Será difícil entender que la vida sigue… - Edgar Valero Berrospe | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 26 de Septiembre, 2017
Será difícil entender que la vida sigue… | La Crónica de Hoy

Será difícil entender que la vida sigue…

Edgar Valero Berrospe

Retomar la “normalidad” va a ser difícil. Muy difícil. Algunos seguro sentirán que es casi imposible, hay que entenderlos… El deporte, según platicaba con mi querido Sergio Sarmiento y con Lupita Juárez hace unos días en el noticiario matutino de La Red, donde participo con ellos, es una especie de bálsamo que puede ayudar a que la gente tenga una distracción, no tanto que olvide, pero al menos que se distraiga, que ayude a aligerar la tensión.

Son muchas las personas que conozco que me dicen que no pueden dormir plenamente (como yo mismo), porque el impacto ha sido tremendo y algo que ha diferenciado sustancialmente a lo que pasó en 1985 y lo de la semana pasada, es básicamente, la participación de las redes sociales y el incremento en la operatividad de los medios de comunicación.

Casi todos los que éramos o adolescentes o adultos en el 85, recordamos la imagen del desaparecido Jacobo Zabludowski haciendo la crónica de la caída de las instalaciones de Televisa, su recorrido por las calles de la ciudad y sí, alguna cobertura de la televisión estatal que fue de vergüenza la forma en que cubrieron los sucesos, minimizando y negando, mientras las cifras de las personas que fallecieron llegaron a miles, es decir, sustancialmente más dramático que ahora. No es que menos muertos sea menos importante, sólo digo que fueron muchos más, teniendo en la cabeza que una sola persona fallecida ya convierte el asunto en algo trágico.

Pero ahora, el volumen de información fue impactante. Desde el momento mismo en que terminó el terremoto, corrió la imagen de alguien que tomó desde lo alto de, creo yo, la Torre Mayor o la Torre Platino, lo que estaba pasando en las calles de la colonia Del Valle y hasta donde se alcanzaba a ver, con tremendos levantamientos de polvo de las construcciones que se cayeron.

El fluir de las imágenes, de lo que sucedió en el Tec de Monterrey, en la Colonia Roma, en Villa Coapa, y luego, lo que nos fue aterrorizando de cómo poblaciones enteras en otros estados fueron azotadas de tal forma que no haya quedado piedra sobre piedra, fue de verdad impactante.

Yo en lo particular, estuve el fin de semana en el Estado de Morelos, en la zona de Yautepec y en un poblado que cualquiera pensaría fue olvidado por Dios, pero no por los mexicanos, que se llama La Nopalera, y fue sobrecogedor ver casas totalmente destruidas, gente durmiendo a la intemperie, sin nada que comer o de vestir, caras tristes y resignadas a un Destino que se ensañó con ellos. Muchos niños, algunos descalzos, a medio vestir con lo que les pudieron rescatar o con lo que les han llevado. Muchos voluntarios y muchos donadores llegamos y aportamos lo que se pudo, pero fue apenas un grano de arena para tratar de reconstruir lo que cayó brutalmente este 19 de septiembre.

Por eso no podemos conciliar el sueño. Por eso no podemos salir de casa con la tranquilidad habitual. Porque aunque uno quiera sustraerse del ambiente de dolor, termina regresando a lo mismo, deseando que esto no hubiera pasado. No es fácil.

Es ahí donde el deporte tendrá su mejor aportación, donde puede ayudar, ofreciendo su espectáculo, su función de distractor, de pasatiempo. Hoy se reanuda la Liga MX, y mientras uno podría cuestionar que la semana pasada hubo lugares donde no debía haberse detenido la actividad, es difícil para todos.

El banderazo de reinicio de actividades puede hacer una labor importante, que cuando se encienda la televisión, no encontremos sólo la información que aún fluye a raudales de los acontecimientos que vivimos, y que, sin tratar de ninguna manera de minimizar el dolor de quienes perdieron seres queridos o su casa, o ambos, de pronto puedan encontrar algo que les ayude a ir dando pasitos hacia delante.

La vida, para bien o para mal, no se detiene, sigue, y los que estamos aún aquí tenemos que hacer un esfuerzo, de diferentes dimensiones por supuesto, para sobreponernos a este brutal golpe de vida, no tenemos muchas opciones…

evalerob@aol.com

www.twitter.com/evalerob

edgarvalero.wordpress.com

youtube/evalerob

Imprimir

Comentarios