo, en la Costa del Pacífico, de donde emanan la mayoría, pero no todos, los temblores, para enviar una alerta temprana al centro del país, el más densamente poblado de la nación.

La alerta sísmica anuncia en la Ciudad de México con 60 segundos de anticipación la llegada de un sismo proveniente, digamos, de la costa de Guerrero. Es un logro fantástico, que podría mejorarse, pues hay en estos momentos jóvenes científicos trabajando en mejorar los algoritmos, o sea cálculos matemáticos para resolver problemas, que se usan actualmente y cambiarlo otros que den a la población hasta 10 segundos adicionales para alejarse de las zonas de peligro.

También es posible que el sistema de alerta sísmica ponga terminales, sismógrafos, en más puntos del territorio nacional para tener una cobertura más eficaz. No hay que olvidar que casi todos los sensores están ubicados alrededor de Guerrero, Michoacán y Oaxaca, pero el país es mucho más que eso, como ha quedado demostrado en los últimos días en Chiapas y los límites de Puebla y Morelos.

¿Qué se necesita? La respuesta es voluntad política. Voluntad que se transforme en apoyo presupuestal tanto para optimizar el sistema de alerta sísmica, con recursos y facilidades para los científicos que están trabajando en el proyecto, como para expandirlo a todo el país. No solo del gobierno federal sino también de los gobiernos de los estados e incluso de los municipios. Se registra, aunque cueste creerlo, un jaloneo entre autoridades de los tres niveles. El gobierno federal se muestra dispuesto a proporcionar el sistema, pero pide a los estados que lo socialicen, es decir que lo hagan útil para la comunidad a partir de bocinas u otros medios que sirvan para que la gente sepa que un sismo se dirige a su comunidad. Muchos, aunque usted no lo crea, no quieren hacer el gasto y por eso sus estados no se cubren. Los ciudadanos tienen la palabra: hay que exigir a los gobiernos inversión en seguridad.

La prevención es la única opción, sale cara, pero vale lo que cuesta.

 


jasaicamacho@yahoo.com
@soycamachojuan

Imprimir

Comentarios