Déficits de integridad electoral en México - Conacyt - | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 23 de Septiembre, 2017
Déficits de integridad electoral en México | La Crónica de Hoy

Déficits de integridad electoral en México

Conacyt -

Irma Méndez de Hoyos*

Existe una creciente preocupación por la calidad de las elecciones democráticas en el mundo. En México la transición a la democracia supuso la aprobación de una serie de reformas al sistema electoral y de partidos que permitieron transitar de elecciones manipuladas y controladas por el gobierno en turno, a elecciones reconocidas por el cumplimiento básico de derechos políticos y civiles, y por una organización electoral profesional e imparcial.

Pese a ello, los cuestionamientos a la limpieza de las elecciones, y la conducta de los partidos y otros actores políticos e institucionales reaparecen con alarmante frecuencia. En la práctica, los problemas de integridad electoral se expresan en controversias respecto a la legitimidad de los poderes públicos, electos y supra electorales; y una creciente desconfianza en las instituciones políticas de la democracia como los partidos, las elecciones, los órganos electorales, los diputados y senadores, y los ejecutivos locales y nacionales. A ello se añade la desconfianza en instituciones de control que no se constituyen mediante elecciones, pero que al intervenir en su calificación, también son vulneradas; los escándalos de financiamiento ilegal, y los conflictos y  desconocimiento de los resultados electorales.

¿Qué tanto vulnera estos hechos la integridad de nuestras elecciones? ¿Qué avances se registran en las diversas etapas que comprenden el proceso electoral? ¿Qué etapas siguen siendo críticas y presentan déficits relevantes? El Proyecto de Integridad Electoral (EIP, por sus siglas en inglés) encabezado por Pippa Norris, profesora de la Universidad de Harvard y Sydney, comprende la aplicación de una encuesta a expertos a nivel internacional que brinda datos muy valiosos sobre las percepciones de integridad electoral en 153 países, entre ellos México. A los resultados internacionales directamente producidos por el equipo del EIP en Sydney se agregan más recientemente los datos generados sobre elecciones estatales en varios países federales.

México está entre estos países. El capítulo PEI México de la encuesta a expertos sobre integridad electoral fue coordinado desde FLACSO por la Dra. Irma Méndez y el Dr. Nicolas Loza y por el Dr. Ferran Martinez i Coma en la Universidad de Sydney para las elecciones subnacionales de 2015, 2016 y 2017, generando resultados para 30 entidades. La riqueza de los datos que brinda tanto la encuesta a expertos a nivel nacional en diversos países como a nivel subnacional en Estados Unidos, Rusia, India y México permite hacer comparaciones entre países, entre unidades sub nacionales dentro de un mismo país y entre distintos países. También brinda la oportunidad única para discutir problemas relevantes contemporáneos de elecciones democráticas con integridad cuestionada cuando un país define sus reglas y cuando una unidad sub nacional anida su propio proceso en ese país.

Algunos de los hallazgos más relevantes hasta ahora muestran que el lugar de México en América Latina en integridad electoral ha sufrido un descenso según el Índice de Percepción de Integridad Electoral (PEI). Según los datos reportados en  www.electoralintegrityproject.org la elección presidencial de 2012 en México obtuvo un puntaje de 62.2 puntos en una escala de 0-100 lo que lo ubicó —según el juicio de los  expertos— en el octavo sitio en América Latina por arriba de Colombia, Panamá, Perú y Ecuador y por debajo de Costa Rica, Uruguay  Brasil, Chile y Argentina. Desafortunadamente la elección intermedia de diputados federales en 2015 fue evaluada negativamente, y México descendió 12 lugares, con un Índice de Integridad electoral de 52.2 puntos, solo por arriba de Venezuela, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

La encuesta de Percepción de Integridad Electoral (PEI) aprovecha el conocimiento especializado de los expertos para valorar las acciones u omisiones críticas de cada una de las 11 etapas del ciclo electoral, concebido así por IDEA internacional  (IDEA, 2012). Los resultados de la encuesta a nivel subnacional y nacional en México muestran que se han logrado algunos avances importantes en ciertas etapas, mientras que prevalecen o incluso se acentúan los déficits en otras.

Como se observa en la gráfica 1, las etapas con mayor grado de integridad electoral son 3. En primer lugar el conteo de votos, donde los expertos valoraron positivamente el que las urnas estuvieran seguras, los resultados fueron anunciados sin retraso y sobretodo que los votos se contaran bien y de manera justa. Garantizar que el partido y/o candidato que gana sea el que obtiene la mayoría de votos es, sin duda, uno de los grandes logros de la transición democrática y de la construcción de órganos electorales como el INE y su antecesor, el Instituto Federal electoral (IFE). La segunda etapa mejor evaluada es el listado nominal, mientras que la tercera etapa fue la de los procedimientos electorales.

En esta etapa se juzgó positivamente que las elecciones fueran manejadas adecuadamente y de acuerdo a la ley, que la información sobre los procedimientos de votación fuera ampliamente difundida, y que los funcionarios electorales fueran justos. Finalmente destaca la valoración también relativamente positiva de las autoridades electorales. En este caso los expertos aprobaron su capacidad para brindar información y su transparencia, pues están sujetos al escrutinio público, y señalaron como déficits más claros su imparcialidad y, en alguna medida, su desempeño.

En la comparación entre elecciones federales y locales vemos que, desafortunadamente, pese a que la reforma de 2014 modificó de manera sustantiva el sistema electoral y, en particular, la organización de las elecciones, al centralizar buena parte de la función electoral administrativa, las elecciones subnacionales para gobernador en 2015 y 2016 tienen niveles de integridad electoral muy por debajo de las elecciones federales de 2012 y 2015. Es más, en varias etapas del ciclo electoral el índice de integridad en elecciones locales tiene valores reprobatorios, como es el caso del financiamiento de campañas. Esta es un área con déficit creciente, junto con los resultados electorales y cobertura de medios de comunicación. Estas tres etapas fueron valoradas muy negativamente por los expertos

La etapa de financiamiento de campañas es particularmente crítica. De acuerdo a la encuesta PEI se valoran 5 elementos, de los cuales dos hacen referencia a los derechos que han ido ganando los partidos en materia de financiamiento político. En primer lugar, el acceso al financiamiento público, donde los expertos juzgan que en general es equitativo para todos los partidos y, en segundo lugar, el acceso equitativo a las donaciones, en donde hay al parecer menos consenso, en particular a nivel de elecciones locales.  

Los ámbitos peor valorados por los expertos fueron los relativos a los estados financieros partidistas, donde los expertos claramente criticaron a los partidos por su falta de transparencia al rendirle cuentas al órgano electoral de los gastos en campaña. En segundo lugar destaca la crítica directa está de los expertos del uso de recursos públicos en las campañas. Finalmente destaca el cuestionamiento realizado por los expertos a la influencia del dinero en las elecciones, particularmente en las federales, cuestión que es capturada por la pregunta de si los ricos compran las elecciones.

En suma, después de dos décadas de reformas electorales, los avances más relevantes en materia de integridad electoral tienen que ver con las labores que realizan los órganos electorales. Sin embargo, ello contrasta con  la influencia negativa del dinero en la política y, en particular, en las campañas, que sigue siendo un fenómeno que afecta la integridad electoral a nivel federal y local.

*Profesor-Investigador Flacso México, SIN II

Imprimir

Comentarios