La renuncia de Margarita Zavala, resultado de una larga batalla - Miguel Ángel Rivera | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Sábado 07 de Octubre, 2017
La renuncia de Margarita Zavala, resultado de una larga batalla | La Crónica de Hoy

La renuncia de Margarita Zavala, resultado de una larga batalla

Miguel Ángel Rivera

Felipe Calderón Hinojosa ha tenido grandes éxitos en la política nacional, al grado de convertirse en el segundo presidente de la República surgido de las filas del Partido Acción Nacional (PAN), pero a cambio una de sus grandes frustraciones es que no ha podido tener bajo su control al instituto político en el que se forjó y del cual fue fundador su padre, Luis Calderón Vega.
El enfrentamiento con sus propios correligionarios llegó a tal grado que, ayer, renunció a militar en el PAN, su esposa, Margarita Zavala Gómez del Campo. Felipe Calderón no se ha definido hasta el momento, pero se presume que seguirá el mismo camino de su cónyuge, con la cual se vinculó en las lides partidistas.
Interrogada por Joaquín López Dóriga acerca de si su esposo también abandonaría las filas de Acción Nacional, Zavala se limitó a responder: “pregúntale a él”.
“Renuncio al PAN, pero no a mi deber de hacer política con principios y participar en la vida pública de México, escribió Margarita Zavala en su despedida con la cual culminan sus desacuerdos con la directiva del partido azul y blanco encabezada por Ricardo Anaya, con quien disputa la nominación presidencial y quien, desde este punto de vista, aparece como el villano de la historia.
Zavala aparece en el centro del escenario, pero en realidad la lucha es de su pareja, Ella busca ser candidata presidencial, pero los malquerientes de Calderón sostienen que, en realidad, se trata de un intento disfrazado de reelección y que la lucha contra Anaya —quien, efectivamente, pretende ser candidato presidencial— es sólo un episodio del prolongado esfuerzo de Felipe por conquistar el control de su partido.
 Esa contienda interna arrancó desde que el entonces presidente Felipe Calderón se distanció del presidente del PAN, Manuel Espino Barrientos, quien había conducido al partido en la campaña de la cual resultó triunfador y también terminó por abandonar las filas de Acción Nacional.
Calderón llegó al gabinete de Vicente Fox, pero se convirtió en el “hijo desobediente” que prácticamente se auto postuló a la Presidencia de la República, en contra de la voluntad del primer mandatario que tenía como favorito a su secretario de Gobernación, Santiago Creel
Con resistencias internas, el presidente Calderón fue acusado de pretender revivir en su organización el sistema de decisión unipersonal que caracteriza a su odiado rival, el PRI, y de ser la fuerza que impulsó a Germán Martínez Cázares y, luego, a César Nava Vázquez para conducir al partido creado bajo la inspiración intelectual de Manuel Gómez Morín.
Con malos resultados de sus ahijados, vino la resaca y asumió la presidencia del partido el chihuahuense Gustavo Madero Muñoz, quien encabezó la lucha de “independencia” en contra del primer mandatario, al grado que el favorito de éste, el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, resultó marginado y la elegida fue la ex titular de Desarrollo Social y Educación, Josefina Vázquez Mota.
Muchos analistas atribuyen al distanciamiento de Calderón la derrota de la abanderada de Acción Nacional, quien arrastró al PAN el tercer sitio.
Durante el mandato de Madero Muñoz surgió una nueva figura, a la que se llamó el “Niño maravilla”, el actual presidente del partido azul, Ricardo Anaya, quien mantuvo el distanciamiento con la corriente de Calderón, hasta llegar la renuncia de Margarita Zavala y ¿de Felipe Calderón?


riverapaz@prodigy.net
riparacangel@hotmail.com

Imprimir

Comentarios