La urgente prevención - Manuel Gómez Granados | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 08 de Octubre, 2017
La urgente prevención | La Crónica de Hoy

La urgente prevención

Manuel Gómez Granados

Es difícil que alguna actividad en la Iglesia tenga “más cartel” que cuando participan en ella el papa y el cardenal secretario de Estado. Eso fue lo que ocurrió la semana que recién terminó con el congreso La dignidad del menor en el mundo digital, organizado en Roma por la Congregación para la Doctrina de la Fe para encontrar las mejores formas de proteger a los menores de los abusos que, en un número importante de ocasiones, ocurren gracias a las tecnologías asociadas a la internet.

Además de las intervenciones del cardenal Pietro Parolin, quien inauguró el congreso y del papa Francisco, quien lo clausuró, el congreso contó con la participación de representantes de las más importantes empresas de las tecnologías de comunicación, como Facebook y Microsoft, académicos de distintas partes del mundo, funcionarios de distintos gobiernos nacionales, organizaciones de la sociedad civil dedicadas a proteger menores dentro y fuera de la internet, así como el director ejecutivo de Servicios Policiacos de Interpol, el australiano Tim Morris, entre otros.

La importancia del congreso no podría ser mayor por dos hechos que han vuelto a lastimar a la Iglesia. Por una parte, en Australia se desahogan las primeras etapas del proceso contra el cardenal George Pell y es casi un hecho que deberá enfrentar un juicio público. Por la otra, a finales de agosto, se supo que Mario Capella, sacerdote y diplomático al servicio de la Santa Sede, era buscado por los gobiernos de Estados Unidos y Canadá por haber traficado pornografía infantil.

Dados esos hechos, fue reconfortante que tanto el papa Francisco como el cardenal Parolin aceptaran la realidad de una Iglesia que, en palabras del santo padre, cometió un “gravísimo error” que se convirtió en “fuente de tantos males” al tratar de “ocultar la realidad del abuso sexual”; el error tuvo su origen en una idea torcida pero vigente durante muchas décadas de que era necesario anteponer el prestigio de la Iglesia a la dignidad de las personas.

En la parte sustantiva de la intervención de Parolin, el cardenal llamó a reconocer la dignidad de todos e insistió en la necesidad de comprender el daño que experimentan las víctimas desde la óptica de las víctimas que, no en balde, tienden a estar ubicadas en las periferias de la sociedad, los Estados y la Iglesia misma. No reconocer esa realidad resultó en los penosos espectáculos de curas pedófilos movidos de una diócesis a otra, incluso de un país a otro, sin aceptar responsabilidad alguna por los hechos. En ese sentido, tanto el santo padre como Parolin hablaron de la necesidad de que las estructuras de la Iglesia sean más proactivas al abordar el problema, de modo que más que decidir entre castigar o encubrir a quienes cometan este tipo de actos, se haga todo lo posible por evitar los actos en sí mismos.

El problema, como suele ser el caso en asuntos de la Iglesia, es cuánto tiempo tomará a los obispos de los distintos países atender los llamados del papa Francisco para que eche raíces la cultura de la prevención de la que él habló este viernes próximo pasado. Una clave para avanzar en esa ruta es ser más transparentes y estar más dispuestos a compartir información, conocimiento y experiencia con otras instituciones. La Iglesia por sí misma, aislada, no podrá resolver el problema.

Todas las intervenciones se pueden consultar en el canal de YouTube de la Comisión para la Protección de los Menores de la Santa Sede (https://www.youtube.com/channel/UCaQKR8dRAuPR7xtoaioJJKw), y las transcripciones se podrán consultar en el sitio de la misma Comisión en http://childprotection.unigre.it/blog.

manuelggranados@gmail.com

 

Imprimir

Comentarios