Vida de Cuauhtémoc Cárdenas (X) - Edgardo Bermejo Mora | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 20 de Octubre, 2017
Vida de Cuauhtémoc Cárdenas (X) | La Crónica de Hoy

Vida de Cuauhtémoc Cárdenas (X)

Edgardo Bermejo Mora

                López Portillo: la abyección y la proyección

Una vez concluida su etapa técnica como ingeniero al servicio de proyectos regionales, Cárdenas estaba decidido a participar en política para hacer efectiva la herencia simbólica de su padre. Fracasó con Luis Echeverría, y debió entonces realizar el recorrido completo de la lisonja adulatoria, el besamanos y la espera paciente en la antesala del poder presidencial con José López Portillo.

Se conocieron a principios de los sesenta, cuando ambos coincidieron en la Sociedad Mexicana de Planificación. La relación, sin embargo, se diluyó porque uno, Cárdenas, se dedicó a la ingeniería y el otro, López Portillo, a la política desde una trinchera de creciente protagonismo: las finanzas públicas.

Se volvieron a encontrar en 1972, con motivo de la renuncia de Cárdenas a la siderúrgica de Las Truchas que debió presentar al entonces secretario de Hacienda José López Portillo; y no fue sino hasta 1976, tras el destape, que Cárdenas se enfila en la ruta de la abyección de quien aspira al reconocimiento del nuevo jefe.

Como el resto de la clase política, acude al domicilio del nuevo ungido para felicitarlo por su postulación presidencial  y de paso para recordarle su intención de colaborar en su futuro gobierno. López Portillo le ofrece un lugar como senador, pero Cárdenas se resiste. Lo suyo es la administración y la ejecución de proyectos, antes que la discusión parlamentaria en un recinto semimuerto que por entonces albergaba a figuras políticas de museo y exiliados del sistema.

Pero por ahora López Portillo no tiene otra cosa para él y le insiste que acepte la postulación al senado. Cárdenas, que sabe de la importancia de la sumisión para buscar nuevo acomodo en el régimen, finalmente acepta. “Yo le digo que si él cree que así le puedo servir, que sí: que participo como candidato a senador”, le comenta a James Fortson.

Sabía desde entonces que el senado sería apenas la primera estación en la ruta de su regreso a la arena política nacional, por eso, de manera un tanto inusual realiza, más que la campaña sedentaria y simbólica de un candidato a senador, una verdadera empresa de proselitismo a lo largo y ancho de los 113 municipios de la entidad, como si ello fuera un anticipo de lo que más tarde haría como candidato a gobernador.

El 1 de septiembre de 1976, en su calidad de senador de la República por el estado de Michoacán, le toca escuchar el último informe presidencial de Luis Echeverría en el que se anunció la devaluación del peso, cuyas consecuencias para la economía del país serán después decisivas en la propia trayectoria del senador michoacano. A los 42 años de edad, Cárdenas había superado los seis años de orfandad y se encontraba ahora en la ruta de su propio ascenso político, como heredero universal de una corriente histórica con medio siglo de presencia en la vida pública del país.     

Con todo, las tareas legislativas no eran lo suyo, y a la primera oportunidad se lo recuerda al presidente electo. Entonces López Portillo, que lo tiene en una buena estima, le ofrece dos opciones según recuerda el propio Cárdenas:

“Quiere usted venir le dijo a alguna posibilidad en el Ejecutivo, o en la administración, o prefiere quedarse flotando y esperar (la gubernatura de) Michoacán”. Cárdenas no le ofrece una respuesta  inmediata pero deja transcurrir los primeros tres meses de su senaduría sin subir una  sola vez a la tribuna, lo suyo estaba en otra parte.

El 30 de noviembre, en la víspera de la toma de posesión del nuevo presidente, el secretario particular de López Portillo le informa que ha sido considerado para ocupar la Subsecretaría de Desarrollo Forestal, bajo las órdenes del secretario de Agricultura, Francisco Merino Rábago.

Hay que reconocer que López Portillo había entendido con precisión la personalidad y el perfil que representaba el hijo del General: un puesto técnico en la antesala del gabinete, alejado de los asuntos políticos para no despertar la suspicacia entre los grupos conservadores del partido, y ligado a cuestiones operativas y regionales en la que el nuevo subsecretario tenía más de dos décadas de experiencia.

Cárdenas pasa los próximos cuatro años en esta apetecible ambigüedad: trabajando en lo suyo como técnico del Estado, pero al mismo tiempo abonando el terreno para cuando llegase la oportunidad de Michoacán. Ésta llegó en 1980, al término del gobierno de Torres Manzo y por invitación abierta, decisiva y vertical de José López Portillo.

Cada uno de sus pasos previos al destape los da con la autorización expresa del señor presidente. “Le consulté (a JLP) si no había inconveniente en que yo pudiera ir a Michoacán. ‘¿Puedo ir a Michoacán?’. ‘Vaya si quiere’. Entonces fui a Michoacán e hice una campaña muy discreta”, rememora Cárdenas en su conversación biográfica con Taibo II.

A él mismo le confiesa que obtuvo el beneficio del “dedazo” y sólo adjunta a su favor dos atemperantes: por un lado, tales eran las reglas del sistema y había que ajustarse a ella; y por el otro, había una corriente masiva de apoyo a su candidatura en Michoacán, lo cual le parece una fuente directa de legitimación.

Cuando James Fortson le pregunta sin ambages: “¿Podríamos decir que usted propició el ‘dedazo’?”. Cárdenas responde con el mismo talante: “Bueno, yo lo busqué. Yo sí lo busqué. Yo busqué participar, entendiendo desde luego que tendría yo que atenerme a las reglas del juego. Si me hubieran dicho que no, era no”.

Sin oponentes a su alrededor, su gira por Michoacán es más parecida a un desfile triunfal que a una campaña electoral. Obtiene la victoria en las urnas con más del setenta por ciento de la votación. Cincuenta y dos años después de que lo hiciera su padre, Cárdenas toma protesta como gobernador de Michoacán en el inicio de la aciaga década de los ochenta.


www.britishcouncil.org.mx
https/Facebook.com/BritishCouncilMéxico
@mxbritish

Imprimir

Comentarios