Ante la contingencia, más hechos y menos críticas - Ma. del Rocío Pineda Gochi | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 27 de Septiembre, 2017
Ante la contingencia, más hechos y menos críticas | La Crónica de Hoy

Ante la contingencia, más hechos y menos críticas

Ma. del Rocío Pineda Gochi

En estos momentos de crisis y consternación por las lamentables pérdidas humanas e incuantificables daños materiales, que dejaron los violentos movimientos telúricos, lo que menos necesita el país, son los dimes y diretes, la crítica oportunista y las acciones malintencionadas que alimentan una narrativa negativa de “estar en contra de todo, y contra todos” para generar encono y división.

Si algo caracteriza a la sociedad mexicana ante cualquier catástrofe es la solidaridad y el sentimiento de unidad nacional, que han permitido superar cualquier contingencia, y esta vez no ha sido la excepción.

Sin embargo, dada la magnitud de los daños y en razón de que apenas estamos superando la primera etapa, ninguna ayuda es menor y cualquier tipo de apoyo sumará para reconstruir los miles de hogares dañados. Cifras preliminares de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano estiman que sólo en Chiapas y Oaxaca se dañaron más de 100 mil viviendas; por su parte, el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores informó que en la Ciudad de México, tras la revisión de más de la mitad de las viviendas afectadas se contabilizaron 980 con pérdidas totales y 7 mil 500 con daños parciales; en Guerrero, reportes oficiales del gobierno estatal indican que el número de viviendas afectadas asciende a más de 1,000 inmuebles, así como 300 planteles y 54 templos religiosos; en el caso de Puebla y de Morelos apenas se iniciaron los censos, y se espera que el daño sea mayor.

Este grado de destrucción rebasa los mecanismos y fondos federales para la atención de desastres naturales, y se vuelven necesarias medidas contingentes de todos los actores sociales.

Por ello en el Partido Revolucionario Institucional, consideramos oportuno privilegiar el interés superior, que es “la ayuda inmediata a las personas afectadas”. Renunciar al 100% de las prerrogativas presupuestadas para los próximos meses, fue la primera acción contundente, que en lo inmediato dará liquidez a las áreas gubernamentales, para emprender los planes de reconstrucción.

Para el mediano plazo, propusimos eliminar el Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal (Fortalece) del Presupuesto de Egresos de la Federación para el siguiente año. Además de una iniciativa de reforma constitucional para eliminar el financiamiento público a los partidos políticos y el número de legisladores por la vía plurinominal, a fin de que estos recursos se canalicen para la reconstrucción de los estados afectados. Con un monto de ahorro de más de 16 mil millones de pesos entre estas dos propuestas, aunado al Fondo para Desastres Naturales y los diversos seguros, podremos darles un hogar digno, infraestructura y servicios a las familias mexicanas.

Ante esta serie de hechos, ningún otro partido político ha secundado las propuestas –y no tendrían por qué hacerlo, cada quien busca la mejor manera de ayudar–. Lo que es inaceptable es el discurso tramposo y la lista de

medidas e iniciativas legislativas “lampedusianas” de algunos partidos, que ante la falta de argumentos por la presión mediática, proponen reformas y umbrales inalcanzables, que otrora impidieron a ultranza.

No es momento de ocurrencias electoreras, de maniobras maquiavélicas ni de oportunismos políticos. Dicen dos viejos refranes que “Mucho ayuda, el que poco estorba” y “Hechos son amores y no buenas razones”, México necesita de hechos que sumen, y no de crítica mediática que reste.

Senadora de la República

Michoacán de Ocampo

@RocioPinedaG

Imprimir

Comentarios