Superman contra Trump, conservadores contra Batman. Un pueblo contra sus héroes - Gerardo Herrera Corral | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 23 de Octubre, 2017
Superman contra Trump, conservadores contra Batman. Un pueblo contra sus héroes | La Crónica de Hoy

Superman contra Trump, conservadores contra Batman. Un pueblo contra sus héroes

Gerardo Herrera Corral

Por fin sabemos cuál es la postura de Superman ante la actual situación de los inmigrantes en Estados Unidos. En un número reciente del famoso cómic, el hombre de acero protege a trabajadores ilegales de los disparos que un norteamericano blanco hace. 

Superman detiene las balas dirigidas a los ilegales interponiendo su cuerpo que, como todos sabemos, tiene la resistencia del  acero. Esta manera de proceder es ya conocida en Superman y la eficiencia que logra con esta metodología es incuestionable. Nunca hemos sabido de una bala que llegue hasta su objetivo a pesar de las dimensiones humanas del superhéroe que estrictamente hablando no podría cubrir por completo a sus protegidos. En esta ocasión Superman dijo:  “Alto”, mientras las balas percutíanen su cuerpo.

Luego sometió al norteamericano agresor de indocumentados  para cerrar con una declaración contundente e impecable en espiritualidad: “La única persona responsable de la oscuridad que asfixia tu alma,  eres tú”.

No podía ser de otra manera. Superman es un inmigrante en los Estados Unidos. Cruzó la frontera  siendo apenas un niño, en una nave construida por su padre para convertir a su hijo en el único sobreviviente de la destrucción del planeta Krypton. No es pues de extrañar que ahora, 70 años más tarde, pero con la misma súper edad, decida proteger a los indocumentados como él.

¿Cómo es que un pueblo formado por inmigrantes cuyo héroe icónico es un extranjero opta por sus opuestos: la intolerancia, la exclusión y la construcción de muros?

En realidad no debería extrañarnos porque desde hace casi 80 años el pueblo norteamericano se opone también a la batimoral.  Batman es sin duda el héroe más importante de los Estados Unidos, después de Superman. En el caso de Batman no se trata de un inmigrante sino de un millonario norteamericano propietario de la corporación Wayne con base en Gotham. A diferencia de la Torre Trump, la compañía con oficinas en la Torre Wayne es una empresa verde.

Batman parecería más un norteamericano conservador, pero no lo es. Desde que comenzó su cruzada contra el crimen dejó en claro que “debo estar disfrazado porque los criminales son supersticiosos. Así que mi disfraz sembrará el terror en sus corazones. Debo ser una criatura de la noche, negra, terrible,… un murciélago”.

Hemos visto a Batman forzar la ley y a ratos caminar por los umbrales de la legalidad, pero más allá de todo, el caballero de la noche  es un moralista. Todos sabemos que el nunca cruzará la línea: matar es inaceptable. No importa de qué país venga  o lo desquiciado de sus  enemigos, su vida debe ser conservada.

Es curioso pues que el debate de la inmigración y la pena de muerte en los Estados Unidos no sigan  el guion que dictan sus héroes.

Los estadunidenses ignoran a Batman cuando dice: “No importa quién eres, en tanto que seas una persona, debes vivir”. No sigue el axioma del hombre araña: “Con los grandes poderes viene una gran responsabilidad”.

Como tampoco sigue las letras escritas en la Estatua de la Libertad:  “Tierras de antaño quédense con sus historias pomposas… denme a los  cansados y a los  pobres, denme el grito de las multitudes que anhelan ser libres”.

* Investigador del Cinvestav

gherrera@fis.cinvestav.mx

Imprimir

Comentarios