Bienestar

Un "clavado" al mundo de los probióticos

El balance adecuado de bacterias benéficas que permita a nuestro cuerpo hacer sus funciones de manera adecuada.

Los probióticos tienen muchas funciones benéficas

Durante años, los probióticos han sido estudiados para conocer sus propiedades y beneficios a la salud, desde la gran ayuda que representan para la salud gastrointestinal, hasta los beneficios insospechados en áreas como la inmunología y la salud bucal. Estos organismos tienen más de un beneficio importante para los humanos.

Los probióticos son bacterias benéficas que favorecen el balance de la “flora intestinal” que naturalmente se encuentran dentro de nuestro cuerpo, y que “coloniza” al organismo a partir de nuestro propio nacimiento. Estas bacterias viven en equilibro con el cuerpo humano y resultan muy útiles a la hora de promover la salud general.

“El tema de los probióticos es emocionante porque se están realizando muchas investigaciones al respecto. Lo primero que se descubrió fueron sus múltiples beneficios a la salud gastrointestinal, pero también se ha encontrado que pueden ser útiles en infecciones urinarias e incluso para mejorar la salud de las encías” comentó el Dr. Alfonso Moguel, Director Médico de Abbott en México.

El efecto que tienen los probióticos de promover las bacterias benéficas en el cuerpo y reestablecer el balance delicado que protege al cuerpo humano, ayuda a que cavidades donde suelen generarse problemas bacterianos reencuentren la salud naturalmente.

“El balance bacteriano dentro del cuerpo humano es tan delicado que una afectación, por más mínima que parezca, puede tener consecuencias que afectan la salud. Los probióticos ayudan a reestablecer ese equilibrio y por eso son recomendables, tanto en la dieta, pues vienen en ciertos alimentos como el yogurt, como mediante suplementos especializados.” Comentó el Dr. Alfonso Moguel.

En un intestino sano, puede haber bacterias proteolíticas, que producen toxinas y sacarolíticas, que son beneficiosas para la salud y que en conjunto forman la microbiota intestinal.

Las bacterias sacarolíticas del colon, llamadas lactobasilos, que son parte de la flora intestinal normal compiten por los nutrientes con las bacterias proteolíticas tales como clostridium y E.Coli, que causan enfermedadades como diarrea y estreñimiento en pacientes pediátricos y adultos, así como cólico y regurgitación en los lactantes.

Algunos de sus beneficios más estudiados incluyen el combate a enfermedades gastrointestinales y en general la promoción de la salud de la microbiota son:

  •          Ayuda en la digestión de componentes que nuestro intestino es incapaz de procesar por sí solo, como las fibras.
  •          Colaboración en la síntesis de nutrientes como vitaminas y ácidos grasos de cadena corta, que modifican el pH intestinal regularizando el hábito intestinal.
  •          Protección de la mucosa intestinal de agentes tóxicos como las bacterias proteolíticas.

La razón por la que estos microorganismos son tan benéficos para nuestra salud es porque actúan de manera conjunta con nuestro cuerpo, por ejemplo, adhiriéndose a las paredes intestinales para evitar que otros gérmenes lo hagan, o estimulando la producción de sustancias clave como la inmunoglobina que fortalece la defensa del organismo contra infecciones en general.

La palabra clave para entender el papel de los probióticos es balance: El balance adecuado de bacterias benéficas que permita a nuestro cuerpo hacer sus funciones de manera adecuada.

Este balance de la microbiota intestinal ha permitido que los probióticos sean usados para tratar males como el cólico infantil y la regurgitación, así como la diarrea o el estreñimiento y de manera preventiva para evitar que ciertos antibióticos alteren ese balance bacteriano tanto en niños pequeños como en adultos.

Uno de los probióticos más estudiados para reducir el cólico infantil y las regurgitaciones del lactante es el lactobacilo Reuteri que ha demostrado eficacia y seguridad en lactantes que frecuentemente presentan esta patología que causa mucha alteración en la calidad de vida, tanto en los lactantes como de los padres que sufren a diario esta situación con sus bebés.

Diferencia entre probióticos y prebióticos

La principal diferencia entre estos dos términos, a pesar de que ambos ayudan al cuerpo humano a alcanzar una buena salud gastrointestinal, es que los primeros son organismos vivos (lactobacilos) que en cantidades adecuadas pueden ser benéficos, mientras que los segundos, son sustancias o ingredientes que encontramos en los alimentos y que “alimentan” a los lactobasilos, promoviendo su desarrollo en el organismo, estos son principalmente la lactulosa y la inulina que son fibras.

Los probióticos también han demostrado su efectividad para aportar beneficios como:

  •          Auxiliar la función inmune

·         Prevenir las infecciones urinarias

·         Auxiliar a la salud bucal

Actualmente, se realizan diversas investigaciones alrededor de los probióticos y sus características, por lo que siempre es posible que surja nueva información al respecto, por eso no debería sorprendernos que cada vez se encuentren más y más beneficios para otros lugares insospechados de nuestro cuerpo.

Citas adicionales

“La investigación alrededor de los probióticos no permite apoyar el crecimiento de bacterias benéficas y mejorar la salud gastrointestinal, pero también podemos aprovecharlos para muchas áreas más, y eso los convierte en una herramienta útil y poderosa para apoyar la salud de las personas” Dr. Álvaro Rojas. Director Médico Regional de Abbott Latinoamérica.

“La microbiota o microbioma es una parte esencial para la salud general del intestino y de todo el cuerpo, es vital mantener un balance y para ello aportan mucho los probióticos y prebióticos, la diferencia es que los primeros son agentes externos vivos, que hemos aprendido a controlar y dosificar para maximizar su potencial para ayudarnos.” Dr. Álvaro Rojas. Director Médico Regional de Abbott Latinoamérica.

Imprimir