Hipocresía y oportunismo - Raúl P. Lomelí-Azoubel | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 22 de Octubre, 2017
Hipocresía y oportunismo | La Crónica de Hoy

Hipocresía y oportunismo

Raúl P. Lomelí-Azoubel

A simple vista el contraste es abismal: Mientras el actual presidente de los Estados Unidos fue electo con un discurso incendiario, clasista, racista, xenófobo, misógino y violento; su antecesor, un candidato afro-americano, jovial y carismático, fue electo en dos ocasiones con un mensaje de esperanza para el resto del mundo.

Sin embargo, ambos presidentes han causado gran desolación a familias migrantes. Mientras el actual presidente nos ataca de frente y sin piedad; su antecesor deportó a casi tres millones de inmigrantes sin un solo tuit de odio en sus ocho años en el poder. Peor aún, la administración de Obama diseño la infraestructura administrativa para agilizar deportaciones, la cual se utiliza hoy en día por la administración actual.

Lo cual me lleva al tema sobre la columna de hoy: ¿Quién está comprometido incondicionalmente con nuestra comunidad migrante e hispana en Estados Unidos? De nada sirve que nos hablen bonito si al final del día sus acciones dañan y fracturan a millones de nuestras familias. Esta pregunta va más allá que para políticos solamente, también es aplicable al sector privado, y en especial, a las grandes empresas que controlan las redes sociales y el Internet.

Como ya habrán leído, diversos reportes publicados la semana pasada por importantes diarios estadunidenses, han venido a confirmar lo que por meses hemos vociferado sobre la proliferación de mensajes anti-inmigrantes en redes sociales y en el Internet como Facebook y Google.

Durante la venenosa campaña presidencial del año pasado cientos de millones de dólares fueron canalizados a través de las redes sociales en la compra de publicidad. Pseudo-organizaciones crearon miles de mensajes para abrumar el ciberespacio con mensajes de tintes fascistas, y peor aún, con información absolutamente falsa. “Fake news” en efecto existe, pero no en el periodismo honesto de la gran mayoría de los diarios norteamericanos; sino en los anuncios y noticias de Facebook, y en las búsquedas de Google; las cuales están infestadas por campañas propagandistas de grupos alt-right disfrazados como “organizaciones sin fines de lucro”.

El racismo no puede cubrirse bajo el tema de libertad de expresión, y las corporaciones no pueden invocar su obligación de maximizar ganancias para sus accionistas como excusa por los cientos de millones de dólares que reciben en fondos publicitarios financiadas por grupos de odio.   

La agencia de noticias Bloomberg también informó que ambas compañías, Google y Facebook, colaboraron directamente con la organización “Secure America Now”, la cual gastó millones de dólares en anuncios propagandistas en sus respectivas plataformas durante las elecciones del 2016. Un ejemplo de lo anuncios propagados en Facebook, por ejemplo, fue sobre la supuesta rápida expansión de la ley Sharia (Islam) en todo el mundo, y fue acentuada con un retrato de la Mona Lisa usando un niqab.

Ahora, lo más preocupante es que estos no fueron meramente anuncios publicitarios colocados con “palabras claves populares” para dirigirlos a usuarios xenófobos. Según el informe en Bloomberg News, estos anuncios fueron dirigidos y evaluados con la ayuda del personal de Google y Facebook para mejorar la campaña propagandista y hasta efectuaron extensas pruebas para seleccionar el mejor diseño para la inmoral iniciativa.

Google ya retiro estos anuncios de su plataforma. Pero, un mejor acto sería que donaran todos los ingresos recibidos de estos grupos de odio a comunidades que han sido afectadas por sus irresponsables acciones.

Termino con lo siguiente: El compromiso público de Google y Facebook en favor de una reforma migratoria, y en pro de los derechos civiles de inmigrantes, es hasta el momento simplemente demagogia “bien intencionada”. Cambios drásticos son necesarios para eliminar el daño que sus plataformas han y están ocasionando a nuestra comunidad. Paralelo a la información compartida en esta columna, un distinto anuncio fue presentado la semana pasada por parte de Facebook y Google (entre otras 20 compañías). Se anunció el lanzamiento de la “Coalición por el Sueño Americano” para promover un proyecto legislativo de ley para los 800 mil jóvenes conocidos como “dreamers”. Es un primer buen paso, pero que quede muy claro, no es suficiente.

 

rlomeli@saberespoder.com

Twitter: @lomeli_azoubel

 

*
Raúl es orgullosamente hijo de trabajadores migrantes, y laboró en los campos agrícolas en California los veranos de su juventud hasta su primer año de universidad. Es autor principal de 18 guías didácticas sobre temas de finanzas, salud, tecnología y civismo, con más de nueve millones de copias distribuidas en Estados Unidos. Actualmente es presidente del Consejo de Administración de ­SABEResPODER, una organización dedicada al empoderamiento de la comunidad latina en Estados Unidos.

 

Imprimir

Comentarios