Buenos reflejos y mitigación de desastres - Sergio González | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Miércoles 18 de Octubre, 2017
Buenos reflejos y mitigación de desastres | La Crónica de Hoy

Buenos reflejos y mitigación de desastres

Sergio González

Luego de las lecciones del 19s resulta indispensable prever normativamente, con vocación de exhaustividad, los mecanismos de articulación operativa con base en los cuales las autoridades deberán coordinar sus acciones para atender la emergencia y proteger los derechos humanos de los capitalinos hasta el cese de los efectos del desastre.

En este contexto, como lo adelanté en la entrega previa, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México (ALCM) tiene la oportunidad histórica de elevar a rango de ley las medidas y lineamientos de avanzada establecidos en el Programa de reconstrucción y resiliencia de la Ciudad del Jefe de Gobierno, y reiterarse a la vanguardia nacional avanzando en el reconocimiento expreso en esa norma del Derecho Humano a la Prevención de Desastres y a la Mitigación de sus consecuencias.

Si la ALCM ejerce sus buenos reflejos de siempre debería disponer en la nueva ley los componentes de un sistema integral, cuya piedra angular sea el deber de protección de los derechos humanos de quienes se vean afectados por el siniestro, desde el momento mismo de la emergencia hasta la completa reintegración de las condiciones normales y dignas de convivencia.

El enfoque normativo que actualmente se debate en la Asamblea deberá fortalecer la resiliencia de la CDMX y de sus habitantes, además de contar con una arquitectura jurídica integral en materia de prevención de desastres, basada en los más avanzados estándares técnico-científicos de infraestructura segura y protección civil.

Es decir, deberá establecer medidas para incrementar la capacidad de la sociedad para resistir, enfrentar y recuperarse de las consecuencias de los desastres naturales, centrándose en robustecer los procesos de adaptación, privilegiando en todo momento la protección de los derechos de los damnificados, principalmente el de la dignidad.

Ahora bien, la propuesta normativa de reconocimiento del Derecho Humano a la Prevención de Desastres y a la Mitigación de sus consecuencias podría considerar dentro de esta nueva prerrogativa los siguientes aspectos: 1. Identificación y atenuación de los riesgos; 2. La aplicación del conocimiento científico y la tecnología para la prevención de desastres y su mitigación; 3. Las medidas estructurales para fortalecer la resistencia de los asentamientos humanos y la infraestructura pública; 4. Los programas sostenidos de información y concientización pública de los peligros naturales, la vulnerabilidad y los riesgos; 5. Las medidas de ordenamiento territorial basado en un mapa de riesgos auténtico y público, y en análisis de vulnerabilidad; 6. Los protocolos de continuidad institucional en caso de contingencia; 7. El programa especial de recuperación económica de las zonas afectadas; 8. La resiliencia de la CDMX y la dignidad humana como eje rector de la reconstrucción; y 9. El régimen especial de protección de los derechos humanos de los damnificados durante, después del siniestro y hasta la restauración de las condiciones normales de vida.

Estamos pues ante una coyuntura sin precedentes en la que nuestros legisladores habrán de demostrar qué tan cierta es la conseja popular que reza que aquello que no nos destruye nos hace más fuertes. Que así sea; la sociedad lo demanda, la CDMX lo merece.

gsergioj@gmail.com

@El_Consultor_

Imprimir

Comentarios