El horizonte azul - Wilfrido Perea Curiel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 10 de Octubre, 2017
El horizonte azul | La Crónica de Hoy

El horizonte azul

Wilfrido Perea Curiel

La salida de Margarita Zavala del PAN es, hasta este momento, uno de los eventos más significativos de la contienda presidencial 2018, con amplios efectos en el plano intrapanista, aunque también hacia afuera. El referido hecho político, afecta el ámbito inter partidista, impacta en las posibilidades del llamado Frente Ciudadano por México, e incluso, agolpa la perspectiva de las candidaturas independientes.

Zavala durante mucho tiempo se ha ubicado sostenidamente en la segunda posición, de hecho, en zona de empate técnico con AMLO, en las encuestas que miden la intención del voto de los llamados “presidenciables”. Cabe destacar que, en algunos cortes, llegó a aparecer en primer sitio, por ello, no es asunto menor, que un proyecto con tan prometedoras expectativas y sólidas condiciones de competitividad, decida cambiar de carril en la competencia.

Margarita habría tomado la decisión luego de tener evidencia clara y suficiente de que en las actuales condiciones jamás transitaría su intento de abanderar al PAN. Por ningún motivo, la dejaría pasar Ricardo Anaya, quien, sin rubor alguno, ha venido usando el aparato blanquiazul en beneficio propio y paulatinamente ha eliminado todo aquello que le signifique un obstáculo.

Anaya tiene control sobre los órganos colegiados del partido, es decir, del estamento burocrático del PAN, mas no del partido como tal, eso nadie lo ha tenido. El candidato de Fox fue Creel y no prospero; el de Calderón fue Cordero y no pasó. La militancia blanquiazul es muy refractaria a la línea, al control vertical, en este instituto no hay disciplina partidista, de hecho, los panistas se ufanan de ello. Quizá el joven maravilla soslaya esa extraña cualidad del panismo. El esquema usado por Roberto Madrazo es propio del tricolor, luce complicada su réplica en un partido como Acción Nacional.

Anaya ahora contará con muchos troyanos, simpatizantes de Zavala, que seguirán militando en el blanquiazul y que tendrán el dedicado esmero de agriarle todas sus fiestas. Sin embargo, además de éstas dos corrientes en pugna, en el PAN hay muchas otras expresiones, mismas que tienen un considerable peso específico. Hay grupos que con responsabilidad intentarán impedir la polarización y reclamarán espacios de actuación, no está de más señalar que algunos de dichos grupos fueron implacablemente golpeados por el llamado calderonismo.

Es una interrogante la manera como se van a dar los reacomodos internos, vienen profundas y complicadas negociaciones, Anaya evidentemente tendrá que ceder, a modo de que no se le descompongan los equilibrios, de suyo, muy volátiles.

En todo este entuerto, no caben maniqueísmos, ni Anaya encarna el mal, ni Margarita el bien. En realidad, la brutalidad del choque responde a muchos agravios acumulados de tiempo atrás, potenciados por una cruel practica que ha privado en el PAN, al menos desde que Fox llegó al poder: dejar a su suerte a los caídos en el campo de batalla y no operar ninguna cicatrización. Lo que sucede ahora no debiera sorprender, en el PAN se juega al todo o nada, el ganador se lleva todo, el grupo vencedor se devora a los adversarios. Paradójico que el canibalismo político se recree en un instituto que, al menos en el papel, se dice inspirado en la Doctrina Social Cristiana.

Las posibilidades de Ricardo Anaya como abanderado, ya sea del Frente, o bien, solamente de su partido, sufren un vuelco con la decisión de Margarita Zavala. De entrada, el Frente se redimensiona a la baja y se observa como una mascarada su membrete ciudadano. Internamente, grupos panistas que no simpatizan con la causa de su dirigente nacional se verán orillados a expresar su rechazo. En suma, se verá que mucha de la masa muscular que había venido presumiendo Anaya, es producto de esteroides anabólicos.

En el PRI deben estar muy contentos con la ruta adoptada por Zavala. Se presume que lo deseable para la causa tricolor es que por el carril de los independientes participen el mayor número posible de contendientes. En tanto, hay que esperar las venideras mediciones que den cuenta de los números de Zavala, ahora en su nueva camiseta como independiente.

pereawilfrido@me.com

 

Imprimir

Comentarios