Rajoy lanza un ultimátum al presidente separatista catalán | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 11 de Octubre, 2017

Rajoy lanza un ultimátum al presidente separatista catalán

Puigdemont tiene hasta el lunes para que aclare si declaró la independencia o no. En caso afirmativo, tiene hasta el próximo jueves para dar marcha atrás, o de lo contrario, aplicará el temido artículo 155

Rajoy lanza un ultimátum al presidente separatista catalán | La Crónica de Hoy

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, dio ayer cinco días al presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, hasta el lunes próximo, para que confirme si ha declarado la independencia de esa región española.

Puigdemont afirmó el martes en el Parlamento regional que asume el “mandato del pueblo” catalán en el referéndum ilegal de autodeterminación del 1 de octubre para que “Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república”. Sin embargo, seguidamente propuso “suspender los efectos de la declaración de independencia” para abrir la puerta al diálogo.

En el requerimiento que Rajoy envió ayer al presidente catalán le da un segundo plazo, hasta el jueves, para que rectifique y evite así la aplicación del artículo 155 de la Constitución española, que otorga al gobierno español la facultad de asumir directamente los poderes desempeñados por las autoridades autonómicas regionales, en este caso la catalana, en el caso de que no atiendan a ese requerimiento.

“Deliberada confusión”. Rajoy lanzó el ultimátum a Puigdemont tras reunirse de emergencia con sus ministros de gobierno y tras declarar que el discurso del martes del presidente catalán, en el que declaró la independencia, para luego suspenderla, supone una “deliberada confusión” que es necesario aclarar.

Según Rajoy, el derecho a decidir, invocado por los secesionistas, “no existe en un país democrático” y añadió que “ni un solo país del mundo” se ha podido tomar “mínimamente en serio” esa consulta del 1 de octubre, “que no resiste la más elemental prueba” de transparencia y neutralidad.

En su comparecencia ante los diputados, Rajoy aseguró que desea “fervientemente” que Puigdemont, “acierte en su respuesta” al requerimiento.

Amenaza de cárcel. Si el presidente autonómico no atiende tal requerimiento, el gobierno central, siempre con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, adoptará las “medidas necesarias para obligar” a la región al “cumplimiento forzoso de dichas obligaciones”.

En caso de que Puigdemont y su gobierno se mantengan en rebeldía y el Senado apruebe el artículo 155 (lo que no sería un problema, ya que el oficialista PP cuenta con mayoría absoluta), el gobierno central asumiría los poderes autonómicos de Cataluña y el presidente Puigdemont podría ser condenado a cárcel, por sedición.

Agradeció las numerosas ofertas de “mediadores” que ha recibido, pero les ha recordado que nada hay que acordar sobre lo que ya está establecido en la Constitución: “La indivisibilidad de España y que la soberanía reside en el conjunto de los españoles”.

Reforma constitucional. Las palabras del presidente español fueron respaldadas por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el principal de la oposición, y los liberales de Ciudadanos, en las intervenciones posteriores de sus representantes parlamentarios.

“No necesitamos más mediadores que nosotros, que somos los representantes de la soberanía popular”, reiteró la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, quien valoró el pacto alcanzado entre Rajoy y el líder socialista, Pedro Sánchez, de abrir en seis meses la reforma constitucional.

“La última oportunidad”. En rechazo frontal a la posición del presidente español se manifestaron los diputados de las formaciones independentistas catalanas ERC y PDeCAT, quienes le reprocharon su “empeño” por mantener la unidad de España a toda costa.

También conminaron a Rajoy a aceptar la oferta de diálogo que le hizo el martes Puigdemont, ya que puede ser “la última oportunidad”, en palabras del portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano.

 

Imprimir