Trump, racismo y política vs futbol americano - Concepción Badillo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 18 de Octubre, 2017
Trump, racismo y política vs futbol americano | La Crónica de Hoy

Trump, racismo y política vs futbol americano

Concepción Badillo

El presidente Donald Trump ha logrado lo que al parecer quería cuando inició su pleito contra deportistas profesionales: dividir aún más a sus conciudadanos y reafirmar la devoción que le tienen los grupos ultraderechistas, en su mayoría hombres blancos de tendencias racistas, que lo llevaron al poder.

Y es que la guerra de palabras y amenazas con Corea del Norte; la grave crisis humanitaria derivada de la falta de agua y electricidad que viven los puertorriqueños luego del huracán María; ni el duelo que aún se vive por la masacre en Las Vegas, han sido suficientes para mantener al mandatario concentrado en gobernar.

Al contrario, el hombre más poderoso de la Tierra sigue en batalla verbal contra aquellos jugadores profesionales de futbol americano, el deporte más popular en este país y donde el 75 por ciento son negros, que en señal de protesta se niegan a ponerse de pie cuando al inicio de los partidos se toca el Himno Nacional.

Todo se inició el 26 de agosto de 2016, meses antes de que Trump fuera electo, que en un juego de pretemporada Colin Kaepernick, entonces de 28 años y con los 49 de San Francisco, se puso de rodillas para llamar la atención a la injusticia y brutalidad policiaca contra los afroamericanos. Desde entonces decenas de jugadores más lo han venido imitando.

A fines de septiembre el mandatario pidió, en un discurso acalorado y para muchos racista, “que los corran de sus equipos y que el público se salga del estadio” si los deportistas, a los que llamó “hijos de perra”, siguen hincados “y abusando del privilegio de ganar millones”. En respuesta, más de 250 jugadores se han hincado o han permanecido en los vestidores en solidaridad y defendiendo el derecho a la libre expresión.

El asunto ha dividido completamente a la opinión pública: Simpatizantes y políticos de derecha y algunos medios conservadores consideran que Trump tiene la razón. National Review ha dicho que si bien los jugadores están en todo su derecho de manifestarse, el himno y la bandera deben ser respetados por civismo y decencia. Por su parte USA Today comentó que los ataques del presidente no tienen nada que ver con patriotismo, que lo hizo para satisfacer a sus seguidores y dividir. David Brooks en The New York Times escribió que el mandatario está haciendo exactamente lo que se esperaba de él, es decir, que le diera voz y gusto a la clase media blanca que se sentía invisible y no respetada.

La relación de política con deporte y con raza es algo que siempre ha existido aquí: Entre los ejemplos están Jack Johnson, el primer hombre negro que en 1913 ganó un título mundial de boxeo y que inmediatamente después fue sentenciado por un jurado, integrado sólo por blancos, acusado de mantener una relación sentimental interracial; y Jesse Owens, el atleta de pista y campo que obtuvo cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 y a quien a su regreso poco se aclamó y su victoria no fue reconocida ni por Franklin Roosevelt, obligándolo a realizar todo tipo de trabajos para pagar el viaje y mantener a su familia.

Quizás por eso Michael Jordan, el jugador de baloncesto más famoso de todos los tiempos, se ha mantenido siempre notoriamente alejado de la política. Conocido por su silencio, es la cara de marcas como Coca-Cola, Gatorate y McDonald’s y con gran éxito y en colaboración con Nike, lanzó su línea de zapatos, siempre con la primicia de que “Los republicanos compran tenis también”.

En la actual controversia los futbolistas recibieron en un principio apoyo y solidaridad de dueños y entrenadores de los equipos que conforman la Liga Nacional de Futbol Americano o NFL, pero el pleito está inclinándose a favor de Trump, quien ha logrado hacer de esto un debate de patriotismo. Una última encuesta realizada por la Universidad Quinnipiac reveló que 54 por ciento de los estadunidenses está en contra de que se arrodillen y sólo 38 por ciento está de acuerdo.

En todo caso, Kaepernick, el que primero protestó por “los cuerpos en las calles y policías con sueldo que no pagan por sus crímenes” está desempleado. Los equipos, todos, lo han hecho a un lado y se dice que entablará una demanda, que los expertos aseguran está difícil que proceda, porque se le ha, prácticamente, expulsado del deporte. Mientras tanto, con esto el presidente ha logrado temporalmente distraer al público de los constantes fracasos y ningún éxito que hasta ahora ha tenido su administración.

cbcronica@aol.com

Twitter@Conce54

Imprimir

Comentarios