Mundo

Un vigilante mexicano, entre los muertos de masacre en Las Vegas

Erick Silva nació en El Paso, Texas, es hijo de padres mexicanos y es uno de los 59 muertos que dejó la matanza en Las Vegas, Nevada, el pasado domingo y falleció protegiendo a otras personas durante el tiroteo perpetrado por un “demente”, señaló Jay Purves, gerente de Las Vegas Branch of Contemporary Services Corporation Security, empresa donde trabajaba el mexicano.
Erick perdió la vida como un “héroe”, tratando de salvar a otras personas durante el ataque y mientras cumplía su labor como agente de seguridad en el festival de música country Route 91 que se celebraba al aire libre el domingo 1 de octubre, confirmó Purves.
Medios de Las Vegas reportaron que Erick vivió en Ciudad Juárez, Chihuahua, durante su infancia y luego se mudó con sus padres a Las Vegas.
Familiares del joven mexicano dijeron a medios estadunidenses y mexicanos que fueron informados de lo ocurrido por representantes de la empresa para la que trabajaba. El día del ataque, Erick se desempeñaba como guardia de seguridad, contratado por la empresa que realizó el evento musical, y al hacer su trabajo para ayudar y desalojar a los asistentes al momento del tiroteo, recibió dos disparos, dijo uno de sus familiares desde Chihuahua.
“Me dicen que andaba ayudando ahí a muchos de los que ya estaban heridos, los andaba ayudando a brincar las bardas. Me imagino que los andaba rescatando y de repente le tocó a él. Dicen que le dieron dos balazos, uno en la pierna y otro en la cabeza”, señaló Amparo Cervantes, tía de Erick.

Imprimir