La renuncia de Margarita Zavala al PAN - José Fernández Santillán | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 12 de Octubre, 2017
La renuncia de Margarita Zavala al PAN | La Crónica de Hoy

La renuncia de Margarita Zavala al PAN

José Fernández Santillán

En la carta de renuncia que Margarita Zavala presentó el viernes pasado ante el Comité Ejecutivo Nacional del PAN hay dos párrafos que vale la pena reproducir: “Elegí al Partido Acción Nacional porque aquí encontré la lucha por la honestidad en la vida pública, la construcción por el bien común y la democracia…

“Entre las cosas que más me llamaron la atención fue la manera de hacer política: honesta, libre y valiente. Éramos pocos. Estuve en la siembra y en la cosecha. No recibíamos financiamiento público, eran días en que ganábamos pocas elecciones con más mística que dinero.”

Luego —en esta misma misiva— señala que hace dos años anunció su intención de buscar la candidatura a la Presidencia de la República. Durante ese tiempo pidió un método democrático, transparente y claro: “Pedí reglas, lo pedí en público y en privado; lo pedí en la Comisión Permanente, por escrito y en privado. La respuesta siempre fue una evasiva”. Acusa a la dirigencia de haberle impedido participar en cualquier cargo: “Es claro, quien me compite ha cooptado los órganos del partido y ha terminado por entregar las decisiones importantes del PAN a otros.” Es obvio que se refiere a Ricardo Anaya a quien además culpa de haber cancelado “totalmente la vida democrática interna y la participación ciudadana del PAN”. Margarita optó por registrarse como candidata independiente ante el INE.

Como se ha dicho en repetidas ocasiones, la salida de Margarita Zavala, cimbró al PAN. Es una mujer que encarna la tradición y los valores del partido fundado por Manuel Gómez Morín en 1939. Respetada y admirada dentro y fuera del blanquiazul entre otras cosas porque vino a recuperar el lustre y el decoro que la figura de Primera Dama había perdido en el sexenio previo.

Margarita y su pretensión de buscar la candidatura del PAN a la Presidencia de la República se encontraron en medio de una lucha de poder dentro de su (ex) partido. Ricardo Anaya, efectivamente, se ha hecho del control del blanquiazul y juega con la doble cachucha de presidente y candidato. Así las cosas, Margarita tenía pocas posibilidades de proyectarse como una aspirante con el respaldo de los órganos internos.

Sugirió que una alternativa para seleccionar al candidato blanquiazul fuesen las encuestas. Y es que éstas le son favorables en un 43.4 por ciento, en comparación con el 26.2 por ciento con el que cuenta Anaya (Consulta Mitofsky).

Por cierto, el queretano le respondió: “Estoy convencido de que es una decisión equivocada. La salida de Margarita del PAN sólo le beneficia al PRI, ese PRI que no merece otra oportunidad porque le ha fallado a México”. Margarita le reviró: “De enfrentar al PRI, de autonomía, de independencia y de oposición yo le doy clases (A Anaya)”, dijo en entrevista con Pascal Beltrán del Río en Imagen Radio. Margarita ha acusado en diversas ocasionesa Anaya de haber subordinado al PAN a sus intereses personales. Además, le ha exigido que rinda cuentas. Supongo de su fortuna personal y de la manera en que ha manejado al PAN.

El blanquiazul no irá solo a las elecciones presidenciales de 2018. Ya formalizó ante el INE el Frente Ciudadano por México en compañía del PRD y del Movimiento Ciudadano. De esta suerte, quedarían tres fuerzas en competencia: Morena cuyo candidato indiscutible será AMLO; el PRI con sus aliados el PVEM, Nueva Alianza y Encuentro Social, y el Frente Ciudadano por México.

La salida de Margarita del PAN, en consecuencia, no sólo afecta al PAN sino también al Frente Ciudadano. Se calcula que puede jalar el voto de entre el 5 y el 10 por ciento del electorado.

Conviene destacar algunos puntos de los argumentos que la señora Zavala esgrimió en su carta de renuncia: dice que la atrajo a ese instituto político “la lucha por la honestidad en la vida pública”; “la manera de hacer política”. Pero hace tiempo que el PAN se apartó de esos principios: pospuso los principios morales y cayó en el pragmatismo. Ciertamente, obtuvo éxitos electorales resonantes, pero se hundió en una crisis ética que lo ha ido carcomiendo y desnaturalizando.

Ya que hablamos de renuncias, vale la pena recordar la separación de Tatiana Clouthier del PAN el 14 demarzo de 2005. En su carta de renuncia, Tatiana afirmó: “Hoy creo que se está buscando más el poder por el poder, y quienes encabezan al partido son muestra de ello, el fin justifica los medios.”Palabras que suenan como si hubiesen sido dichas hoy. Jesús Silva-Herzog Márquez alude el propio vocabulario panista: “al alcanzar el poder, perdió el alma.”

En el sexenio de Felipe Calderón tal cosa fue evidente: el michoacano violó flagrantemente la autonomía partidista. Impuso a la cabeza del PAN a incondicionales como Germán Martínez y César Nava. “La manera de hacer política” de Calderón incluyó la perversidad, los desplantes arbitrarios y la antidemocracia. Y qué decir de la corrupción que se desató durante su administración. No hubo “honestidad en la vida pública.”

Son lastres que no se pueden ocultar.


@jfsantillan
jfsantillan@itesm.mx

Imprimir

Comentarios