Despoliticemos la tragedia - Víctor Hugo Romo Guerra | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Domingo 22 de Octubre, 2017
Despoliticemos la tragedia | La Crónica de Hoy

Despoliticemos la tragedia

Víctor Hugo Romo Guerra

Una de las heridas abiertas más profundas que nos dejó el #19S es, sin duda, el colapso del colegio Enrique Rébsamen, ubicado al sur de la capital, donde fallecieron 19 niños (alumn@s) y siete adultos.

Lo inaceptable es que este caso, por lo triste y doloroso de las pérdidas humanas, ha sido aprovechado de manera irresponsable para intentar lucrar mediática y políticamente con la tragedia.

Desde que colapso la escuela, en plena emergencia, un medio informativo manipuló con fines telenovelescos el supuesto rescate de la niña Frida Sofía de las entrañas del colapsado colegio Rébsamen, alumna que nunca existió, pero que “estaban a punto de rescatar”, según relataron las crónicas periodísticas que siguieron la falsa pista del cuento.

El medio alcanzó un rating momentáneo envidiable, pero pagó con la pérdida de credibilidad ciudadana la falsedad de su historia.

A esta irresponsabilidad le han seguido otras acusaciones infundadas, frívolas y truculentas con fines de politizar la tragedia y señalar culpables sin prueba sólida alguna.

Por ejemplo, lanzaron dardos envenenados, insustanciales, contra la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, quien respondió con documentos, hechos y pruebas que ya obran en el expediente del caso.

De hecho se ha despertado una especie de obsesión insana por encontrar un culpable de la muerte de los 19 niños, olvidándose de que, antes que nada, influyó la naturaleza y hay una investigación en curso para deslindar responsabilidades.

No soslayemos que se trató de un sismo atípico en Morelos, al sur de la Ciudad de México, estado que colinda justamente con la delegación Tlalpan y, por consiguiente, la golpeó considerablemente. La cercanía influyó para que colapsara una parte del colegio Rébsamen y decenas de edificaciones más en ese territorio y otras demarcaciones capitalinas.

Desechemos las argumentaciones banales de que si influyó instalar un jacuzzi en casa de la dueña del colegio, o la construcción de un departamento en el último piso del inmueble colapsado.

Una verdad irrefutable es que hoy todos los aspectos de la educación en la Ciudad de México están supeditados a la voluntad de las instituciones federales, desde programas de estudios hasta los inmuebles, desde los libros de texto hasta los protocolos de seguridad.

Mi experiencia como delegado me enseñó que los jefes delegacionales no tienen nada qué ver con la gestión de los centros educativos que se hallan en su territorio. Si acaso son supervisores de los acontecimientos al exterior y tienen responsabilidad en temas como ambulantaje, seguridad, vialidad, dotación de servicios básicos y cuidado de la infraestructura urbana, insisto, esencialmente, al exterior de los planteles.

La politización indiscriminada del caso Rébsamen, solo ha generado confusión ciudadana, distracción en la población y desprestigio entre los actores políticos.

No podemos inculpar a nadie empíricamente ni juzgarlo arbitrariamente si no hay pruebas contundentes, documentos fidedignos y dictámenes inapelables de una autoridad judicial, legítimamente constituida, que acredite la culpabilidad.

Todos queremos justicia, la sociedad lo que menos quiere es impunidad en ningún caso, pero para conocer la verdad histórica esperemos el resultado de las investigaciones.

Todo lo demás son especulaciones insanas y grilla barata. Despoliticemos la tragedia por el bien de todos.

* Asambleísta del PRD

 

Imprimir

Comentarios