Mancera ante un gran reto

Julio César Moreno

Una vez que el Gobierno de la CDMX está superando el tema del rescate de personas y recuperación de los cuerpos y en algunos puntos, la remoción de escombros que dejó el sismo del pasado 19 de septiembre, inicia la segunda etapa correspondiente a la reconstrucción.

Ante ello, sería interesante ver cómo se va a garantizar y transparentar la utilización de recursos del Gobierno federal y capitalino para los afectados.

Recordemos que la sociedad civil ya ha implementado algunas acciones de protesta, porque está exigiendo ser incluida en cada uno de las acciones, fideicomisos y sobre todo, en la reconstrucción de su patrimonio, pues de lo contrario, no se entendería su exclusión debido a su gran participación pues la mejor forma de dar certeza a los recursos destinados sería la inserción de todos y cada uno de los damnificados.

Con ello, el Gobierno de la Ciudad tiene en sus manos la oportunidad no sólo de regresar el patrimonio a los que han perdido todo, sino de retribuir a la ciudadanía parte de su esfuerzo en el rescate de personas que en muchos casos ni siquiera conocían.

En ese orden de ideas, y justo hoy que inician actividades en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), estaría bien obligar a las próximas alcaldías apagarse al marco normativo de desarrollo urbano de la Ciudad de México además de reforzar las normas jurídicas de construcción así como la cultura de Protección Civil y permanente capacitación pues a 32 años de los sismos de 1985, seguimos actuando por reacción inmediata, es decir, le hemos apostado más a las acciones correctoras que preventivas, aún siendo un país altamente sísmico.

Estoy convencido de que el gran reto que enfrenta ahora el gobierno capitalino es demostrar sus capacidades técnicas y administrativas tal y como lo dice el ex director general adjunto de Seguimiento y evaluación presupuestaria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Ricardo Miranda Burgos, para que los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) lleguen de manera inmediata y se utilicen eficientemente en las zonas más afectadas.

Por ello, reconozco que el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, haya presentado en tiempo y forma el Plan de Reconstrucción Familiar para la Ciudad de México, en que incluso incluye el apoyo a los niños que perdieron a sus padres y quedaron solos por el sismo del 19 de septiembre.

Además es de reconocerse que Mancera dio un paso adelante al dar a conocer las líneas generales del plan de reconstrucción para regresar lo más pronto posible el rostro que tenía nuestra heroica ciudad.

Y de pilón:

Es increíble que luego de la masacre que se registrara en la ciudad de Las Vegas en donde perdieron la vida 59 personas y resultaron heridas más de 400, el gobierno de Donald Trump se rehúse a detener la indiscriminada venta de armas de todo calibre, sustentada en una enmienda que ante reiterados acontecimientos ha quedado rebasada, asunto que se ha postergado en el Congreso estadunidense pues aseguran especialistas en la materia que la empresa armamentística representa el 3.3% del Producto Interno Bruto de los Estados Unidos, y si tomamos en cuenta que es de las naciones más ricas del mundo podemos dimensionar todo lo que está en juego si este tipo de industria limitara, por lo que todo indica, a pesar de los reiterados acontecimientos, quedará tal y como está y lo peor, es que los ciudadanos seguirán pagando los altos cotos, pues siempre son los más afectados.

Twitter: @julioc_moreno

 

Imprimir

Comentarios